Medicamentos a base de mariguana hechos en México, en el 2018

Para la industria, un primer paso será generar la infraestructura necesaria; para las farmacias, contar con licencia de psicotrópicos.

Para el primer trimestre del 2018 se podrían comenzar a adquirir medicamentos fabricados en suelo nacional que tengan en sus componentes sustancias activas derivadas de la mariguana, siempre y cuando exista rapidez y agilidad en el cuadro del Consejo de Salubridad Nacional, y que las plantas productoras pasen las pruebas de estabilidad, adelantó la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (Anafam).

Asimismo, el valor de los productos con sustancias activas de la mariguana podría alcanzar en el mercado público el de los analgésicos, 400 millones de pesos, estimó el Instituto de Investigación e Innovación Farmacéutica (IIF).

“Las empresas interesadas en la fabricación de este tipo de productos están trabajando en la adaptación de sus áreas, en las pruebas de calidad (…) podríamos tener en el mercado los primeros productos fabricados para efectos prácticos en el primer trimestre del 2018”, dijo a El Economista Dagoberto Cortés, presidente de Anafam.

El pasado 28 de abril, la Cámara de Diputados aprobó las reformas que permitirán el uso medicinal y científico de la mariguana, pasando la batuta a la Secretaría de Salud para diseñar políticas públicas que regulen el comercio local, exportación e importación de los productos que contengan concentraciones menores de 1% de las sustancias activas, como el tetrahidrocannabinol. En tanto, la siembra, cultivo o cosecha de plantas de mariguana no será punible cuando se lleve a cabo con fines médicos y científicos, en términos de las reglas que emitirá el Ejecutivo Federal. Se acudió a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para saber en qué proceso se encuentran en las políticas de regulación; sin embargo, por cuestiones de agenda no han respondido. Se tiene registrado que hasta mayo la suprema Corte de Justicia de la Nación ha otorgado siete permisos para el uso lúdico de la mariguana.

El camino dentro de la manufactura

Dagoberto Cortés indicó que la fase uno para la industria es generar la infraestructura necesaria para satisfacer las necesidades locales, “los niveles de control para fabricar este tipo de productos son muy elevados, tan elevados como los que hoy en día algunas empresas tenemos que cumplir si fabricamos medicamentos opioides, derivados de la morfina”.

Entre las implementaciones que se requieren están: llevar libros de control, tener áreas específicas con medidas de seguridad, la transportación de la materia prima tiene que ser bajo condiciones especiales, así como del producto terminado. “Todavía no tenemos claro el tamaño de mercado (…) Si entra a competir de manera importante en el mercado de analgésicos, podríamos hablar de un valor de 400 millones de pesos en el mercado público, y en el mercado privado posiblemente se vuelva mayor”, indicó en entrevista Enrique Martínez Moreno, vicepresidente del Instituto de IIF.

En tanto, en el sector privado, la Unión Nacional de Empresarios de Farmacias (Unefarm), indicó que el valor estimado de la división de psicotrópicos es de 8,000 millones de pesos.

Cortés indicó que las instituciones de salud públicas tienen una gran necesidad de este tipo de productos y es muy importante que puedan entrar rápidamente a tener una clave dentro del cuadro básico interinstitucional para que puedan ser susceptibles de participar en licitaciones nacionales. Se calcula que las familias que importan productos a base de cannabidiol podrán comprar ese mismo producto en México 70% más barato.

Farmacias tramitan licencias

Las farmacias coincidieron con los tiempos de la industria y trabajan en ampliar la red de localidades que puedan vender medicamentos psicotrópicos. “Algunas farmacias independientes no cuentan con licencia de psicotrópicos, y lo que estamos haciendo es poner más farmacias con este tipo de licencia y estar más preparados para cuando llegue este medicamento”, compartió en entrevista Juvenal Becerra Orozco, presidente de la Unefarm. Por su parte, Antonio Pascual Feria, presidente de la Asociación Nacional de Farmacias (Anafarmex), refirió que su agrupación de las pequeñas farmacias también prepara una ampliación de cobertura, ya que de los 30,000 puntos de venta a nivel nacional sólo 8% tiene licencia para medicamentos de la fracción I, II y III, donde se contemplan psicotrópicos.

Fuente: empresas@eleconomista.mx
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s