Identifica IPN sustancia del cacao que protege al corazón y sistema circulatorio

Identifica IPN sustancia del cacao que  protege al corazón y sistema circulatorio | La Crónica de Hoy

La epicatequina sirve para reforzar las células del tejido epitelial, que son las primeras que se dañan cuando hay exceso de colesterol y antioxidantes en la sangre, señala Guillermo Ceballos

El doctor Guillermo Ceballos ha realizado estudios sobre beneficios del cacao desde hace más de una década.

Científicos del Politécnico Nacional descubrieron que una sustancia del cacao llamada epicatequina sirve para reforzar las células del tejido epitelial, que son las primeras que se dañan cuando hay exceso de colesterol y antioxidantes en la sangre, lo que desemboca en problemas como infartos e hipertensión.

En entrevista con Crónica, el doctor Guillermo Ceballos, investigador de la Escuela Superior de Medicina (ESM) dijo que después de más de una década de estudios pueden afirmar que las semillas de cacao, sin azúcar ni leche, fortalecen las células epiteliales y pueden ayudar a prevenir infartos.

“No estamos planteando que hayamos encontrado una terapia que sustituya a los actuales medicamentos contra infartos o contra daño en la función epitelial, pero sí podemos decir que el consumo de esta sustancia sí mejora la función del endotelio. En estudios con ratones hemos medido que aquellos ratones con corazón y sistema circulatorio sano que además consumen cacao corren más que los que están sanos pero no consumen cacao. Entre ratones obesos, los que consumen cacao pierden peso a mayor velocidad que los que no lo consumen. Y entre dos grupos de ratones con hipertensión arterial, los que consumen cacao mejoran mucho su control de presión arterial”, dijo el investigador del Politécnico.

El epitelio es una delgada capa de tejido que cubre por dentro a las arterias y vasos de todo el sistema circulatorio. No sólo es un tejido que funcione como barrera; en este tejido se generan y libera numerosas moléculas con diferentes funciones, por ejemplo dar mayor flexibilidad y dilatación o apertura a las arterias cuando el corazón requiere bombear más sangre.

Los investigadores politécnicos de la ESM han tenido una larga secuencia de estudios con la epicatequina. Primero realizaron estudios de laboratorio in vitro con células de tejido epitelial de diferentes especies: ratón, rata, bovinos y seres humanos. Después de comprobar que la sustancia extraída del cacao no era tóxica y que mejoraba el funcionamiento de las células estudiadas prosiguieron con estudios en animales y finalmente han hecho sus primeros estudios con pacientes humanos.

“La epicatequina es una sustancia que forma parte de los frutos y árboles que tienen color. Es lo que nosotros llamamos un ‘metabolito secundario’ de la planta, el cual usa como defensa para evitar que la semilla del cacao sea comida por los pájaros en sus primeras etapas de crecimiento porque la sustancia le da sabor amargo a la semilla. Y es precisamente el sabor amargo lo que contiene la sustancia activa y benéfica para el epitelio”, indicó el doctor Ceballos.

Origen mesoamericano. La epicatequina es una sustancia que ya había sido identificada en el té verde, con los beneficios ya descritos, pero su cantidad es mucho menor y su extracción es más cara que cuando se extrae del café.

El doctor Ceballos contó que sus estudios también estuvieron apoyados en fuentes históricas sobre el y consumo del cacao entre los pueblos mesoaméricanos, entre quienes se consumía en forma de bebidas a las que se les ponía agua, miel y en algunas ocasiones chile.

“Aunque los estudios sobre la epicatequina ya tienen muchos años, el gran interés comenzó cuando se publicaron algunos estudios sobre un grupo conocido como el pueblo kuna, que casi no presentaba enfermedades cardiovasculares y que habita en unas islas llamadas San Blas, en Panamá. Al principio se planteó que este bajo número de enfermedades cardiovasculares se debía a un factor genético, pero posteriormente se descartó esa  hipótesis y se puso más atención a un componente de su dieta que es el consumir cacao”, dijo el líder del equipo del IPN que estudia los efectos benéficos del cacao.

El médico aclaró que en este momento no se  puede hablar de una dosis específica de consumo de cacao para alcanzar metas de control cardiovascular, pero que después de que se ha demostrado que la sustancia no es tóxica y que si beneficia a las células se estudian ahora posibles dosis de uso.

“Algo que debemos subrayar es que el cacao por sí mismo no corregirá ningún problema si no se combina con mejor dieta y ejercicio. No hay remedios milagrosos, esto son datos científicos que continúan acumulándose”, concluyó.

Fuente: La Crónica/Antimio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s