Picasso y Rivera, cruce de influencias prodigiosas

A partir de hoy, en Bellas Artes, la mutua influencia de estos genios se exhibe en Conversaciones a través del tiempo, muestra que reúne 147 obras, algunas expuestas por primera vez*.

A través de una colección de 147 piezas, la historia del encuentro y el desencuentro entre dos de los creadores más influyentes del siglo XX comienza a trazarse. A partir de hoy y hasta el 10 de septiembre la exposición Picasso y Rivera: Conversaciones a través del tiempo podrá ser visitada en el Palacio de Bellas Artes.

Obras nunca antes vistas en México, como La flauta de Pan, de Pablo Picasso o Composición cubista convivirán con obras y esculturas del mexicano Diego Rivera a manera de diálogo.

La muestra consta de cuatro núcleos: La academia, Los años cubistas, América y Europa en contraste y la Vuelta al clasicismo que dan cuenta de los paralelismos que marcaron algunas de las etapas más significativas de ambos creadores (1900-1940) y en donde se podrá apreciar la influencia de la academia, el arte grecorromano-prehispánico y la importancia del cubismo.

“Es cierto que Diego llegó 6 años tarde al cubismo, pero Picasso llegó 20 años tarde al muralismo. Y en ese sentido el muralismo tuvo más influencia el muralismo a nivel mundial porque logró cambiar las escalas de las obras, algo que el cubismo no pudo pues fue un movimiento que se concentró principalemente en Europa. Sí Picasso le enseñó a Diego el cubismo y sí Diego le mostró a Picasso el muralismo y es ahí en donde surge el otro gran diálogo”, aseveró en un recorrido previo el curador Juan Coronel Rivera.

La exhibición, que podrá ser visitada de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas, es producto de un amplio trabajo entre el Museo del Palacio de Bellas Artes y Los Angeles County Museum of Art, que inició en 2014.

“La muestra teje un paralelismo entre las obras gráficas, escultóricas, pictóricas, pero también es un diálogo sobre sus visiones políticas”, dijo una de las curadoras, Diana Magoloni a La Razón.

A través de las piezas se pueden encontrar las divergencias de sus contextos sociales y cómo éstos influyeron en sus representaciones del mundo.

“Pasa el periodo de tensión de la guerra que los mantiene juntos. Picasso es el pintor más influyente de la vanguardia parisina. Rivera había llegado seis años tarde, en 1913 pinta su primer cuadro cubista y eso es interpretado como: el gran maestro Picasso al que Diego le sigue los pies”, agregó Magolini.

El encuentro entre los creadores sucedió entre 1914 y 1915, en pleno estallido de la Primera Guerra Mundial, en París. En esos años los artistas exploraron el cubismo, un movimiento que cuestiona la noción de las representación naturalista instituida por la academia y expande las posibilidades al proponer que los objetos pueden ser representados desde múltiples puntos de vista simultáneamente.

Antes de ello el trabajo de Diego María de la Concepción Juan Nepomuceno Estanislao de la Rivera y Barrientos Acosta y Rodríguez estaba influenciado por su contexto rural y la influencia que tuvieron sus maestros paisajistas.

Por el contrario el precoz Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno María de los Remedios Cipriano de la Santísima Trinidad Ruiz y Picasso, quien a los siete años ya pintaba cuadros sobre corridas de toros, retrata las escenas citadinas de su natal España y revela la influencia política anarquista que lo perfila como un pintor modernista tendiente a reflejar a los personajes de las clases menos afortunadas.

Tras dos años de convivencia “Picasso comienza a integrar a su pintura lo que aprende de Rivera pero con lo que ya no pudo fue con Paisaje zapatista, porque eso mueve las reglas del cubismo a otro lado y ya no lo entiende” ahí se produce el rompimiento porque alguno de los dos tenía que decir cuál era el siguiente paso del cubismo”, aseveró Magolini.

El fin de la guerra también supuso la conclusión de un periodo en el que dos grandes mentes convivieron.

En el periodo de la posguerra la gente busca la manera de cohesiona una sociedad fragmentada, ya no importa un movimiento vanguardista como el cubismo, ahora la tendencia apuntaba a cómo reconstruir a las naciones y a encontrar los valores demolidos por la guerra.

100 Grabados tiene la Suite Vollard, de Picasso

Diálogo entre lo moderno y lo antiguo

El tiempo se bifurcó en dos mitades cuando dos genios de la pintura del siglo XX concurrieron y, asimismo, hicieron posible que lo simultáneo fuera una pausa: el español Pablo Picasso y el mexicano Diego Rivera coinciden en la experiencia de concebir un mundo poblado de iconografías en que lo moderno se nutre de lo antiguo desde sugerentes recreaciones mitológicas: el Minotauro se mira en el espejo y Coatlicue se desnuda en el azogue.

Si en Autorretrato con paleta (1906), el joven Picasso mira con idealismo los rumores de la tarde, en El amigo de Frida (1931), Rivera apela al verde y sienta a su modelo sobre el ocre para mirar la noche. Coincidencia en el sueño que se configura en el rumbo incierto de Paisaje (1908) del español, y El puente de San Martín, del mexicano. Rondas que se bifurcan. Caminos que se entroncan. Van las marchantas de Día de flores (1925) empalmadas con Quetzalcóatl (1926): Rivera apela/rehace piezas del posclásico Mexica: Chalchiuhtlicue y esculturas antro-zoomorfa. La flauta de Pan (1923): Picasso se ampara de un torso masculino, Romano, 100 d.C.

Afinidades estilísticas en confabulaciones en que la sombra se desnuda y la transparencia se fragmenta.

Por Carlos Olivares Baró

Lidia Camacho Directora del INBA “El Museo del Palacio de Bellas Artes se siente sumamente honrado de presentar esta exposición”
Miguel Fernández Félix Director del Museo del Palacio de Bellas Artes “Lo que estamos contando en esta exposición no es ninguna comparación, no queremos comparar a dos grandes artistas. Mostramos sus trabajos en un diálogo“

1881. Nace Pablo Ruiz Picasso, el 25 de octubre en Málaga, España.

1895. Realiza su primer lienzo académico La primera comunión, en Barcelona.

1897. Presenta el lienzo Ciencia y caridad en la Exposición General de Bellas Artes de Madrid.

1899. Comparte tertulias con el pintor, Carles Casagemas; el poeta, Jaime Sabartés, los hermanos Reventós, los hermanos Soto, los hermanos Cardona y el fotógrafo, Joan Vidal Ventosa.

1901. Inicia el periodo azul de Picasso, denominado así por el predominio de tonos azules y caracterizado por su temática pesimista, especialmente la miseria humana y la marginación, que son representan con figuras ligeramente alargadas.

1904. Se instala en Paris, donde inicia su periodo rosa, que se caracteriza por ser más vital y tiene como eje principal las artes circenses.

1907. Concluye la pintura Las señoritas de Avignon.

1908. Realiza sus primeros cuadros cubistas. Sus trabajos muestran influencias de Cézzane

1914. El cubismo comienza a tomar gran relevancia en Francia. el movimiento es encabezado por Georges Braque y Pablo Picasso.

1925. Sus obras muestran influencias del movimiento surrealista, a pesar de que nunca se adhirió como tal a este.

1937. Pinta Guernica, el cual concluyó el 4 de junio después de 35 días de trabajo inspirado en el repudio contra el bombardeo alemán a Guernica, España, el 26 de abril de ese año.

1939. Picasso de desplaza constantemente de París a España

1958. Pinta el mural La caída de Ícaro para el edificio de la Unesco, en París, el cual cubre una superficie de 90 metros cuadrados.

1973. Fallece a los 91 años, el 8 de abril en Mougins, Francia

1886. 8 de agosto. Nace en Guanajuato Diego Rivera, hijo de un profesor de química. Diego Rivera y María del Pilar Barrientos.

1892. La familia del artista se traslada a la Ciudad de México. Diego muestra inclinaciones por el dibujo y las artes.

1896. Diego Rivera se integra como Alumno a la Academia de San Carlos. Sus primeros gtrabajos son sobre paísajes.

1902. El muralista deja las aulas y comienza a trabajar en proyectos independientes.

1907. Presenta su primera exposición con la cual gana una beca para ir a estudiar a España.

1910. Se traslada a vivir a París, y hace viajes de trabajo a Bélgica, Holanda e Inglaterra.

1911. Regresa a París. Participa en el salón de otoño con obras que plasman paisajes.

1913. Trabaja el cubismo, expresión en la que trabaja obras parecidas a las realizadas por los franceses y se muda a Toledo.

1914. Viaja a Mallorca poco después de que estalla la Primera Guerra Mundial.

1915. Permanece en París y se acerca a los trabajos de Renoir, Gauguin y Cézanne.

1922. Diego ejecuta su primer mural en el auditorio de la Escuela Nacional Preparatoria con el tema la Creación.

1927. Viaja a la Unión Soviética donde produce una serie de dibujos basados en el décimo aniversario de la Revolución Rusa.

1928. Se casa con la pintora mexicana Frida Kahlo y termina sus murales en la SEP.

1930. Se traslada a San Francisco y expone su obra de caballete en el California Palace.

1933. Realiza un mural en el Rockefeller Center.

Fuente: La Razón/Martha Rojas
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s