Banorte será el segundo grupo financiero más grande de México

La operación requiere aprobación de los accionistas de ambas instituciones, de las autoridades financieras y de competencia.

Banorte será el segundo grupo financiero más grande de México, sólo por debajo de BBVA Bancomer, ello tras el anuncio de que se fusionará con Interacciones. En ambas entidades tiene una participación importante la familia Hank.

Este miércoles, tanto Banorte como Interacciones informaron a la Bolsa Mexicana de Valores que firmaron un contrato conforme al cual el segundo se fusionará al primero. Sin embargo, esta operación está sujeta aún a la aprobación de los accionistas de ambas instituciones, así como al aval de las autoridades financieras y de competencia económica, y a la conclusión de las auditorías integrales. De concretarse, la transacción se cerraría al término del segundo trimestre del 2018.

Hoy, BBVA Bancomer lidera el sistema financiero mexicano con 2.1 billones de pesos en activos (23.6% del total), seguido de Citibanamex con 1.3 billones (14.6%) y después están Banorte y Santander, este último con 1.2 billones (13.5 por ciento).

Con la fusión de Banorte e Interacciones, el grupo regiomontano pasaría al segundo sitio, ya que sumaría poco más de 1.5 billones (16.8 por ciento). Pero Banorte no sólo quedaría en segundo lugar del sistema financiero en materia de activos, sino también en cartera.

Hoy BBVA Bancomer lidera también este rubro con 1.04 billones de pesos.

Con la fusión, Banorte alcanzaría los 698,000 millones de pesos; Banamex quedaría en tercer lugar con 603,000 millones de pesos y Santander en el cuarto con 590,000 millones de pesos.

En depósitos, también Banorte pasaría del cuarto lugar que hoy tiene al segundo sitio con 702,000 millones de pesos en captación.

Hoy BBVA Bancomer lidera con 993,000 millones de pesos; seguido de Banamex con 693,000 millones y Santander con 618,000 millones.

Desde que asumió la presidencia del grupo en el 2014 (procedente del mismo cargo en Interacciones), Carlos Hank González había reiterado que el objetivo del grupo es llegar a ser el principal banco de México.

En una entrevista con El Economista apenas en julio pasado, destacaba que ya era el segundo grupo en materia de utilidades dentro del sistema financiero mexicano, y que seguirían posicionándose de forma orgánica, o inorgánica si se presentaba la posibilidad.

“Una de las ventajas competitivas más importantes que tenemos es precisamente que nosotros al final de cuentas somos mexicanos y entendemos al país”, destacaba en esa ocasión.

LIDERARÍAN FINANCIAMIENTO A INFRAESTRUCTURA

Grupo Financiero Interacciones, que preside Carlos Hank Rhon, padre del actual presidente de Banorte, se especializa en financiamiento de infraestructura de estados y municipios. Pero parte importante del portafolio de Banorte también se centra en otorgar créditos a los gobiernos subnacionales para que desarrollen su infraestructura.

“(Banorte) se conformaría como el mayor grupo en financiamiento de infraestructura en el país. México es la economía número 12 del mundo, pero ocupa el lugar 57 en infraestructura, lo que presenta grandes oportunidades de desarrollo. Al complementar su fortaleza actual con el modelo único de especialización de Interacciones, Banorte se convertiría en el motor del financiamiento de la infraestructura en el país”, afirmó el grupo regiomontano.

INTEGRACIÓN FÁCIL

De acuerdo con Banorte, con la fusión se integraría una entidad financiera con muy alto desempeño, altamente rentable y de crecimiento constante, además de que se generarían sinergias significativas de financiamiento y de costos, aumentando el retorno para los accionistas desde el año uno, y los beneficios a los clientes de ambas instituciones.

“Se ejecutaría una integración de baja complejidad, pues Interacciones opera con una estructura muy simple y eficaz, sin sucursales, fácil de integrar a la estructura de Banorte”, detalló.

Además, señala, se ampliaría la oferta de productos y servicios de consumo de Banorte a la actual clientela de Interacciones, y se fortalecería a la banca mexicana y su competitividad, “revirtiendo la tendencia de extranjerización en el sector que inició hace dos décadas”.

El banco regiomontano afirmó que los accionistas de Interacciones recibirían una combinación de un pago en efectivo por 13,700 millones de pesos y 109 millones 727,031 acciones de Banorte. “Para concretar la operación, Banorte emitirá acciones adicionales por alrededor de 4.0% al monto de acciones actualmente en circulación”.

Informó que previo a la celebración del contrato marco de fusión, y con apoyo en la opinión favorable de un experto independiente, el Comité de Auditoría y Prácticas Societarias de Banorte emitió a su vez una opinión favorable respecto a la operación, misma que se sometió a consideración del Consejo de Administración.

“El Consejo acordó elevar la propuesta a consideración de la Asamblea de Accionistas para que ésta delibere y, en su caso, resuelva al respecto”.

HISTORIA DE FAMILIA

Carlos Hank González, actual presidente de Grupo Financiero Banorte,  nieto de Roberto González Barrera, uno de los primeros dueños del banco regiomontano a inicios de los 90. Pero Hank González es también hijo de Carlos Hank Rhon, presidente del Grupo Financiero Interacciones, creado también a inicios de los 90. De hecho, Hank González fue, hasta el 2014, cuando llegó a Banorte, presidente de Grupo Financiero Interacciones.

Desde entonces fue recurrente el rumor de que Banorte e Interacciones se fusionarían, pero tal versión había sido desmentida siempre por directivos de ambos grupos financieros.

Hoy se terminan tales especulaciones.

“Con esta adquisición, Banorte se posiciona como líder en el financiamiento de las enormes necesidades de infraestructura de nuestro país, lo que representa una oportunidad única para impulsar la competitividad, atraer inversión y mejorar la calidad de vida de las familias mexicanas”, afirmó Marcos Ramírez Miguel, director general de Grupo Financiero Banorte.

Por su parte, Carlos Rojo Macedo, director general de Grupo Financiero Interacciones, declaró que es una nueva etapa “que debe hacernos sentir sumamente orgullosos y estoy seguro de que será muy positiva para las dos instituciones”.

Mencionó que las operaciones de Interacciones seguirán dándose con normalidad, y que los objetivos para el último trimestre del año y para el 2018 siguen siendo los mismos.

Otras adquisiciones importantes que ha hecho Banorte en los últimos años son la de Ixe y Afore XXI en el 2011; y la afore de Bancomer en el 2013, por mencionar sólo algunas.

UTILIDAD DE INTERACCIONES CRECIÓ 22.7% EN EL TERCER TRIMESTRE

En medio del anuncio de su fusión con Grupo Financiero Banorte, Interacciones dio a conocer que en el tercer trimestre del 2017 alcanzó una utilidad de 842 millones de pesos, un alza de 22.7% respecto al mismo periodo del año pasado.

En los primeros nueve meses del 2017, el beneficio de Grupo Financiero Interacciones alcanzó los 2,273 millones de pesos, 25.8% más que en los primeros nueve meses del 2016.

Dicho resultado obedeció a un mayor margen financiero, derivado de un crecimiento de la cartera de crédito, así como de un repunte importante en las comisiones netas.

Fuente: El Economista/Edgar Juárez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s