¿Qué país es considerado líder económico global?

Una pista: la respuesta está entre Estados Unidos y China; pero todo depende de a quién se le pregunte y en qué país del mundo se le cuestione. Sin embargo, una ligera mayoría todavía piensa que Estados Unidos es el líder.

La economía de Estados Unidos es considerada por la gente como líder a nivel mundial, sin embargo, esto depende a quién se le pregunte y en qué región del mundo se le pregunte. Los resultados económicos de China por encima de las potencias europeas dan la percepción de liderazgo, pero no es una percepción generalizada.

Estados Unidos es todavía una súper potencia hegemónica con mucha influencia en casi todas las actividades humanas, sin embargo como es natural en muchas cosas recibe mucha competencia de otras naciones que buscan arrebatarle el primer lugar en algo. Una de las áreas en donde es por demás influyente es en la economía.

Millones de decisiones económicas que se toman a diario en el mundo son resultado de algún movimiento previo que tuvo lugar originalmente en Estados Unidos. La crisis del 2008 y 2009 fue resultado de decisiones tomadas en la unión americana y tuvieron una fuerte influencia en el mundo.

Las secuelas derivadas de lo que significó la crisis moldearon el pensamiento y las perspectivas de millones de personas a nivel mundial.

No hay duda, la década pasada fue una muy complicada para todo el mundo, por lo menos económicamente hablando. Esta década ha servido para poco a poco arreglar las secuelas de esa catastrófica crisis. Es precisamente por esta razón que pareciera que Estados Unidos ha perdido liderazgo económico en el mundo, aunque los números hablen de otra cosa.

Desde unos años antes de la crisis algunas naciones en desarrollo como China e India empezaron a dar muestras del enorme potencial de crecimiento económico. Las métricas de crecimiento anuales mostraron enormes números reportados por dichos países asiáticos, números incluso más grandes que algunas de las súper potencias económicas occidentales.

Sobre todo en el caso del crecimiento económico de China (actualmente comparable con el de casi cualquier economía desarrollada), las comparaciones con Estados Unidos no han sido nada ajeno, sobre todo si naturalmente medimos no sólo el tamaño de su economía, ni el de su mercado, sino que equiparamos la influencia que pueden tener ambas naciones en las decisiones económicas mundiales.

Sin embargo, la percepción de la población a nivel mundial sigue colocando a Estados Unidos como la nación que lidera el panorama económico mundial, aunque esta aseveración aún tiene sus matices.

Según una encuesta del Centro de Investigaciones Pew, una media de 42% de las personas encuestadas en a lo largo de 38 países nombraron a la Estados Unidos como la líder en el mundo, mientras que sólo 32% colocó a China en esa posición.

La mayoría de las personas encuestadas en América Latina, África Sub Sahariana y Asia consideran la economía estadounidense como la número uno del mundo. Esta percepción no la comparten los europeos, que otorgan dicha posición de privilegio a China. De los 10 países europeos en los que se levantó la encuesta siete consideraron a China como la economía líder.

China es la segunda potencia económica del mundo. Es el primer exportador y posee las reservas de cambio más elevadas. Al igual que a las economías más desarrolladas del mundo, la recesión mundial del 2009 interrumpió el ritmo de crecimiento constante que acarreaba el país asiático, y se manifestaron los límites de un crecimiento enfocado esencialmente en las exportaciones.

Como consecuencia de la desaceleración económica mundial y la disminución del comercio,el crecimiento chino se desaceleró a menos de 7% en el 2015, su nivel más bajo en 25 años, lo que debiera prolongarse. En el 2016, el crecimiento fue de 6.6% del Producto Interno Bruto, y se preveía a principios de año que el crecimiento rondara el 6.2% en el 2017. Sin embargo, las noticias económicas en China son buenas.

Este año la economía de China parece ser muy estable. Según cifras oficiales, en el segundo trimestre del año, el PIB creció un 6.9%, tasa muy similar a la lograda en los tres meses anteriores y superior a las expectativas de los analistas.

Para explicar el buen comportamiento económico encontramos razones como el aumento de indicadores como el de la inversión pública (un 12% más en las empresas estatales y un 7.2% en las privadas durante el primer semestre), las ventas al por menor (un 11%) y la producción industrial (un 7.6%). A estos datos se suma el buen funcionamiento de las medidas gubernamentales implementadas para controlar el estallido de la burbuja inmobiliaria.Si a ello le sumamos que hay tranquilidad en lo que a decisiones políticas respecta, China parece estar por la senda correcta.

Desafortunadamente no todo es la puerta al paraíso. Por un lado, siempre existen dudas entre analistas mundiales sobre la veracidad de las cifras oficiales chinas.Por otro lado, existe una constante preocupación por el continuo crecimiento de la deuda del país, que ronda el 277% de su PIB, según datos de la agencia de noticias, Reuters.

En la encuesta de Pew, una media del 47% en los 38 países encuestados tiene una opinión favorable de China, mientras que el 37% expresa una opinión desfavorable. Las mayorías o pluralidades en 24 países dan a China una calificación positiva en general.

En Estados Unidos la opinión hacia China se ha suavizado desde el 2016, cuando el 55% tenía una visión desfavorable de la potencia asiática. Hay diferencias partidarias significativas en los Estados Unidos, con más probabilidades de que los republicanos tengan opiniones negativas de China (56%) que de los demócratas (41%).

A los encuestados también se les preguntó cuál es la potencia económica líder en el mundo y se les dieron más opciones: Estados Unidos, China, los países de la UE o Japón. En 24 de los 38 países encuestados, la mayoría considera a los Estados Unidos como el líder económico mundial.

El problema con la imagen de China a nivel mundial no es la economía sino los derechos humanos. Una media de 58% en los 38 países encuestados cree que el gobierno chino no respeta las libertades personales de su pueblo. Este punto de vista es especialmente importante en Europa, los Estados Unidos y Canadá.

 Fuente: El Economista/Ruy Alonso Rebolledo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s