“Las universidades públicas se deben repensar como un espacio constructor de la ciudadanía”: Iris Santacruz

Iris Santacruz, aspirante a rectora general de la UAM, habla de su plan de trabajo y establece que el punto central es que la institución sea primera opción para estudiar alguna licenciatura

Las universidades públicas son la posibilidad más importante que tiene este país para salir de la crisis de violencia e inseguridad, aseguró Iris Santacruz Fabila, aspirante a la rectoría general de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y quien propone un plan de trabajo con temas como la recuperación de visibilidad de la Universidad para que ésta se convierta en la primera opción para estudiar una licenciatura y ofrecer a los docentes una jubilación digna.

“He trabajado en esa institución desde hace 41 años y la UAM ha sido mi espacio no sólo de desarrollo académico y profesional, sino también un espacio de todos mis afectos y amistades. Entonces, un grupo de amigos académicos de la institución me plantearon la posibilidad de participar en este proyecto, trabajamos de manera colectiva en la presentación de un plan de trabajo y logramos un planteamiento novedoso que pretende ir al fondo de los problemas de la institución”, comentó.

Sobre su propuesta de fortalecer la imagen de la casa de estudios, Santacruz Fabila explicó que a lo largo de las cuatro décadas de existencia de la UAM, ésta ha perdido visibilidad. “La sociedad mexicana no nos tiene en cuenta, somos la tercera opción de los aspirantes a estudiar alguna profesión universitaria, hemos perdido en general visibilidad institucional”.

La también doctora en Ciencias Sociales añadió que en muchos terrenos, la UAM tiene mejores o iguales especialistas que la UNAM o el IPN, “no estoy hablando de una competencia con ellos, simplemente no somos visibles y creo que debemos emprender muchas acciones que nos permitan posicionar nuestros programas de estudio en el mercado laboral para favorecer a nuestros egresados pero también para propiciar convertirnos en la primera opción de los estudiantes”.

Algunas de esas acciones, dijo, deben partir de las fortalezas de la institución, de su oferta educativa y de los proyectos de investigación. “Aunque también la UAM debe tener una política muy robusta de difusión cultural porque me parece que la cultura puede y debiera ser concebida no como una suerte de adorno adicional a la formación profesional, sino como un instrumento democratizador dirigido a los jóvenes, para enfrentar los problemas que atañen al país: violencia  y corrupción”.

¿Cuál es la actual función de una universidad?, se le preguntó. “Las universidades públicas somos la más importante posibilidad para que este país salga de la crisis en la que está sumida, por supuesto que es una crisis básicamente económica, pero también es una crisis política, social y ética, es una crisis de identidad nacional, en la que tal vez su expresión más dolorosa es el clima de inseguridad y violencia que prevalece”, respondió.

Le ha faltado al Estado mexicano, añadió, voltear a las universidades, porque las universidades públicas se deben repensar como un espacio constructor de ciudadanía y no sólo de formación de profesionistas y científicos altamente calificados.

Otra de las propuestas de Santacruz Fabila es crear un programa de jubilación docente, ya que es una problemática que atañe a todas las universidades del país.

“Desde hace varios sexenios se instrumentó una política pública para deshomologar el salario de los académicos,  de manera que lo que propiamente es el salario, es una parte mínima del ingreso de los profesores, lo demás está compuesto por estímulos que se hicieron en función de una serie de actividades meritorias para que los profesores pudieran obtener ingresos adicionales, por ejemplo mayores grados académicos, publicaciones, patentes”, destacó.

Esto, comentó, ha generado que la estructura salarial haya perdido solidez, de tal suerte que cuando el académico se jubile dependerá del salario mínimo.

“La jubilación a la que puede aspirar un académico será entre 18 y 20 mil pesos al mes, pero si permanece activo puede estar percibiendo 50 y 60 mil pesos mensuales por concepto de becas y estímulos. Esta estructura de ingresos se ha convertido en un obstáculo para la jubilación, entonces es necesario hacer propuestas de largo y mediano plazo”, señaló.

Fuente: La Crónica/Reyna Paz Avendaño
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s