‘La flor en la cultura mexicana’ parte de Yucatán al resto del país

En lo efímero está lo eterno. Por eso, cuando el poeta Nezahualcóyotl se preguntaba qué quedaría de él cuando muriera, respondía: acaso flores, acaso cantos, expresó el director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, en el discurso inaugural de la exposición La flor en la cultura mexicana, en el Museo Regional, Palacio Cantón, el pasado viernes.

Se trata de una exposición inédita, coordinada y gestada por el INAH, que primero se exhibe en la península para después presentarse en otros estados del país.

A diferencia de otras muestras que empiezan en la Ciudad de México y después van hacia otros estados, en este caso es al revés. Queremos generar más iniciativas que partan de la periferia hacia otras entidades, incluso la Ciudad de México, comentó el funcionario en entrevista con La Jornada Maya.

La exhibición se compone de 230 piezas pertenecientes a 16 entidades de la República Mexicana, y se divide en cinco salas integradas por manifestaciones culturales que van del México prehispánico a la época moderna, atravesando 2 mil años de historia contada por los múltiples conceptos que han sido atribuidos a la flor.

Los núcleos que integran la muestra son: La flor, metáfora de lo precioso, que abarca símbolos esenciales de la vida desde la religión y la plástica, esculturas de diosas relacionadas con la flor, como Xochipilli, y reflexiones acerca de su néctar sagrado; La flor, descripción de lo desconocido, que se centra en el interés botánico, la naturaleza muerta y las flores representativas en la cultura mexicana; La flor, alegoría de lo divino, que explora obras de arte virreinal como los cuadros de José de Ibarra, en los que la flor representa emociones humanas, y La flor, síntesis de lo diverso, conjunto que resalta los tejidos y bordados en ceremonias y ritos.

Las flores están tan arraigadas que pocos nos detenemos a observarlas desde su trascendencia cultural, visible hoy en cada sala. No se trata de una exposición de arqueología, arte o botánica, sino de un espacio de diálogo interdisciplinario que registra la memoria cultural en diferentes tiempos y territorios nacionales, afirmó Giovana Jaspersen, directora del Museo Regional de Yucatán, Palacio Cantón.

Prieto Hernández comentó que la exposición estará en Mérida hasta noviembre; después se trasladará al Museo Nacional de Guadalupe, en Zacatecas, el cual celebrará su primer centenario con esa muestra; a mediados de 2018 se enviará al Museo Nacional de Antropología, en la capital del país.

Restauración en Calakmul

Acerca de los trabajos de restauración que se realizan en Calakmul, respondió que todavía hay mucho por hacer en la zona, tanto en la parte de investigación como en la conservación de ciertas estructuras. Seguiremos trabajando esta magnífica zona, que además es patrimonio mundial.

Sobre las inconformidades de los custodios del sitio arqueológico sobre la pretensión de unificar la caseta de cobro que desplazaría a algunos empleados, comentó: estamos atendiendo el tema. Los custodios tienen razón cuando plantean que no se puede unificar el cobro en el kilómetro cero sin que existan las condiciones; estamos trabajando para resolverlo.

En 2019, para celebrar el 80 aniversario del INAH, se planean varias exposiciones y un importante documental acerca de los 500 años de la llegada de los europeos al continente americano. Más que el tema de lamentación, hay que reconocer la fortaleza indígena y la diversidad étnica, histórica y lingüística, apuntó.

En la inauguración estuvieron presentes artistas, escritores, empresarios y periodistas, así como José Enrique Ortiz Lanz, coordinador Nacional de Museos y Exposiciones del INAH; Eduardo López Calzada, delegado del INAH en Yucatán; Saúl Ancona Salazar, secretario de Fomento Turístico; el maestro José Luis Martínez Semerena, regidor de Cultura del Ayuntamiento, y en representación del gobernador de Yucatán, Rolando Zapata Bello, el secretario de Educación, Víctor Caballero Durán, quien opinó que la presencia de las flores en las manifestaciones artísticas ha servido para escribir nuestra historia.

La velada terminó con un coctel en la terraza del museo después de un recorrido guiado por la curadora de la exposición, Sofía Martínez del Campo Lanz.

Fuente: La Jornada/Katia Rejón
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s