En Aguascalientes hay una campaña de desprestigio contra las normales rurales

En Aguascalientes suele ser un suceso cada que hay manifestaciones o movimientos sociales. Las autoridades responden con pánico y los medios tradicionales suelen replicar versiones oficiales donde se busca deslegitimizar a los manifestantes.

Ya llevan una semana las protestas de la Escuela Normal Rural de Cañada Honda  en Aguascalientes, un plantel donde sólo se admiten mujeres, las cuales suelen ser provenientes de comunidades cercanas. La Normal de Cañada Honda sería no solamente única oportunidad de contar con una carrera, sino tal vez su único chance de salir de casa.

Muchas de las estudiantes son adolescentes de al menos 16 años, quienes año con año salen a marchar para pedir mejores condiciones para su plantel. Es algo que se repite año con año. Sólo que en 2017 el conflicto ha escalado.

Pasa que las autoridades locales en materia de educación, del gobierno panistal estatal con gobernador Martín Orozco Sandoval, impulsan que la Normal de Cañada Honda ahora sea mixta, además de que se reduzca la matrícula. Así, el gobierno de Aguascalientes ha anunciado que no darán marcha atrás en los dos polémicos puntos.

Un resumen de la problemática podemos leer en la editorial de Edilberto Aldán Ahedo en La Jornada Aguascalientes:

La campaña. Una infografía con datos extraoficiales, filtrada a medios de comunicación seleccionados en la que se “informa” cuánto cuesta sostener a la Normal Rural Justo Sierra, datos imprecisos, vagos, que intentan levantar la indignación a partir de tocar las fibras sensibleras del orgullo de la patria chica: “9 de cada 10 alumnas son de otros estados, como Durango, Michoacán, Veracruz, Guerrero y Zacatecas, son mínimas las originarias de Aguascalientes”. Publicaciones en redes digitales, que con la irrebatible prueba de unas fotografías tomadas en Facebook, acusan a las normalistas de “aprovechar” un viaje de estudios para pasearse por las playas de Cancún.

Y así define el problema mediático Tania Magallanes, jefa de redacción del mismo diario:

El descontento de la población del estado surge porque considera que sus peticiones no tienen sustento, que su escuela es una farsa, que las marchas han provocado caos y la paralización de la ciudad, aunque no ha salido nadie a decir que tuvo que denunciar un saqueo o la vandalización de su propiedad, surge porque hay fotos (tres, reproducidas mil veces) de alumnas realizando un grafiti (Martín Orozco, exigimos solución) y porque son mujeres.

Las redes sociales se han volcado contra ellas cargadas de misoginia. La violencia se ha volcado en este aspecto, su condición femenina, ahora más que en cualquier otro de los puntos.

La campaña mediática y pública contra normalistas de la que hablan es particularmente infame e indignante. Se trata de medios de comunicación locales, elegidos a mano por aquellos que filtraron, que exponen lo siguiente:

  • Las estudiantes realizaron viajes de estudios a Cancún. Subieron fotos Facebook.
  • Cierto número de alumnas son foráneas, dato que ha sido explotado por medios afines al Gobierno Estatal para levantar la característica ira de los de Aguascalientes hacía aquellos de otros estados.
  • Pequeños actos de rebeldía como la pinta de graffitis, que realizan sólo unas cuantas estudiantes y no son representativos del grueso de las marchantes.
  • Cerrar las calles y causar “caos vial”…tal como las marchas del Frente Nacional por la Familia o numerosas carreras atléticas que suceden en la ciudad de Aguascalientes.
Titular de un periódico local donde normalistas “desquician” la ciudad, cosa que no ha sucedido.

El día de ayer, cubrí en vivo para La Jornada Aguascalientes una marcha pacífica y en orden de las normalistas, las cuales llegaron desde la salida a Zacatecas hasta el centro de la ciudad. Policías estatales y municipales cerraron calles aledañas a la marcha, así como trataron de infundir miedo en comerciantes al decirles que cerraran sus negocios debido a “saqueos”. 

 

Personal que no se identificó con la prensa, pidió a comerciantes de la ruta que cerraran sus negocios. Estaban creando pánico.

Los comerciantes, quienes también se mostraron incómodos ante la presencia de la prensa no quisieron hacer comentarios al que escribe, así como a dos compañeros más de La Jornada Aguascalientes.

Sobra decir que la marcha se realizó  de manera pacifica, en orden y sin ningún tipo de disturbio. En vídeo está documentado que sólo fue una manifestación, ruidosa y que generó un tanto de tráfico, pero como cualquier otra. ¿Quién quiere deslegitimizar a las normalistas?

Incluso, de manera posterior a la marcha, la Policía Municipal de Aguascalientes dijo que no hubo ningún problema por la marcha. Y que los supuestos actos vandálicos, como el rayar con spray sobre paredes, simplemente “se quitan“.

¿Por qué demonizar a las normalistas? ¿Quién promueve en medios a modo, la difusión de información acerca del gasto por alumna en la Normal de Cañada Honda? ¿A quién le interesa la campaña deslegitimizar el movimiento normalista?


En cuanto a los hechos posteriores a la marcha de ayer miércoles 7 de junio de 2017, la SEP anhela una resolución del conflicto pero sin tampoco meter demasiado las manos al respecto. La nota en La Jornada Aguascalientes explica la problemática:

La inconformidad de las normalistas nace de las modificaciones a la convocatoria para el examen de admisión de cara al próximo ciclo escolar. Los principales cambios del documento emitido a finales de mayo son la reducción de la matrícula de 120 a 100 lugares, además de la aceptación de hombres “por razones de equidad” al plantel que funciona con modelo de internado y que por más de 80 años ha sido exclusivo para el género femenino.

También ha trascendido que normales rurales de todo el país se suman al movimiento de Cañada Honda. De acuerdo al titular del Instituto de Educación de Aguascalientes, la matrícula mixta no es lo que estarían peleando las normalistas sino temas del crecimiento del plantel (el cual también es un internado) y el plan académico.


Hoy, jueves 8 de junio, volvió a existir otra marcha de las normalistas y la autoridad estatal ya no pidió a comerciantes que cerrarán sus negocios.

Nos quedamos con la reflexión de Aldán Ahedo sobre el problema detrás del problema:

Estudiantes de la Normal Rural Justo Sierra en Cañada Honda reportan que han dejado sin luz a la comunidad, que desde el fin de semana rondan patrullas de la policía estatal. En medio del ambiente generado por la desinformación, no falta quien las acuse de gritar que ahí viene el lobo, no las están escuchando, no las quieren escuchar, porque ya está sembrada la idea de que si algo les pasa, se lo merecen; esa es la clave, los gobiernos panistas de la entidad, por desidia o ignorancia, han logrado implantar la idea de que las víctimas se buscan la violencia que se ejerce sobre ellas.

Posdata:

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s