Presupuesto de Trump, con recortes y menos apoyos para México y AL

La primera propuesta presupuestaria de Donald Trump, incluye recortes de 3.6 billones de dólares en 10 años a los programas de asistencia social y cobertura médica para los ciudadanos de menos recursos, con lo que prevé eliminar el déficit en una década.

La primera propuesta presupuestaria de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, incluye recortes de 3.6 billones de dólares en 10 años a los programas de asistencia social y cobertura médica para los ciudadanos de menos recursos, con lo que prevé eliminar el déficit en una década.

El gobierno informó que pedirá a los republicanos, que controlan el Congreso estadounidense —y mueven los hilos del gasto federal— que autoricen la delicada reducción de costos para la primera ley de presupuesto del mandato de Trump.

El plan para el año fiscal del 2018 —titulado “Nuevos cimientos para la grandeza de Estados Unidos”, promete eliminar el déficit a lo largo de una década que se prevé cierre este año en 3.1% del Producto Interno Bruto (PIB); no obstante promete aumentos de gasto en las partidas de Defensa y Seguridad Fronteriza.

De hecho, el Pentágono obtendría un alza de presupuesto y habría un desembolso de 1,600 millones de dólares para empezar a construir un muro en la frontera con México, una promesa clave de la campaña de Trump para llegar a la Presidencia el año pasado.

Reduce la ayuda a México

El proyecto también incluye un recorte a la ayuda exterior a América Latina (AL), con reducciones a la asistencia proporcionada a todos los países del continente, un cambio que podría notarse especialmente en México y Centroamérica.

El presupuesto concede 37,600 millones de dólares al Departamento de Estado, de los cuales 1,093 millones van a parar a las operaciones en el continente americano y el Caribe, un descenso de 614 millones respecto al año fiscal anterior.

El desglose de ese presupuesto contempla recortes en la ayuda a México, que recibiría 87.7 millones de dólares, desde los 127 millones que se estiman para el cierre de este año fiscal, lo que significaría una reducción de 37 por ciento.

Guatemala recibiría 80.7 millones de dólares, Honduras 67.8 millones, y El Salvador 46.3 millones, cantidades a las que deben sumarse los fondos dedicados a programas de drogas, seguridad o democracia en el continente.

Entre los principales afectados por el plan de Trump se encuentra el programa Medicaid, que ofrece cobertura sanitaria a los ciudadanos de menores ingresos y que verá reducidos sus fondos en 610,000 millones de dólares.

“Ya no vamos a medir la compasión por el número de programas de asistencia social y el volumen gastado en esos programas. Necesitamos a todo el mundo empujando en la misma dirección”, afirmó Mick Mulvaney, director de la Oficina de Gestión de Presupuesto de la Casa Blanca, en una conferencia de prensa.

Mulvaney insistió en que, a través de la agenda de recorte de impuestos, desregulación y reducción del peso del gobierno federal, se logrará alcanzar un crecimiento medio sostenible a lo largo de la próxima década, de 3% anual, algo que no se ve desde el 2005.

“La fea verdad es ésta: jamás se podrá equilibrar el presupuesto con el crecimiento actual de 1.9 por ciento. Eso no va a pasar”, agregó Mulvaney.

Asimismo, el presupuesto planteado reducirá en casi 200,000 millones de dólares el financiamiento del programa de alimentos para familias de bajos recursos conocido como SNAP, del que se beneficiaron 44 millones de personas en el 2016, y otorgaría más competencia a los estados para que definan las exigencias de un mínimo de horas trabajadas de sus beneficiarios.

Trump ha criticado el desmesurado incremento de programas sociales impulsados por su predecesor, Barack Obama, durante la crisis financiera del 2008 y el 2009, puesto que, a su juicio, no incentiva la vuelta al mercado laboral de muchos beneficiados y contribuye al desequilibrio fiscal.

En su actual forma es poco probable que la propuesta sea aprobada por los legisladores, ya que éstos elaboraron su propio proyecto de recorte en gastos e impuestos, pero el documento es significativo porque establece las prioridades presupuestarias del presidente republicano y fija objetivos en las discusiones con el Congreso.

Simplemente ridículo: 
Larry Summers

La Oficina de Presupuesto del Congreso calcula que reducir el presupuesto al Medicaid interrumpirá la atención a 10 millones de personas y varios republicanos han expresado su preocupación.

El presupuesto les daría a los estados cierta flexibilidad para imponer requerimientos de trabajo a los beneficiarios de programas contra la pobreza. Por ejemplo, los estados podrían tornar más severas las normas del Medicaid para los estadounidenses no discapacitados y sin hijos.

“Todo el presupuesto de Trump se basa en una estimación irreal de crecimiento y que ya ha sido rechazada por economistas influyentes”, advirtió el senador demócrata, Mark Warner.

Larry Summers, exsecretario del Tesoro y asesor de Barack Obama, calificó de “simplemente ridículo” el modelo presupuestal de la Casa Blanca.

“La administración de Trump no ha hecho un solo pronunciamiento económico que se ajuste a estándares mínimos de competencia y honestidad”, dijo Summers en una columna en el diario The Washington Post.

Fuente: El Economista/Agencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s