Gasto en burocracia cae 3%, pero duplica el de inversión

Se destinan a salarios, remuneraciones y viáticos $257,564 millones en el I Trim

El gasto que se destina a la burocracia como salarios, remuneraciones, comunicación social, viáticos, transporte y telefonía cayó 3% durante el primer trimestre del año,tendencia que ha mantenido durante los tres últimos años, con reducciones de 2% en el 2015 y 3.3% en el 2016.

Pero aún con estas reducciones, duplica el gasto en inversión física, la cual ayuda a mejorar la obra pública o construir nueva infraestructura.

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el rubro de servicios personales —como se cataloga el gasto en burocracia— fue por 257,564 millones de pesos, mientras que el gasto en inversión fue por 137,476 millones de pesos, es decir, el primero es 1.9 veces mayor al gasto en inversión.

En el primer trimestre, el rubro de servicios personales absorbió 37% del gasto corriente. En tanto el gasto en inversión, que registró una reducción anual de 21.7% en términos reales, sólo absorbió 20% del gasto corriente.

En diversas ocasiones, expertos han comentado que el gasto en servicios personales es excesivo, pues los trabajadores del sector público gozan de beneficios con los cuales, la mayoría de los trabajadores mexicanos no cuentan. Además, los beneficios se pagan con los recursos que se obtienen del pago de impuestos.

“Si se comparara la estructura del gobierno con una empresa privada, en cuanto a las prestaciones y beneficios que brindan, ya hubiera quebrado (…) En cualquier empresa hay límites sobre lo que se puede gastar en comidas, transporte, celulares u otras cosas, pero lo que vemos en el gobierno es que usualmente no hay límites o si hay, se rebasan sin ningún problema”, expuso en su momento, Vidal Romero, jefe del Departamento Académico de Ciencia Política del Instituto Tecnológico Autónomo de México.

Para hacer una mayor dimensión del gasto en servicios personales, al compararlos con la recaudación tributaria del primer trimestre del año, se nota que absorben 35%, mientras que el gasto en inversión apenas absorbe 19 por ciento.

Reducciones son menores a 3.5%

De acuerdo a la clasificación del gasto en servicios personales del sector público, en el primer trimestre del año, en el rubro de gobierno que, incluye los gastos en Legislación, Justicia, Coordinación de la Política de Gobierno, Relaciones Exteriores, Seguridad Nacional, entre otros, se destinaron 40,032 millones de pesos, 3.3%, menos respecto de un año atrás.

En tanto en el rubro de Desarrollo Social que se conforma de Salud, Educación, Vivienda, Protección Social y otros, el gasto fue por 174,873 millones de pesos, dicho monto representa 68% del gasto total que se destina a servicios personales y presentó una reducción de sólo 3.2%, respecto del año anterior.

En el rubro de Desarrollo Económico que involucra a transporte, minería, turismo y comunicaciones se observó un gasto de 42,658 millones de pesos, lo que significó una reducción de 1.7%, anual.

Presupuesto es mayor a 1 billón

Para este año, el rubro de servicios personales que también se encarga de pagar salarios y beneficios a doctoras, enfermeras, maestros, policías y funcionarios públicos, será por 1 billón 163,897 millones de pesos, un incremento de 0.2%, respecto del 2016, según lo indica el Portal de Transparencia Presupuestaria de la SHCP.

Para las dependencias del gobierno como la Secretaría de Hacienda, Economía y Comunicaciones y Transportes, se tiene previsto un gasto por 314,753 millones de pesos, 1.3% más respecto del 2016.

Para los ramos autónomos, donde se encuentran organismos como el Poder Judicial, Legislativo o el Instituto Nacional Electoral se tiene contemplado un gasto en servicios personales 4% mayor respecto del año anterior.

Para el Instituto Mexicano del Seguro Social se tiene un presupuesto para servicios personales de 176,492 millones de pesos, que implica un alza de 4%, frente al del 2016.

Para el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado se contempla, un incremento de 9%, respecto del 2016.

Fuente: El Economista/Elizabeth Albarrán

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s