EU: simpatía por terrorismo crece en México; indagan apoyo en redes sociales

El Departamento de Estado reveló que el gobierno federal detectó en 2016 un incremento en el apoyo, vía internet, hacia grupos de yihadistas

La simpatía por grupos terroristas crece en México a través de las redes sociales, reveló el Departamento de Estado de Estados Unidos con base en información de las autoridades locales.

En su reporte Divulgación de los Informes Nacionales sobre Terrorismo 2016, publicado ayer, la dependencia estadunidense explica que “México ha comenzado a tomar acciones preventivas para detectar a individuos que promueven, apoyan o facilitan el extremismo islamista violento, y también trabaja para detectar propaganda violenta en internet”.

El informe también echa por tierra los argumentos del presidente Donald Trump para edificar su muro fronterizo, pues descarta que grupos terroristas como el Estado Islámico operen en territorio mexicano con campos de entrenamiento o que ingresen a nuestro país para llegar a EU.

“Las agencias policiales mexicanas y estadunidenses se coordinan estrechamente por personas que plantean problemas de terrorismo.

“Los funcionarios mexicanos tienen las habilidades necesarias contra el terrorismo, debido, en parte, a frecuentes operaciones contra el narcotráfico”, expone el documento.

Crece simpatía por  terroristas en redes

EU destaca que el país ha comenzado a tomar acciones preventivas para detectar a individuos que apoyan o facilitan el extremismo islamista violento.

El Departamento de Estado de Estados Unidos reveló que en diciembre de 2016, México detectó que en las redes sociales del país se incrementó el número de simpatizantes de grupos terroristas, pero dejó en claro que la colaboración entre ambas naciones se mantiene fuerte contra el terrorismo y el freno a la propaganda violenta en internet, para detectar a personas que promueven el extremismo.

En su reporte Divulgación de los Informes Nacionales sobre Terrorismo 2016, publicado ayer en la página web del Departamento de Estado, se observa que la valoración hacia México es positiva, pues no existe evidencia de que operen grupos terroristas en territorio mexicano.

“La cooperación antiterrorista entre México y Estados Unidos se mantuvo fuerte. No se sabe de organizaciones terroristas que operen en México. No hay evidencia de que alguna organización terrorista haya intentado atacar a ciudadanos estadunidenses en territorio mexicano y no hay información creíble de que algún miembro de una organización terrorista haya viajado por México para ganar acceso a Estados Unidos”, establece el reporte, con lo cual echa por tierra las acusaciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien asegura que construirá el muro en la frontera común para evitar el paso de terroristas.

El reporte revela también que “en diciembre de 2016, funcionarios del gobierno de México observaron en redes sociales un incremento en el número de simpatizantes de grupos terroristas a lo largo del año anterior. Los gobiernos de México y Estados Unidos están analizando esta información”.

En el apartado denominado Combate al Extremismo Violento, dice que “México ha comenzado a tomar acciones preventivas para detectar a individuos que promueven, apoyan o facilitan el extremismo islamista violento y también trabaja para detectar propaganda violenta en internet.

También desmiente la versión surgida en Estados Unidos de que en México hay campos de entrenamiento de terroristas.

Según las versiones difundidas en la prensa de Estados Unidos, entre 2014 y 2015, Mike Baker, exoficial de la CIA, dijo que el Estado Islámico estaba en contacto con los cárteles mexicanos del narcotráfico y el Departamento de Seguridad Nacional dijo que el Estado Islámico había difundido por Twitter la posibilidad de entrar a Estados Unidos, vía la frontera con México.

El reporte del Departamento de Estado dice que se investigaron las denuncias de medios de comunicación sobre la presencia de terroristas y campos de entrenamiento y todas probaron ser falsas.

“Las agencias mexicanas de seguridad rastrean los informes de código abierto y, más recientemente, investigaron los informes de los medios de comunicación de que existían campos de entrenamiento terrorista en México. En cada caso, se encontró que los informes de los medios no estaban fundamentados”, dice.

Añade que “las agencias policiales mexicanas y estadunidenses coordinan estrechamente a las personas que plantean problemas de terrorismo. Esto involucra principalmente a personas encontradas en el Centro de Detención de Inmigrantes en Tapachula, Chiapas, y también en aeropuertos internacionales.

“El gobierno de México es receptivo a las oportunidades de capacitación en contra-terrorismo y a las donaciones de equipos. Los funcionarios mexicanos tienen las habilidades de investigación, operacionales y tácticas necesarias para el trabajo de contraterrorismo, debido, en parte, a frecuentes operaciones contra el narcotráfico”, precisa.

México y entidades de servicios financieros cooperan en la legislación y reglamentación sobre financiamiento del terrorismo. Por ejemplo, México estableció un régimen de congelación de activos que automáticamente e inmediatamente incorpora las listas bajo el régimen de sanciones de ISIL (Da’esh) y de Al-Qaeda de la ONU en su lista nacional emitida por la FIU”, dice.

También dice que en la lucha contra la Financiación del Terrorismo, México es miembro del Grupo de Acción Financiera (GAFI) y del Grupo de Acción Financiera de América Latina, y cuenta con el estatuto de observador o de cooperante en otros grupos.

Nexos peligrosos

Altos funcionarios de Estados Unidos en materia de seguridad han expresado su preocupación respecto de los posibles nexos entre los grandes narcotraficantes y organizaciones terroristas.

En Estados Unidos, tanto el secretario de Estado, Rex Tillerson, como el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, comparten la preocupación en torno a los eventuales vínculos entre los cárteles mexicanos y el terrorismo.

Tillerson señaló en junio pasado que el vínculo entre narcotraficantes y terroristas es claro, en particular en la frontera entre México y Estados Unidos.  Al comparecer ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes de su país afirmó además que los cárteles del narco tienen vínculos con organizaciones como el Estado Islámico.

Tillerson también hizo referencia a las declararciones de Kelly, para quien el “nexo” con el terrorismo internacional permite el contrabando de estupefacientes, personas y “bombas sucias”.

Detenciones

En febrero de 2017, el etarra Ángel María Tellería Uriarte, reclamado por España por su presunta participación en atentados de ETA, fue detenido en Guanajuato unos días antes de la prescripción de los delitos de los que se le acusaba.

En mayo de este año tres hombres presuntamente acusados en Estados Unidos por terrorismo, dos de Yemen y uno de Jordania, fueron detenidos en la CDMX. Poco después se explicó que dos escaparon de una cárcel en Virginia en la que enfrentaban cargos por conspiración criminal y tráfico de drogas, mientras que en México sólo intentaban esconderse.

Fuente: Excelsor/Leticia Robles Ruiz
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s