Tigres vs Chivas, una final de $348 millones

El Economista explica en su tradicional informe, los sectores que contribuyen al valor del negocio de la presente edición de la serie final.

La final del Clausura 2017 significará un negocio de 348 millones de pesos, lo que representa la segunda valoración más alta desde que El Economista realiza su tradicional informe sobre el volumen de negocio de la serie final. La anterior edición el valor fue de 448 millones de pesos (Tigres vs América).

Además de los rubros tradicionales que se toman en cuenta para conocer la magnitud económica de la final (taquillas, venta de cerveza, publicidad y derrama económica) para la edición entre Guadalajara y Tigres se agregaron nuevos sectores que contribuyen al negocio, como la publicidad en televisión restringida, los patrocinadores que otorgan bonos a los finalistas y los complejos cinematográficos donde se podrá ver el partido de vuelta, resultado de la diversificación de negocios por los que apuesta Chivas, tras la salida de sus partidos de la televisión abierta.

La diversificación del negocio de la final tendrá como resultado que por primera ocasión el aficionado al futbol tenga hasta ocho opciones de disfrutar la definición por el campeonato del futbol mexicano: comprar un boleto para asistir al estadio, observarlo por las cadenas de televisión abierta (Televisa y TV Azteca), además de la televisión de paga (TDN). También está la oferta por streaming, a través de Chivas TV, Cinépolis Click y Claro Video, así como en las salas de cine.

Chivas con los boletos más costosos en finales

La primera final en la historia del estadio de Chivas es motivo para poner al mercado los boletos más costosos en la historia del futbol mexicano, al menos desde el 2012.

El precio promedio para asistir al partido de vuelta en Guadalajara es de 1,058 pesos, un aumento de 7% respecto a las entradas que Tigres vendió para la final del torneo pasado (Apertura 2016), cuando la media de los boletos se ubicó en 988 pesos.

La taquilla del estadio de Chivas dejará 47.9 millones de pesos, luego de que para el boleto más barato los aficionados deberán desembolsar 400 pesos y por el más costoso 1,780 pesos. En el espectro de los boletos hay una diferencia de 1,380 pesos.

Tigres sólo ofreció entradas para sus abonados, por lo que el costo de las entradas disminuyó 9.6% respecto al precio del torneo anterior, ya que para aquella ocasión se hubo ofertado al público en general, por lo que serán 37.4 millones de pesos la derrama de la taquilla. Será la final más costosa para los aficionados, pues si tomamos en cuenta el precio promedio, los aficionados pagarán 985 pesos por asistir al estadio.

Con la totalidad de las entradas vendidas, la venta de cerveza es el rubro que se beneficia de los llenos en los estadios. El consumo de la bebida es mayor en Monterrey que en Guadalajara, además de que influyen factores como el clima, el resultado, la sede y el rival para generar un elevado volumen de venta.

La cervecería Cuauhtémoc Moctezuma es el gran ganador en la final, ya que patrocina a ambos equipos y las ventas de cerveza en los estadios le dejará 15.8 millones de pesos.

En el Estadio Universitario el consumo promedio por aficionado es de 2.65 vasos, a un costo de 90 pesos; mientras que en el estadio de Chivas el registro se ubica en 1.65 vasos por fan, a un precio de 80 pesos.

Publicidad en cancha y en TV aumentaron su negocio

Al mismo tiempo en el que jugadores de Guadalajara y Tigres busquen el título, fuera de la cancha se estará moviendo un negocio millonario: el de las marcas, que se harán publicidad en estadios y televisoras. El arreglo al que llegaron Televisa y TV Azteca para que ambas cadenas transmitan el juego de ida, la cifra final por concepto de anuncios en las pantallas hizo más grande la derrama por este rubro.

El tema de la publicidad durante 180 minutos de final permite que sean 182.7 millones de pesos que se dejen como derrama económica. De acuerdo a reportes de este diario, previo a la final del Apertura 2016 entre Tigres y América, lo que dejará a las televisoras serán 50.7 millones.

Mientras Televisa y TV Azteca se embolsarán cada uno 19.15 millones, al mismo tiempo cuando transmitan el juego que se desarrollará en Monterrey, TDN, quien tendrá en exclusiva 90 minutos de la vuelta, se hará de 12.44 millones. Cabe destacar que la cifra se devalúa 35% debido a que la señal es restringida y que el costo para TV abierta por un spot de 20 segundos puede ser de hasta 492,855 pesos.

En los estadios también se mueve mucho dinero gracias a la publicidad. Aparecer un minuto en la rotativa, que también se puede mirar desde las tribunas y en la televisión, tiene un costo de 600,000 pesos, lo que permite que tras 180 minutos de final se alcancen 108 millones.

De acuerdo a información proporcionada por Hussein Forzán, creative manager de la Agencia Publimarketing, en caso de que el monarca del Clausura 2017 tenga que definirse en tiempo extra o penales, las televisoras y las rotativas seguirán reproduciendo la publicidad, aunque después “harán llegar la factura para cobrar el costo de los minutos que no estaban contemplados previamente”, expresó.

En el tema de los inmuebles que albergarán la serie por el campeonato, además de las plataformas virtuales existen 12 tapetes alrededor de la cancha, mismos que tienen un costo de 1 millón para ser observados durante 90 minutos de cada partido. Este concepto aporta 24 millones al negocio. Además, será la primera final en la que el partido de vuelta no tendrá transmisiones por televisión abierta, ya que José Luis Higuera, CEO de Grupo Omnilife-Chivas, aseguró que sólo se verá en las plataformas de Chivas y por TDN.

Personas involucradas en el área comercial de Guadalajara indicaron que Chivas TV no contempla un plan de negocios donde los anunciantes sean el objetivo para monetizar el proyecto, ya que la plataforma de transmisiones por Internet pretende sumar suscriptores.

Aun así, Cinépolis dio a conocer que el partido podrá ser visto en 150 salas de cine en 25 ciudades, con un costo de 69 pesos. Con un capacidad de 420 butacas en las salas. Si se venden todas las localidades, la derrama económica de la final en los complejos cinematográficos, llegará a 4.2 millones de pesos.

Finalmente, Forzán reveló a este diario que los equipos finalistas reciben bonos de sus patrocinadores de aproximadamente 15 millones de pesos, esto porque al ir avanzando en la liguilla estimulan la venta de camisetas y productos oficiales. Además de que el consumo en restaurantes en ambas ciudades llegará a 30 millones de pesos, según información de la Cámara Nacional de Restaurantes y Alimentos Condimentados. La final del futbol mexicano es un negocio que involucra a más participantes.

Fuente: El Economista/Carlos Herrera y Eduardo Hernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s