La gente de poca memoria olvidó nuestra gloria: Alejandra Orozco

La tapatía y Paola hablan sobre el orgullo y los sin sabores que les produjo aquel metal ganado en Londres; hoy la sudcaliforniana cumple 31 años de edad

Hoy se cumplen 5 años de que las clavadistas mexicanas Paola Espinosa y Alejandra Orozco ganaron la medalla de plata en la prueba de plataforma 10 metros sincronizados de los Juegos de Londres 2012, segunda para la delegación mexicana en aquella justa veraniega.

En aquella ocasión Orozco apenas tenia 15 años; hoy, ya más madura y con un mayor recorrido en su disciplina, relata, en entrevista con La Razón, la gloria y los sin sabores que arrastró aquel metal.

“La medalla me llegó muy pequeña, eso fue complicado para mí, porque fue como un boom que no me fue difícil manejar, todo mundo estaba maravillado por la medalla. Hay muchas etapas por las que pasa un deportista, tanto buenas como malas, son etapas de aprendizaje, de crecimiento, pero también hay momentos de declive, como ahorita que estamos un poco en descenso”, manifestó la oriunda de Zapopan, Jalisco, quien también habló sobre la corta memoria que tiene la afición mexicana y si bien hoy se cumple apenas media década, en el colectivo es algo que ya se olvidó.

“Yo estoy consciente de que las personas tienen corta memoria y se olvidan de los resultados, se olvidan del esfuerzo; a veces eso es un poco duro. Hay gente que ya ni recuerda que este 31 cumplimos un año más de ganar aquellas medallas, pero para nosotros que hicimos el esfuerzo sigue siendo muy importante y ése es un trago amargo con el que nos toca lidiar; que la gloria sea efímera, que se quede sólo en un momento en el que conseguimos la presea y luego se olvide de inmediato”, añadió.

Aquella tarde Espinosa y Orozco se fundieron en un abrazo al salir de la piscina tras el último salto sin esperar siquiera que se exhibiera su calificación en la pantalla gigante en el otro lado del Centro Acuático de Londres; ambas estaban seguras de que uno de los metales era suyo y no se equivocaron.

“En ese momento vi todo mi esfuerzo y el de mucha gente recompensado. Tanto trabajo, tanto sacrificio, tuvo un final feliz, cumplimos el sueño de muchos deportistas. No puedo ver lejano que se repita ese momento, pero estoy consciente de que faltan tres años, el sueño está, la meta está, y pongo todo de mi para ganar otra vez ese metal”, aseveró Orozco.

Doble alegría. En el arranque de aquella competencia, consistente en cinco saltos, las británicas Sarah Barrow y Tonia Couch sorprendieron con sus primeros dos clavados y quedaron detrás de las chinas, mientras Espinosa y Orozco se ubicaban en séptima posición.

En la tercera ronda, en el primer libre, las mexicanas efectuaron un excelente salto mortal invertido que les valió la máxima calificación (84,48 puntos) y avanzar al segundo lugar, aprovechando que sus rivales no tuvieron mucha precisión y mantuvieron la regularidad en los últimos dos saltos para finalmente sacar una buena diferencia sobre las terceras.

La experiencia de Paola Espinosa pesó mucho para conseguir esa medalla, la cual, paradójicamente llegó justo el día de su cumpleaños número 26, lo que le representó una doble alegría, pues con aquel metal entró en la historia del deporte mexicano, al convertirse en la primera mujer con preseas en dos Juegos Olímpicos. En Pekín había estado acompañada por Tatiana Ortiz.

“Esa medalla fue muy especial para mí, porque también fue el día de mi cumpleaños, por eso lo recuerdo con mucho cariño”, comentó la clavadista, quien un poco más serena toma el costo de la gloria con un poco de filosofía.

“Estoy consciente de que he ganado dos veces la medalla olímpica y eso difícilmente se había logrado en este país,.Hice mi historia y soy parte de la historia de esta disciplina. A mí no se me olvida, lo tengo muy presente; mientras nuestra gente cercana lo siga teniendo presente, está todo bien”, dijo quien ahora está en una nueva etapa de su vida, pues en pocos días será mamá.

En Budapest, México queda en puesto 20

México quedó en el puesto 20 en el cuadro de medallas del Campeonato Mundial de Natación celebrado Budapest, Hungría, el cual dominó la delegación Estados Unidos de forma contundente.

Adriana Jiménez, Rommel Pacheco y Viviana del Ángel son los generadores de las preseas de plata, lo cual permitió ala delegación mexicana aparecer en el cuadro de medallas, en el que los estadunidenses ganaron 21 de oro, 12 de plata y 13 de bronce, para un total de 46.

Jiménez conquistó el subcampeonato en clavados de altura, en tanto que Pacheco y Del Ángel se hicieron notar en los clavados por equipo mixto, lo cual mantiene al país como un gran productor de grandes competidores en esta disciplina.

La segunda plaza en el medallero corresponde a China, con 12-12-6-30; Rusia es tercero con 11-6-8-25; Francia es cuarto con 6-1-2-9 y Gran Bretaña es quinto con 5-3-3-11. Hungría, el país Anfitrión, quedó noveno con dos de oro, cinco de plata, dos de bronce y un total de nueve, seguido de Brasil con 2-4-2-8 y España en el once con 1-5-0-6.

Fuente: La Razón/Eder Arreortúa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s