Frenan exhibición de esculturas en homenaje a Paz, disputas por su legado

El artista ha esculpido 3 bustos del Nobel, uno de ellos lo muestra de joven y otro, el más importante, en avanzada edad; la Fundación y herederos del escritor obstaculizan una muestra

Sergio Peraza es un escultor, pintor y dibujante mexicano con reconocimiento dentro y fuera del país. Desde la niñez, a través de su padre, ha incursionado en las artes visuales, mismas que lo han llevado a participar en exposiciones y estadías en Escocia, Francia, Estados Unidos y Rusia, invitado por la Ekaterinburg Art Foundation.

Hace más de diez años que comenzó su idea de realizar varios retratos escultóricos de Octavio Paz, el único escritor mexicano en obtener el Premio Nobel de Poesía. Hasta la fecha lleva 3 obras que representan al escritor de El laberinto de la soledad. Sin embargo, por diversas razones extraliterarias, ninguno de estos bustos ha podido salir del taller del artista, ubicado en Coyoacán.

Peraza recuerda que la primera vez que vio a Paz fue a los veinte años, en un cumpleaños del maestro del escultor, el también artista Raúl Anguiano. Él organizaba su cumpleaños junto a José Luis Cuevas y Eulalio Ferrer; a estos festejos realizados a finales de los 80 ellos invitaban a muchos intelectuales del momento, cuenta Sergio Peraza, para La Razón, que se acercó simplemente a saludarlo, pero que ese hecho lo emocionó mucho; a partir de ese encuentro fue que coincidió con el poeta en otros momentos.

“Yo no lo visualizo (al busto) en un museo o galería relegado; mi objetivo es que la gente lo vea, platique con él, se acerque, toque el bronce, se acerque a la mirada de la escultura, que le rinda ese homenaje”

Artista

¿Cómo fue que decidiste crear estos bustos en homenaje a Octavio Paz?

Fue en el homenaje nacional que le hicieron antes de su muerte, ahí lo volví a ver, escuché unas palabras de él, todos estábamos muy emocionados. De pronto el cielo se abrió y  el poeta habló del sol. Eso me entusiasmó mucho, ver a un Octavio Paz en avanzada edad, pero lúcido. Regresé a mi estudio con intenciones de hacerle un retrato. En alguna ocasión en el Colegio Nacional le propuse a la que fuera su mujer, Marie José Tramini, hacer un busto del escritor, pero no germinó la idea. Cuando él falleció, me puse a trabajar con la emoción de lo que había vivido y lo que estaba pasando, me puse a hacer ese busto, pero se quedó mucho tiempo en mi taller, olvidado, no era mi intención entonces sacarlo a la luz, incluso todavía era de plastilina. Pasaron muchos años y la gente que lo veía me comentaba que debería estar en exhibición en alguna plaza u otro lugar. Sin embargo, es difícil hacerle un homenaje a Octavio Paz, por los problemas de intereses o entendimiento que hay entre su fundación y los herederos.

¿A qué instituciones te has acercado para proponer la colocación de este retrato?

Cuando fue el centenario de su nacimiento hubo un interés mayor por parte de la Cámara de Diputados, pero al fin de cuentas no costeaban el busto y no cuajó la idea. Una de las primeras instituciones fue el Colegio Nacional, entonces tuve una plática con don Fausto Vega, estoy hablando del año 2000. Le pareció buena idea, sin embargo, el arquitecto que remodeló todo el edificio, Teodoro González de León, externó que ya no quería más bustos en el Colegio Nacional. Para mí, ése era el lugar donde tenía que estar. Después hubo una plática con el Palacio de Minería y ahí presenté en la feria del libro algunos de los bustos de los escritores que he hecho; pero por alguna situación que desconozco, respecto al busto de Paz, me pidieron que pusiera otro en su lugar. Entonces, yo creo que esto tiene que estar en un lugar importante para la cultura nacional y a la vista. Yo no lo visualizo en un museo o galería relegado; mi objetivo es que la gente lo vea, platique con él, se acerque, toque el bronce, se acerque a la mirada de la escultura, que le rinda ese homenaje. Entonces el busto sigue en mi taller. No ha habido un buen patrocinio, una buena organización para realizarle un homenaje donde entre mi creación.

¿A qué crees que se deba esta imposibilidad de sacarlos de tu taller para que estén al alcance de la gente?

Hace poco tuve la intención de donarlo a la Ciudad de México, pero sucedió que estaban esperando que realizaran el cambio del nuevo Jefe de Gobierno. Estoy seguro de que estas situaciones no deben suceder cuando estamos hablando de una obra de arte que es la que yo pretendo mostrar, y de nuestro poeta Premio Nobel. A mí me gustaría que no fuera político el asunto, que el aceptar su colocación respondiera a algo más intelectual y social. 

Para hacer estas esculturas, Peraza se apoyó en algunos fotógrafos que retrataron a Paz en diversos momentos; entre ellos, Rogelio Cuéllar, que captura perfiles distintos del escritor.

“Es difícil hacerle un homenaje a Octavio Paz, por los problemas de intereses o entendimiento que hay entre su fundación y los herederos”

Artista

¿En qué se diferencian los retratos que has elaborado sobre Paz?

En el segundo busto retrato al poeta de joven, es uno de los más atractivos, es de cuando fue embajador de México en la India. Y el tercer busto lo retrato de viejo. Mi idea es confrontarlos en una sola exhibición o pieza, concluyó el artista que este viernes develó el busto de otro poeta, Amado Nervo, en Mazatlán.

 Fuente: La Razón/Gerardo Grande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s