Piden en EU fin a contratos de protección en México

Gobierno mexicano consiente una política de supresión de los derechos de los trabajadores para fomentar la inversión, critican legisladores estadounidenses.

Legisladores demócratas de Estados Unidos pidieron que se eliminen los “contratos de protección” laboral en México en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Se denomina “contrato de protección” al contrato colectivo firmado por el patrón con un sindicato a espaldas de los trabajadores, intercambiando dinero y prebendas de diverso tipo para conseguir discrecionalidad en el manejo de las relaciones laborales.

“En la renegociación del TLCAN se debe insistir en que se elimine todo contrato de protección y que los trabajadores puedan negociar colectivamente para un nuevo contrato”, dijo Sander Levin, representante demócrata por Michigan, en el primero de tres días de audiencias públicas sobre el TLCAN en Washington DC.

Levin señaló que los llamados contratos de protección son ilegales en los Estados Unidos y Alemania. Como ejemplo, refirió un contrato laboral obtenido por Bloomberg, firmado por un representante del capítulo estatal de la Confederación de Trabajadores de México y avalado por un funcionario de la Secretaría del Trabajo, para los empleados de una nueva planta de autos de BMW en San Luis Potosí.

En la misma audiencia, Bill Pascrell, el principal demócrata del Subcomité de Comercio del Comité de Medios y Procedimientos de la Cámara de Representantes dijo que presionará para que las disposiciones laborales “fuertes y aplicables” sean implementadas por México antes de que el nuevo TLCAN entre en vigor.

Según Levin, el sistema laboral mexicano está diseñado para impedir que los trabajadores obtengan sus derechos y logren la negociación por mejores salarios y condiciones de trabajo. “Es un sistema basado en una política gubernamental de supresión de los derechos de los trabajadores para fomentar la inversión”, dijo.

México llevó a cabo una reforma laboral que busca, según el gobierno mexicano, flexibilizar el mercado de trabajo y combatir la informalidad; pero estos cambios no parecen ser suficientes para los legisladores demócratas estadounidenses.

“El sistema mexicano de juntas de trabajo, que es responsable de registrar sindicatos, aprobar huelgas y resolver disputas laborales, es ineficiente, politizado y corrupto”, calificó Levin.

En el sector automotriz, donde Estados Unidos tiene la mayoría del déficit comercial con México, los trabajadores mexicanos reciben 2.40 dólares la hora, lo que equivale a 19% de lo que ganan sus homólogos sindicalizados en Estados Unidos.

Lance Compa, un conferenciante de la Escuela de Relaciones Industriales y Laborales de Cornell, dice que los contratos de protección son comunes en México, acordados fábrica por fábrica, en vez de colectivamente a través de una empresa o industria.

“Los expertos dicen que ésta es la principal razón por la que los salarios en el sector automotriz se han estancado en los últimos años, a pesar de una nueva ola de inversiones de fabricantes de automóviles extranjeros”, dijo Levin.

Productores de trigo de EU

Piden replicar normas sanitarias del TPP en el TLCAN

La Asociación Nacional de Productores de Trigo (NAWG, por su sigla en inglés) pidió que el contenido sobre las normas sanitarias y fitosanitarias pactado en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) se replique en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) actualizado.

“El TLCAN ha sido uno de los acuerdos comerciales más ventajosos para los agricultores de trigo en la historia de los Estados Unidos”, dijo Chandler Goule, director general de la NAWG, al participar en las audiencias públicas organizadas por el gobierno de Estados Unidos.

En este campo, el TPP establece que los programas de importación estén basados en los riesgos asociados a las importaciones y que las revisiones a las importaciones se realicen sin demoras indebidas.

También estipula que las medidas de emergencia necesarias para la protección de la vida o salud humana, animal o vegetal podrían ser adoptadas en tanto que la parte que las adopta se lo notifique a todas las otras partes.

Adicionalmente, según el TPP, la parte que adopte una medida de emergencia revisará las bases científicas de esa medida dentro de un periodo de seis meses y hará públicos los resultados de tales revisiones a cualquier parte que lo solicite.

“Si bien México es un cliente importante para el cultivador de trigo de los Estados Unidos, se pueden hacer algunas mejoras al TLCAN”, comentó Goule, quien añadió que un nuevo TLCAN debería incluir la regulación sobre las normas sanitarias y fitosanitarias que México, Estados Unidos y Canadá ya había acordado como parte del TPP.

Producto, antes de elecciones: Juan Carlos Baker

“Hay incentivos para lograr una negociación trilateral rápida”

Existen los incentivos para lograr concluir la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) previo a las elecciones que se realizarán en el 2018 en Estados Unidos y México, debido a que el commodity más caro es la incertidumbre, para ello se necesita que los integrantes, incluido Canadá, se encuentren en la misma dinámica, y dejar claro que el acuerdo debe ser ganar-ganar, señaló Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía.

“Hay muchos incentivos en los tres países y la primera razón que nos debería preocupar a todos, por la cual esto tiene que hacerse es que el commodity más caro que existe es la incertidumbre”, explicó durante su participación en el Foro TLCAN organizado por el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio.

Baker refirió que todo mundo piensa en las elecciones de México el año próximo, pero en Estados Unidos hay elecciones también, y el Congreso tiene un papel preponderante en materia comercial.

Alertó que los temas que se tienen que trabajar de manera ordenada y con cuidado son aquellos de las reglas de origen, para no ir en contra de las propias industrias. Además de temas de facilitación de comercio y de operación en la frontera.

Por su parte, Sergio Gómez Lora, director general de IQOM Inteligencia Comercial, indicó que viene un proceso de negociación técnica entre los ejecutivos y después procesos de aprobación por los poderes legislativos de las tres partes.

“Yo veo muy complicado que antes de que culminen los procesos electorales se cierre el ciclo completo en los tres países, es decir, proceso de negociación más proceso de aprobación; sin embargo, sí veo posible que por lo menos técnicamente haya un arreglo entre los ejecutivos antes de que estos procesos de elección arranquen”, consideró Gómez Lora. Baker recordó que la negociación original del TLCAN se inició en 1992 y para 1994 ya estaba en vigor, un periodo de dos años en el que empezaron de la nada; mientras que ahora ya existe una base en cada país sobre los beneficios para crecer o proteger en sus naciones. (Con información de María Alejandra Rodríguez)

Fuente: rmorales@eleconomista.com.mx
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s