Caso Mara: robar y no tener “antecedentes”

Miguel Mancera, uno de los más avezados doctores en derecho penal en México, sabía lo que decía cuando avisó a los ciudadanos que estuvieran alerta ante la liberación de cuatro mil reclusos, gracias a las bondades del Nuevo Sistema de Justicia Penal.

El feminicidio de la joven Mara dio razón al Jefe de Gobierno: el criminal andaba libre, aunque enfrentaba proceso por robar 250 litros de gasolina. Tenía una carta de “antecedentes no penales”, pues ser detenido por robar 250 litros de gasolina es un delito menor en el Nuevo Sistema.

La empresa de taxis privados Cabify contrató a Ricardo Díaz como “chofer seguro”. ¿Debió ser más rigurosa en su proceso de selección? Sí, sobre todo porque da un servicio delicado, hasta a niños que son enviados por sus padres a la escuela en sus autos.

Pero Cabify contrató a un hombre libre. El Nuevo Sistema impide a las procuradurías siquiera dar prisión preventiva, aunque capture en flagrancia, como en el caso del chofer asesino, aprehendido en Santo Tomás Chautla, el 22 de marzo.

O sea, aquí todos cumplieron con la ley. Y ahora hay una joven de 19 años asesinada y vejada, muerta por estrangulamiento y golpes, tras sufrir abuso sexual.

Es decir:

1.- La Fiscalía de Puebla cumplió con la ley. Liberó a un ladrón de gasolina capturado en flagrancia, porque la obliga el tristemente célebre Nuevo Sistema de Justicia Penal.

2.- Cabify cumplió con la ley. El capturado en flagrancia robando 250 litros de gasolina tuvo derecho a que la propia Fiscalía que lo apresó le expidiera un documento de “no antecedentes penales”, pues “no había sido juzgado”.

¿Así de simple? Sí. Lo manda el Nuevo Sistema de Justicia Penal, defendido a capa y espada por organizaciones civiles y de derechos humanos, abogados y académicos, los más combativos de los cuales militan en el colectivo #JusticiaSinPretextos.

En junio pasado, la SSP de la CDMX encontró en libertad y delinquiendo a 38 personas a las que ya había aprehendido por algún delito. A diario es detenida en la capital casi una decena de personas portando armas de manera ilegal, pero a las 24 horas quedan libres.

Hasta antes de la entrada en vigor del Nuevo Sistema, podían enfrentar juicio en libertad sólo aquellos que portaran armas de calibres permitidos o menores a .380. Pero, hoy, quedan libres hasta quienes carguen un lanzagranadas o cualquier arma de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

Lo curioso es que muchos de quienes ahora condenan el feminicidio de Mara han sido defensores del Nuevo Sistema de Justicia Penal, únicamente por lo atractivo de ser políticamente correctos, pero sin saber o imaginar qué es realmente.

Pues ya tienen las primeras consecuencias.

Fuente: La Razón/Rúben Cortés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s