El cloro doméstico: mitos y realidades

El cloro doméstico: mitos y realidades | La Crónica de HoySu nombre viene de la palabra griega “chloros”, que significa “verde pálido”, reflejando el color del gas.

Muy útil para la limpieza de baños y cocinas
 

¿Qué es lo primero que viene a tu mente cuando escuchas la palabra, cloro? Tal vez piensas en una cristalina alberca recién desinfectada o en un poderoso limpiador que puede irritar tu piel.

El cloro fue descubiero en 1774 por Carl William Scheele. Su nombre viene de la palabra griega  “chloros“, que significa “verde pálido“, reflejando el color del gas.

Scheele hizo reaccionar al mineral pirolusita (dióxido de manganeso, MnO2) con ácido clorhídrico. La reacción química produjo un gas verdoso con un olor sofocante y desagradable. Observó que blanqueaba las hojas verdes y corroía los metales. Scheele pensó que este gas contenía oxígeno. Fue Davy, en 1810, quien confirmó que el cloro era un elemento y le puso nombre.

Tiene muchas aplicaciones ya que sirve para:

  • Potabilizar y depurar el agua para consumo humano.
  • Producir papel, colorantes, textiles, productos derivados del petróleo, antisépticos, insecticidas, medicamentos, disolventes, pinturas, plásticos, etc.
  • En grandes cantidades, el cloro es usado como producto sanitario, blanqueador, desinfectante y como producto textiles.
  • Se usa en la producción de ácido clorhídrico, cloratos (usados como oxidantes, fuentes de oxígeno en fósforos en explosivos), cloroformo y tetracloruro de carbono (estas dos últimas sustancias se emplean para obtener refrigerantes, propulsores y plásticos) así como en la extracción de bromo.

Sin embargo existen muchos mitos y realidades alrededor de esta sustancia y aquí te presentamos los cinco más famosos:

  • Mito: el cloro contamina el medio ambiente.
  • Realidad: diferentes estudios han demostrado que al desintegrarse, el cloro doméstico se convierte en agua y sal, por lo que no deja residuos tóxicos en el ambiente.Mito: si lo uso en casa, daña las flores de mi jardín.
  • Mito: si lo uso en casa, daña las flores de mi jardín.
  • Realidad: agregar ¼ de cucharada por cada litro de agua, permite bajar el ph de la misma y a combatir el crecimiento bacteriano.
  • Mito: el agua potabilizada con cloro es dañina para la salud.
  • Realidad: La Organización Mundial de la Salud avala el uso del cloro para la desinfección de agua, siempre que respete un límite entre 1 y 2 mg por litro.
  • Mito: sólo es utilizado para desinfectar.
  • Realidad: la sal de mesa que utilizamos para sazonar nuestros alimentos contiene 60% de cloro, que mejora el sabor de la comida cuando entra en contacto con otras sustancias.

Hay que tener cuidado con su uso, no dejarlo al alcance de los niños y cuidar que no caiga en los ojos o se consuma, ya que puede ocasionar graves daños.

Fuente: La Crónica/Bertha Sola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s