Emprendedores hacen negocio online al abaratar reservas de hotel

En el 40% de las ocasiones, los precios de las habitaciones llegan a bajar incluso hasta la mitad después de que alguien hace una reserva.

Al planear unas vacaciones con su familia hace un par de años, el emprendedor israelí Itai Marcipar reservó una habitación de hotel a través de una plataforma en línea. Su sorpresa llegó días después cuando regresó al sitio web de reservas para subir de categoría su habitación y descubrió que el mismo cuarto del mismo hotel, en las mismas fechas, estaba a un precio 35% inferior al que había pagado.

Luego de esta experiencia, el emprendedor realizó un análisis sobre el comportamiento de las reservaciones y los precios de cuartos de hoteles en plataformas en línea y descubrió que, en el 40% de las ocasiones, los precios de las habitaciones llegan a bajar incluso hasta la mitad después de que alguien hace una reserva.

Este hallazgo se convirtió en una oportunidad de negocio. Itai Marcipar y su socio Regev Brody fundaron Pruvo, un emprendimiento de origen israelí que rastrea precios más asequibles de habitaciones de hotel una vez que los usuarios completaron sus reservaciones. Su sistema busca replicar la misma reserva hecha previamente a un precio más barato, con la condición es que las reservaciones se hayan hecho bajo una política de cancelación gratuita.

“Cuando nos envías tu reserva hecha por correo electrónico, nosotros empezamos a rastrear 24/7 y apenas encontramos un mejor precio, nosotros te avisamos para que puedas hacer una nueva reserva con un precio más bajo y cancelar la reserva original que estaba a un precio mayor. Esta diferencia se queda en el bolsillo del usuario”, explicó a El Economista el presidente de Desarrollo de Negocios de Pruvo, Doron Nadivi.

“Nosotros analizamos no sólo las plataformas más populares como Expedia, Booking, Hoteles.com, Trivago o Despegar, sino también analizamos plataformas que son para agencias de viajes y somos afiliados a ellos. Lo que hacemos es pasarle nuestro beneficio del mejor precio al cliente directamente”, agregó.

El servicio para el usuario es gratuito. Su modelo de negocio se basa en el volumen de reservas hechas a través de las plataformas donde Pruvo está afiliada.

Nadivi detalló que cuando encuentran un precio más barato, Pruvo envía un código a los usuarios con el que deben realizar la reserva para obtener el precio más económico. De esta forma, Pruvo recibe un porcentaje de esa reserva, mismo que varía dependiendo de la plataforma.

Si bien el directivo evitó detallar el monto de ingresos obtenidos, detalló que, en el primer año de operación, que concluyó en mayo, habían conseguido ahorros para los usuarios equivalentes a los 78,000 dólares.

“Estamos hablando de miles de reservaciones enviadas en este primer año. La operación en América Latina inició el 12 de mayo y hasta la fecha han ingresado más de 4,000 personas a nuestra página en la región y hemos procesado cientos de pedidos”, dijo.

La firma ahora busca dar un salto mayor y ampliar su presencia en el mercado de América Latina, incluyendo México, así como ampliar el espectro de clientes, de usuarios individuales a incluir agencias de viaje. Para lograrlo, buscarán levantar inversión externa, inferior al millón de dólares, que les permita crecer sus necesidades.

“Hasta el momento capital invertido en Pruvo ha sido capital privado de los fundadores, si bien es cierto que en este momento estamos en búsqueda de inversión externa para el desarrollo y hacerlo más rápido. Estamos desarrollando alguna función para agencias de viaje”, Nadivi.

La firma también espera en un futuro puedan ampliar su sistema a plataformas de alquileres de automóviles y boletos para avión.

Pruvo ve un amplio potencial en países como México, donde el comercio electrónico está en crecimiento. De acuerdo con cifras de la Asociación de Internet MX, las ventas en línea alcanzan los 16,220 millones de dólares en México, de las cuales el 32% corresponden al sector de viajes.

Además, confía en que la plataforma podrá esquivar los desafíos del comercio electrónico en el país, como la desconfianza de los usuarios en entregar datos personales y bancarios en línea pues los pagos se realizan directamente en las plataformas que ya tienen experiencia y reputación en el mercado.

“Al final la reserva se va a hacer a partir de una plataforma que ya se había ganado la confianza de la gente”, dijo.

Para su segundo año de operación, en mayo del 2018, Pruvo tiene el objetivo de procesar por lo menos unos 10,000 pedidos mensuales de reservas provenientes de América Latina, su primera expansión internacional fuera de Israel.

Fuente: julio.sanchez@eleconomista.mx
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s