Comercio al por menor pierde dinamismo en 19 entidades del país

Entre los estados que sufrieron una mayor desaceleración, las mayores brechas se mostraron en Durango, Chiapas, Querétaro, Nuevo León y Guanajuato.

Durante el primer trimestre de este año, los ingresos por suministro de bienes y servicios del comercio al por menor, uno de los principales indicadores del consumo privado, desaceleraron en la mayoría de las entidades del país.

Así, en comparación con la variación de igual periodo del 2016, esta variable de las actividades terciarias registró pérdida de dinamismo en 19 estados, además de que en siete exhibieron caídas con previo aumento, lo que se vio reflejado en una menor tasa de crecimiento —de 4.9%— a nivel nacional en los primeros tres meses del 2017.

Esta variación significó una disminución anual de 2.1 puntos porcentuales; asimismo, sólo en seis entidades se presentó una aceleración en el comercio minorista, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Con respecto a la desaceleración, Kristobal Meléndez, investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), señaló tres factores importantes que incidieron en esta dinámica:

“El gasolinazo (que) afecta el precio de los productos, y a mayor precio los ciudadanos tienden a demandar menor cantidad. Segundo, el tipo de cambio, hay un consumo minorista de productos tecnológicos o productos que tienen algún componente que viene del exterior, entonces, dado que ha habido una depreciación del peso (…) los precios también incrementan y hay menor venta de productos. Tercero, la subida de las tasas de interés, muchos consumidores utilizan tarjetas de crédito o utilizan algún medio con el cual pueden hacer compras a plazos, por lo que a mayor tasa de interés les sale más caro”.

Sergio Hernández Trejo, subdirector de Análisis Macroeconómico del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), mencionó también al incremento de cotizaciones de los combustibles y la depreciación de la moneda local frente al dólar como factores que impactaron en los niveles de inflación y, por consiguiente, en el consumo.

Agregó que también “se sigue viendo la precarización del mercado laboral, si bien es cierto que se han generado más puestos de trabajo, la mayoría se están contratando con ingresos más bajos (…) eso también hace que el consumo de las familias no sea tan fuerte”

Alentan el paso

Entre las entidades que sufrieron una mayor desaceleración en el primer trimestre del 2017, las mayores brechas se mostraron en Durango, que pasó de 42.0% en el lapso de referencia del 2016 a 7.2% este año; Chiapas, de 40.6 a 12.5%; Querétaro, de 26.6 a 7.6%; Nuevo León, de 19.6 a 3.0%, y Guanajuato, de 25.7 a 10.2 por ciento.

Hernández Trejo precisó que “Durango también tiene un problema de inseguridad (…) pero aquí sí fue más el efecto del tipo de cambio y el efecto del incremento de los combustibles; en esta zona se puede tener un consumo mayor de productos importados”.

Kristobal Meléndez dijo que Querétaro “es una entidad estratégica, entonces normalmente se dedican más a la distribución de productos (…) a través del gasolinazo, estos productos se están colocando más caro en otras entidades”.

Decrecen

Luego de reflejar un crecimiento anual del comercio minorista durante los primeros tres meses del 2016, en igual periodo de este año siete entidades ostentaron tasas negativas: Hidalgo, de 45.8 a -4.2%; Michoacán, de 33.1 a -5.6%; Guerrero, 28.9 a -4.2%; Campeche, de 14.6 a –11.6%; Veracruz, de 15.0 a -7.5%; Yucatán, de 12.8 a -2.0%, y Tabasco, de 5.8 a -7.3 por ciento.

Raymundo Tenorio, director de la carrera de Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey, expuso que en Michoacán y Guerrero “es un hecho que la inseguridad, derivada del cobro de piso, de todas estas prácticas de la delincuencia, han desalentado al comercio al por menor y ha llevado a cierres de establecimientos, no sólo cierres totales sino también cierres parciales”.

Aceleran

Por otra parte, las entidades que mantuvieron dinamismo en el lapso de referencia en el comercio minorista, fueron Colima, Morelos, Baja California Sur, Sinaloa, Coahuila y Sonora.

El investigador del CIEP, sobre Colima y Morelos, refirió que “son estados que habían tenido una disminución en los volúmenes de venta por los niveles de violencia (…) y cuando se está normalizando la situación en estos estados, se ve un ligero incremento en sus niveles de ventas”.

Destacó que Baja California Sur “está teniendo un buen desempeño económico, le está yendo bien a sus industrias (…) el estado está teniendo una cierta expansión (…) se distribuyen más recursos para ir a consumir y eso puede dar un incremento en las ventas”.

El especialista del Tecnológico de Monterrey señaló que en Quintana Roo, es “por el comercio al por menor que abastece al turismo, y además porque las autoridades también han formalizado una cantidad importante de establecimientos; en Morelos ha habido también formalización de algunos, como son tiendas de abarrotes, estéticas, tiendas de regalos, entre otros”.

Mientras el subdirector de Análisis Macroeconómico del CEESP, sostuvo que el crecimiento del consumo interno, en materia de ventas al menudeo, se moderará conforme avance el año, “porque todavía no tenemos un efecto completo del impacto de los precios de combustibles mientras sigan ajustando; y todavía la volatilidad del tipo de cambio”.

Advirtió que, derivado de lo anterior, los niveles de inflación podrían llegar a ser más altos, “ésta es la preocupación para el mercado interno en los próximos meses”.

Colima a la cabeza

Al considerar los incrementos anuales del primer trimestre de este año en el comercio al por menor, las mayores tasas se observaron en Colima (27.3%), Baja California Sur (20.8%), Sinaloa (15.9%), Quintana Roo (14.6%) y Morelos (13.9 por ciento).

De los siete estados con disminuciones, las más pronunciadas se dieron en Campeche, Veracruz y Tabasco.

Raymundo Tenorio comentó que en los estados del Golfo “han caído los servicios por el fuerte descenso en el consumo, derivado de la contracción en la ocupación petrolera”.

Fuente: El Economista/Melania Atayde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s