Película Eres mi pasión cuestiona la entrega desmedida por el futbol

Hace un planteamiento humorístico y caricaturizado de las situaciones que caracterizan el fanatismo del mexicano por el entorno del deporte más popular

Se habla mucho de que el Cruz Azul está a punto de cumplir 21 años sin ganar la Liga, pero el asunto es que en casi cuatro décadas sólo ha podido obtener un campeonato. Durante este tiempo ha participado en 5 finales y las ha perdido todas. Esto, aunado a que acumula una racha de dieciséis partidos en los que no le pudo ganar al Club América. Por si fuera poco, este mismo equipo fue el que en la final de 2013, tras ir perdiendo dos goles a cero, empató el partido y ganó en serie de penaltis, perpetrando una de las humillaciones más grandes que se han visto en la historia del futbol mexicano y que dio origen al término “Cruzazulear”, que según esto, significa perder con torpeza y de último minuto, lo que ya se iba ganando. Sin duda la tragedia resultaba ideal para dar pie a una comedia que se convirtiera en una irónica analogía futbolera. O al menos ésas parecían ser las pretensiones del director Anwar Safa, con Eres mi pasión, película que por desgracia se queda a mitad del camino.

Y es que aunque el otrora responsable de la inteligente y divertida El Jeremías (2015), logra una manufactura sobresaliente en el inicio acomoda con cuidado cada una de las piezas, sobre la clásica receta de la comedia romántica.

 

Para delinear con firmeza los rasgos de los protagonistas y sus motivaciones, además de establecer con claridad el entorno y el juego de lenguaje plagado de referencias al futbol; conforme avanza, el planteamiento humorístico de las situaciones que caricaturizan la realidad del fanatismo y la vida comun del mexicano, para convenientemente rayar en el ridículo, nunca logran despegar. Los diversos chistes quedan como ocurrencias y en “fuera de lugar”; el ritmo carece de variantes,  y ni la inclusión de algunos personajes emblemáticos de la también llamada “Máquina Cementera”—que quizá sólo los seguidores del mismo reconocerán— provocan algún sobresalto en el trayecto.

Eres mi pasión —que por cierto es un remake de la película argentina El fútbol y yo (2017) —que sigue los pasos de Pedro Gallo, dueño de una escuela de manejo, quien está al borde del divorcio debido a su afición, o más bien adicción, al fútbol;  a pesar de tener el material idóneo, incluyendo a actores de capacidad probada, como Mauricio Isaac —Busco Novio para mi mujer (2016)—, Mariana Treviño —Como cortar a Tu Patán (2017)—y Silverio Palacios —La Delgada Línea Amarilla (2015)—, resulta una comedia artificiosa y desangelada, a la que ni los aficionados al futbol le encontrarán la gracia. Como quien dice,“la tenía, era suya y la dejo ir”. Se trata de una “cruzazuleada” en forma,  que más que homenajear al equipo en cuestión como han pretendido, termina por consolidar dicho término a través de la pantalla grande.

Al  menos queda para el recuerdo la postal del Estadio Azul, que es una de las locaciones. Estadio  próximo a ser demolido, cuya ubicación permitía que desde los edificios aledaños se pudieran ver los partidos, lo cual era una de las características que le hacía tan peculiar y tradicional.

Eres mi pasión

  • Director: Anwar Safa
  • Guion: Javier Peñalosa
  • Música: Camilo Froideval
  • Fotografía: Guillermo
  • Granillo
 Fuente: La razón/Jésus Chavarría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s