Sólo 61 denuncias por lavado en el semestre

Hace falta efectividad en los procesos judiciales: expertos.

A pesar de que México cuenta con un marco regulatorio robusto en materia de prevención de lavado de dinero, hace falta una mayor efectividad en los procesos judiciales relacionados a este ilícito con la finalidad de cerrar la brecha en la lucha con este delito, coincidieron expertos en la materia.

Apenas hace algunos días, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) resaltó que si bien la lucha contra este delito avanza en el país, la falta de una persecución efectiva hace que las organizaciones criminales crezcan y dicho ilícito se fortalezca.

De acuerdo con la ASF, que se basó en datos de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, en el 2016 se presentaron 112 denuncias penales por este delito; sin embargo, al final de ese año sólo cinco habían tenido una resolución.

“Las averiguaciones propias que prepara la UIF no resultan del todo favorable porque en algunos casos las rechazan por la falta de preparación de  la información apropiada y los casos que logran pasar todos los filtros, resultan ser sólo un número simbólico”, explicó Teodoro Briseño, director general de la consultoría en la materia, TM Sourcing.

Para Iván Alemán Loza, socio del despacho Alemán & Asociados, sin duda hay una falta de efectividad en la lucha antilavado, que es un elemento clave que evalúan organismos como el Grupo de Acción Financiera Internacional.

“Lo más importante en esta lucha es que exista una sanción para el delincuente; que se le prive de sus ganancias ilícitas así como de sus bienes y que se desmantelen las estructuras criminales”, explicó el también vicepresidente de Supervisión de Procesos Preventivos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda, dentro de las áreas de oportunidad detectadas por GAFI en México, para fortalecer este delito, se encuentra la de una mejor procuración de justicia.

DENUNCIAS

Según un reporte de la UIF, el 2016 fue el año (desde el 2006) donde más denuncias (con 112) se formularon con respecto al lavado de dinero. Durante los primeros seis meses del 2017, se llevaban 61 demandas por este ilícito.

Para los expertos, aunque estos números podrían parecer menores, respecto del flujo de información que tiene que analizar la UIF, lo importante es cómo se armen las demandas para así tener un mayor grado de efectividad.

“(Se requiere) fortalecer la investigación porque el juez pide presentar casos sólidos sobre los elementos que le estamos poniendo en la mesa de los casos de presunto lavado… es un tema de solidez en la parte de investigación y de pruebas… mientras México no logre tener un buen porcentaje de efectividad en ese tema, está claro que se tiene que trabajar”, detalló Alemán Loza.

De acuerdo con Briseño Maldonado, aunque exista un buen marco normativo, la falta de efectividad genera un riesgo de que se incremente este delito. “Faltan cosas por hacer, pese al esfuerzo que se hace, no se complementa del todo”.

Al respecto, Alemán Loza comentó: “La importancia es mayúscula porque ciertamente es lo que tiene mayor visibilidad. Podemos tener una regulación extraordinaria… hay una supervisión de 100% del sector financiero; sin embargo, ese dato se nubla cuando en efecto no se tiene un índice de efectividad importante”.

Según los últimos datos de la UIF, de enero a junio del presente año se presentaron 85,739 reportes de operaciones inusuales, que si bien no todas necesariamente se tratan de lavado de dinero, se trata de aquellas que no concuerdan con las conductas o comportamiento financieros tradicionales de una persona.

Asimismo, se presentaron en el primer semestre de este año 283 reportes de operaciones preocupantes, que son aquellas en donde los empleados de una institución financiera y demás sujetos obligados coadyuvan al lavado de dinero dentro de la organización.

También la UIF contabilizó en los primeros seis meses del 2017 un total de 2.8 millones de reportes de operaciones relevantes generados por las instituciones financieras o sujetos obligados, que son aquellas que se ejecutan por un monto igual o superior a los 10,000 dólares.

Alemán Loza agregó que aunque se tienen los mecanismos para detectar información que podría derivar en lavado de dinero, hay un área de oportunidad para mejorar la calidad de la misma y así apoyar a la UIF a identificar elementos que pudieran ser de utilidad en las investigaciones.

“La información tiene que ser oportuna para presentar los reportes, pero también tiene que ser de calidad, que es donde se tiene que seguir mejorando, donde se permita a la UIF desarrollar sus investigaciones. En eso se puede seguir mejorando, en reportar mejor en tiempo y calidad”, refirió el exfuncionario de la CNBV.

Fuente: El Economista/Fernando Gutiérrez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s