“Alto a la enfermedad del populismo”

El escritor Mario Vargas Llosa advierte que ese sistema arruina económicamente a los países, luego de un breve periodo en el que políticas demagógicas seducen a la población con una aparente bonanza; “en sus raíces siempre está su superioridad sobre otros sistemas y no admite críticas”, dice en Madrid.

El escritor peruano Mario Vargas Llosa presentó en la Casa de América de Madrid su más reciente libro El Estallido del populismo ( Ed. Planeta) en el que arremete contra los gobiernos que considera están llevando a las naciones a una catástrofe económica.

“Venezuela es el caso más dramático de las políticas populistas”, aseguró el premio Nobel.

El texto está escrito por dieciséis personalidades latinoamericanas y fue coordinado por su hijo Aálvaro Vargas Llosa.

El populismo, según el Nobel de Literatura, lleva a cabo “políticas que sacrifican el futuro en nombre de un presente efímero” y citó a Venezuela como un país rico que se muere de hambre por “la insensata política económica” de sus gobernantes, haciendo alusión al mandatario chavista, Nicolás Maduro.

El también presidente de la Fundación Internacional para la Libertad, afirmó que el populismo es “la enfermedad de la democracia”.

“El populismo no sólo arruina económicamente a los países, luego de un breve periodo en el que las políticas demagógicas seducen al grueso de una población con una apariencia de bonanza; también desnaturalizan la democracia y las políticas genuinamente liberales”, agregó el ganador del Nobel.

Respecto al país latinoamericano, la periodista cubana Yoani Sánchez lamentó la responsabilidad de Cuba, que ha “intentado replicar en Venezuela” las políticas del régimen castrista.

No obstante, la bloguera reconoció que en Venezuela existen estructuras civiles que han permitido las protestas de los últimos dos meses, y que en Cuba no, por lo que aunque Venezuela “le duele”, tiene esperanza.

Por su parte, el escritor chileno Roberto Ampuero, uno de los coautores del libro, se preguntó cuánto tiempo necesitan Cuba y Venezuela para volver a “encontrarse” en términos políticos y sociales y volver a ponerse en marcha en términos económicos.

Tanto Mario Vargas Llosa como el escritor cubano Carlos Alberto Montaner destacaron la corrupción como uno de los factores que puede favorecer el populismo, un fenómeno que tiene “vigencia universal”.

A la hora de combatirlo, Vargas Llosa destacó la importancia de “un periodismo independiente y libre” como la mejor “defensa” que tienen los ciudadanos cuando quieren atajar ese populismo.

Puso como ejemplo el papel que en estos momentos están teniendo en Estados Unidos medios como el New York Times, el Washington Post o la CNN, denunciando lo que ellos consideran excesos y demagogia del gobierno del presidente Donald Trump.

Según Álvaro Vargas Llosa, “El estallido del Populismo” quiere ser un aldabonazo en la conciencia para alertar del “inmenso peligro” que supone esta doctrina política, que se extiende tanto entre los partidos de izquierdas como de derechas.

La obra está dividida en tres bloques, uno dedicado a América Latina, otro a Estados Unidos y la llegada al gobierno de Donald Trump y una tercera parte a Europa, donde recoge los fenómenos populistas tanto del norte del continente como en los países mediterráneos.

El libro, que se acaba de publicar en España, se presentará en América Latina en julio y agosto.

El caso Trump

Álvaro Vargas Llosa

Para entender mejor los resortes que mueven el populismo estadounidense hoy, conviene, además de señalar factores de atracción obvios como el impacto espectacular que tiene este showman con gran sentido del efecto televisivo en la gente y de la incorrección política, echar un vistazo a la coalición social que hizo posible el triunfo del empresario inmobiliario. Es cierto, como se ha dicho hasta el cansancio, que los votantes blancos con escasa educación formal, afectados de manera directa o indirecta por el declive de ciertas industrias de la vieja economía, temerosos de la globalización y la inmigración, fueron determinantes en el resultado. Pero ese núcleo duro no habría bastado. También hubo, entre los 63 millones de personas que optaron por aquella candidatura, votantes blancos con estudios universitarios y mejor nivel económico, así como votantes de las llamadas minorías, léase negros e hispanos, especialmente en el Medio Oeste del país.

Fragmento del libro el estallido del populismo (2017)
Fuente: La Razón/Redacción
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s