Límites y nuevas recomendaciones sobre la ingesta de zumo de frutas en niños

Los zumos de frutas siempre se han considerado una buena fuente de vitamina C y una ayuda para la hidratación de los niños, de allí que muchos profesionales y padres consideran adecuado su oferta a los más pequeños de la casa quienes por su sabor dulce, los reciben gustosamente. Sin embargo, la Academia Americana de Pediatría publicó límites y nuevas recomendaciones sobre la ingesta de zumo de frutas en niños que merece la pena conocer.

Zumo de frutas: alimento no esencial en la dieta infantil

El marketing ha hecho lo suyo y la creencia errónea de que se trata de un alimento puramente beneficioso ha llevado a que muchos niños hoy empleen zumos de frutas como bebida habitual, en reemplazo del agua.

Sin embargo, los zumos de fruta si bien pueden ofrecer vitamina C y otros buenos nutrientes al organismo, no están libres de efectos perjudiciales si se consumen en exceso, pues son una gran fuente de azúcar en los más pequeños según ha demostrado el estudio ANIBES recientemente publicado y por ello, pueden favorecer un balance energético positivo, así como el desarrollo de caries y otras consecuencias más de manera similar a lo que ocasiona la ingesta de otras bebidas azucaradas.

Por esta razón, la Academia Americana de Pediatría señala en su nuevas recomendaciones que el zumo de frutas no ofrece beneficios nutricionales en menores de un año, ni tiene ventajas con respecto a una pieza de fruta entera, por lo tanto, no es un alimento esencial en dietas saludables de la población infantil.

A diferencia de una fruta fresca, el zumo de fruta no posee casi fibra y por lo tanto, rápidamente se transforma en azúcar en nuestro cuerpo, siendo un alimento que no sacia pero que ofrece energía de rápida asimilación.

El zumo de frutas no ofrece beneficios nutricionales en menores de un año ni tiene ventajas con respecto a una pieza de fruta entera, por eso no son alimentos esenciales en una dieta infantil saludable

Por ello, aunque puede ser parte de una dieta equilibrada, no es un alimento que este libre de efectos negativos si se consume en exceso, pudiendo ocasionar problemas nutricionales, diarrea, flatulencia y caries dentales en este último caso.

Además, no son alimentos adecuados para el tratamiento de la deshidratación o de la diarrea y es importante saber que las bebidas de fruta no son iguales que los zumos de frutas como así tampoco son iguales zumos comerciales que realizados en casa, pues éstos últimos sólo poseen azúcares naturales y no azúcares añadidos.

Por esta razón, los zumos de fruta no son lo que parecen y en la dieta infantil, no son esenciales ni ofrecen beneficios por sobre la fruta fresca.

1366 20001

Recomendaciones

Habiendo extraído las conclusiones anteriores, la Academia Americana de Pediatría ha extendido las siguientes recomendaciones acerca del consumo de zumo de fruta entre los niños:

  • El zumo no debe introducirse en la dieta de los lactantes antes del año de edad, excepto que se indique clínicamente. Y su ingesta debe limitarse a máximo 4 onzas por día en niños de 1 a 3 años de edad, y a 6 onzas por día para niños de 4 a 6 años de edad. Para los niños mayores y adolescentes el límite máximo son 8 onzas diarias.
  • Los niños pequeños no deberían beber zumo antes de acostarse como así tampoco tener a su disposición botellas de fácil traslado que les permita consumir zumo de fruta cuando lo deseen.
  • Los niños deben ser alentados a consumir fruta entera para garantizar la ingesta de las raciones recomendadas a diario y cubrir la cuota de fibra que necesitan.
  • Es fundamental que las familias consideran que la leche materna y/o de fórmula es suficiente para satisfacer las necesidades hídricas de los lactantes y en los niños mayores, con la leche y/o el agua es suficiente.
  • El consumo de zumo de frutas (comercial) sin pasteurizar debe ser desalentado en los niños de todas las edades ya que pueden contener patógenos y ser causantes de enfermedades.
  • El zumo de pomelo debe ser evitado en cualquier niño que tome medicamentos que son metabolizados por CYP3A4 ya que puede interferir en su acción en el organismo. Por ello, si su hijo toma medicinas es fundamental consultar con el médico antes de ofrecer zumo de pomelo.
  • En la evaluación de niños con desnutrición, ya sea por exceso como por déficit, así como en niños que padecen diarrea, flatulencia, distensión abdominal o hinchazón el pediatra debe determinar cuánto zumo consume.
  • El la evaluación del riesgo de sufrir caries dentales el pediatra debe considerar el consumo de zumo de fruta.
  • Los pediatras deben discutir rutinariamente el consumo de zumo de fruta y las bebidas de fruta, así como establecer las diferencias entre ambos.
  • Los pediatras deben abogar por una reducción en la presencia de zumo de frutas en las dietas de los niños pequeños y la eliminación del zumo de fruta en niños con ganancia de peso anormal (pobre o excesiva). Así como también, deben fomentar en su reemplazo la ingesta de fruta entera.
Fuente. Vitónica/Gabriela Gottau
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s