Alistan terreno para megalínea Oaxaca-CDMX

La CFE ha liberado 94% del derecho de vía en los seis estados donde transitará la Línea de Transmisión de Corriente Directa, con la meta de entregar un 100% al privado que se encargará del proyecto.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) ha liberado ya 94% del derecho de vía en los seis estados de la República donde transitará la Línea de Transmisión de Corriente Directa del Istmo de Tehuantepec al Valle de México, con la meta de entregar una cifra lo más cercana a 100% al privado que se encargará del proyecto, reveló Jorge Araujo, director de Proyectos de Inversión Financiada de la estatal eléctrica.

Esto garantizará que el consorcio que resulte adjudicado con la megaobra, que se desarrollará a través de una Asociación Público-Privada (APP), la desarrolle con un importante factor de retrasos anulado, lo que favorecerá que el proyecto pueda estar disponible en el 2021 para desfogar la plétora de energía eléctrica eólica de la zona del Istmo de Tehuantepec.

“Ya hemos liberado 94% de la longitud de la línea de los derechos de vía, es decir, ya los adquirimos y los liberamos, esto corresponde a 80% de los predios relacionados (…) A nosotros nos encantaría terminar el 100% y vamos a seguir trabajando en ello hasta la penúltima junta de aclaraciones antes de recibir ofertas”, dijo Araujo Balderas.

Explicó que, de los predios liberados en Oaxaca, que es la entidad con mayores conflictos potenciales, “ya tenemos 86% documentado, en Puebla 96% y en Morelos 58%, que son los estados más relevantes por donde pasa la línea principal; es lo que queremos transmitir a los posibles desarrolladores, que son muchos, y quizá no lo tienen tan claro porque en las prebases que se publicaron esa información era todavía demasiado preliminar”. El cableado pasará en total por 113 municipios.

En octubre del 2016 la CFE publicó las prebases de licitación de la obra, que requerirá una inversión de 1,200 millones de dólares, con la expectativa original de lanzar las bases de licitación finales en febrero del 2017 y tener al ganador en abril pasado, pero el proyecto se ha retrasado por aspectos financieros y técnicos que siguen en consulta, declaró el subsecretario de Electricidad de la Secretaría de Energía (Sener), César Emiliano Hernández, en mayo pasado.

Indicó que tanto la Sener como la CFE y la Comisión Reguladora de Energía (CRE) trabajan para sacar la convocatoria final y tener a un ganador para la construcción y operación de esta obra antes de que concluya el año. “Si terminamos con la subasta (eléctrica de largo plazo) que acabamos de arrancar y con esta línea de transmisión, vamos a tener un balance muy satisfactorio”, dijo a mediados del mes pasado.

El proyecto consiste en un cableado de 610 kilómetros (que equivale a 1,200 kilómetros de circuitos) que correrán a un voltaje de 500 kilovolts desde Ixtepec, Oaxaca, hasta Yautepec, Morelos. Con esta nueva línea, se podrán transportar 3,000 megawatts, para desahogar la energía eólica que se genera en el Istmo de Tehuantepec, además de los proyectos de las dos recientes subastas de energía.

“Y al ser de corriente directa esta línea de transmisión permitirá también reducir hasta en 8% las pérdidas técnicas de energía que se registran cuando se utiliza tecnología de corriente alterna”, aseguró Jorge Araujo. Lo anterior significa que se utilizarán 82 megawatts que se perderían en una línea similar de corriente alterna.

Se trata del primer proyecto en el país que trabajará sobre principio eléctrico de la corriente directa, que entre otras posee también la virtud de requerir una infraestructura menos intrusiva con el medio físico, pues requiere de menos torres de transmisión y menos centros de repotenciación, explicó Araujo Balderas.

La CFE no desembolsará recursos para la construcción de esta obra, puesto que se utilizará un esquema similar al de los proyectos de impacto diferido en el registro del gasto (Pidiregas). Un privado se encargará de la construcción y operación de la línea durante 25 años, recuperando al cobrar a la CFE una cantidad que se financiará con un cargo adicional aplicado a la tarifa de transmisión nacional.

“Estamos pensando para esta línea en particular que sean 25 años en un esquema de BOT (Build Operate Transfer) en el que la construyen, operan y la mantienen y al final de los 25 años transfieren el activo a la CFE (…) La CRE actualiza la tarifa de transmisión para reconocer que hubo una inversión y la socializa a toda la tarifa nacional como rolling, porque todo mundo se ve beneficiado por la energía limpia y eficiente que viene del Istmo a la red”, dijo Araujo.

Hasta el momento han manifestado su interés en el proyecto 30 consorcios que han formulado más de 1,200 preguntas sobre la licitación, el desarrollo y la operación de la obra. Entre ellos figuran firmas major del sector como Iberdrola, GE, Siemens, ABB, Abengoa o Sacyr. Las inquietudes principales giran en torno a temas como los derechos de vía, la operación del proyecto ante amenazas de fuerza mayor, si la administración será en pesos o dólares y el tema de las penalizaciones ante fallas.

Una vez adjudicado el proyecto, se estima que su desarrollo tome 36 meses, por lo que se espera, con el calendario de la licitación ajustado, que sea en el 2021 cuando esté listo para desfogar la electricidad del Istmo de Tehuantepec y llevarla a la zona de mayor consumo del país.

Jorge Araujo afirmó que la configuración ideal de los consorcios consiste en un operador tecnológico y uno financiero con un capital de, al menos, 20% del valor del proyecto. Entre los financieros ideales se encuentran los fondos de pensiones, pues al tratarse de un proyecto con una renta asegurada, el activo es muy parecido a un bono.

“Tenemos grandes fondos de inversión que lo que quieren es poner a trabajar su dinero. Si se piensa, un proyecto de este tipo con una tarifa regulada como ingreso garantizado es equivalente a tener un bono (…) Si se tiene un cupón, se pueden modelar los ingresos de una forma muy certera, y eso es de interés para fondos de inversión, de pensiones grandes”, comentó.

CFE hace negocio liberando derechos de vía

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) ha desarrollado un equipo de trabajo altamente especializado en gestionar las negociaciones para liberar los derechos de vía para proyectos de infraestructura como centrales y líneas de transmisión, con lo que incluso ha generado las competencias para ofrecer dichos servicios a terceras empresas, reveló Jorge Araujo, director de Proyectos de Inversión Financiada de la CFE.

“Tenemos grupos especializados en eso (la negociación) que realizan ese trabajo, de hecho, una de las nuevas funciones de mi dirección es poder dar esos servicios a terceros”, afirmó.

Indicó que ya hay empresas “importantes” que están desarrollando sus parques de generación, con las que ya tienen contratos para desarrollar diferentes fases de los proyectos, “todo lo que tiene que ver con transmisión, desde el proyecto ejecutivo, de generar a detalle toda la parte de impacto social, derechos de vía, etcétera”.

Agregó que la CFE ya se encuentra en el negocio de realizar todas las etapas de los proyectos “llave en mano” y que “incluso llevamos a cabo la licitación para los contratistas que van a hacer los trabajos”. En este rubro, dijo, la Dirección de Proyectos de Inversión Financiada de la CFE tiene proyectos en desarrollo por 3,000 kilómetros de líneas de transmisión.

Fuente: empresas@eleconomista.mx
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s