Parques industriales dinamizan economía de Guanajuato

En los primeros nueve meses del año se generaron 64,610 plazas aseguradas en el Instituto Mexicano del Seguro Social, el mayor nivel creado en la entidad.

Los parques industriales son una estrategia para atraer inversión y generar empleos, a fin de que se materialice en crecimiento de la actividad económica.

El actual gobierno de Guanajuato (2012-2018) apostó por esta estrategia, ya que ha inaugurado 23 complejos industriales con una inversión de 677.4 millones de dólares; el total de desarrollos asciende a 31 en el estado.

Los mayores recursos son para el Parque Industrial Colinas de Apaseo (63.0 millones de dólares), Bajío Industrial Park en Salamanca (61.5 millones), Parque Industrial Colinas de León, Parque Industrial VYNMSA en Guanajuato y León y Entrada Group en Celaya (todos con 50.0 millones), de acuerdo con datos de la Secretaría de Desarrollo Económico Sustentable.

Esta dinámica fabril provocó que en los primeros siete meses de este año la entidad fuera la tercera en el valor de producción de la industria manufacturera en el país, detrás de Estado de México y Nuevo León; en igual periodo del 2007, ocupó la quinta posición.

Dicho comportamiento dinamizó la economía guanajuatense. Al comparar la tasa de crecimiento promedio anual de la actividad económica estatal, del último trimestre del 2012 a los primeros tres meses del 2017, con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, se observa que el podio lo integran Aguascalientes (6.5%), Guanajuato (5.5%) y Querétaro (5.2 por ciento).

De hecho, el crecimiento de 5.5% en la administración encabezada por Miguel Márquez Márquez supera a la de su antecesor, Juan Manuel Oliva Ramírez (2.0% en igual número de trimestres).

Mientras en los primeros nueve meses se generaron 64,610 plazas aseguradas en el Instituto Mexicano del Seguro Social, el mayor nivel que se ha creado en Guanajuato.

Esta actuación del mercado laboral fue producto de la Inversión Extranjera Directa (IED). Entre el último trimestre del 2012 a junio de este año, la entidad captó 8,264.5 millones de dólares, monto histórico; en el mismo periodo de gobernanza, su antecesor atrajo 3,876.7 millones y, con Juan Carlos Romero Hicks (2000 a 2006), 3,638.5 millones. De 1989 a 1999, la IED fue de apenas 531.5 millones.

NORTE Y SUR

No obstante, el actual gobierno de Guanajuato detonó el desarrollo de parques industriales fuera del corredor económico que va de Apaseo el Grande hasta León: San Luis de la Paz Industrial Park (33.9 millones de dólares), Parque Industrial San Miguel de Allende (31.9 millones) y Parque Industrial San Felipe (9.8 millones), por citar algunos ejemplos.

“Este fue el planteamiento que hicimos para esta administración. Dentro del Plan Estatal de Desarrollo 2035, y que se está actualizando al 2040, yo siempre decía que Guanajuato también tiene un norte y un sur, Guanajuato no sólo es el corredor industrial”, manifestó el mandatario Miguel Márquez en entrevista con El Economista.

A lo anterior añadió que los primeros parques ya se están realizando entre Salvatierra y Celaya, “estamos saliendo ya del corredor industrial y ha sido un buen éxito, buenos resultados”.

El Ejecutivo estatal prevé que al cierre de su administración se sumen más complejos, para ostentar en su sexenio inversiones por 852 millones de dólares.

Sin embargo, todavía hay municipios que no entran, en su totalidad, en la dinámica fabril de la entidad, como Acámbaro, “le falta una mejor carretera, ya teníamos un recurso para invertir en ésta, que es federal, pero hubo un recorte (…) este año, en un mes a más tardar, estaremos iniciando una etapa de esta carretera en su modernización con recursos estatales”.

Enfatizó que es “un convencido de que en cuanto modernicemos esta carretera va a ser muy atractivo el desarrollo hacia allá, sí, en el tema industrial, pero sobre todo en el tema agroindustrial, que está teniendo un gran detonante el campo (…) aun así Acámbaro tiene tres empresas del sector automotriz, sin tener un parque”.

El gobernador agregó que la estrategia industrial va acompañada de otra: el Bajío trabaja en conjunto para consolidarse cada vez más como una región y colaborar en la atracción de inversiones y con ello en el crecimiento de la actividad económica del país.

Hemos aprendido a no competir entre nosotros. Se ve y consolida como una región, tenemos que vernos como tal, enfatizó.

Como ejemplo, comentó que la empresa BMW tenía previsto instalarse en León, sin embargo, el costo era muy alto, por lo que optó por colocarse en San Luis Potosí, decisión que Guanajuato recibió positivamente porque le ayudó a generar parques industriales en el noreste del estado.

Fuente: El Economista/Rodrigo A. Rosales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s