Rauschenberg, el pintor que llevó el arte a la Luna

El Moma expone una retrospectiva de seis décadas de trabajo; a lo largo de 250 obras destaca la voluntad de diálogo y la búsqueda del creador

En 1949 el mundo del arte cambió. Ése fue el año en el que Robert Rauschenberg, un nativo de Texas, se mudó a Nueva York después de haber sido recluta en la Marina y estudiado arte en París, el Instituto de Arte de Kansas City y el prestigiado Black Mountain College, en Carolina del Norte.

Pero es hasta ahora que el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) reúne 250 pinturas, esculturas, instalaciones, dibujos, impresiones, fotografías, videos y grabaciones de audio del artista, que irrumpió en la escena del arte pop con otros creadores como Andy Warhol, Merce Cunningham, Sire Dienes, Jasper Johns, Wilhelm De Kooning, CyTwombly, Susan Weil y muchos más.

La exhibición Rauschenberg entre amigos, que albergará el museo hasta septiembre, destaca el periodo colaborativo del artista con otros colegas, que va desde principios de los cincuenta hasta el final de sus días, cuando innovó con disciplinas como la pintura y el performance.

En el recorrido a lo largo de seis décadas de arte, el MoMA, que en 1965 expuso por primera vez las 35 láminas que elaboró Rauschenberg para ilustrar el Infierno de Dante, destaca el papel del artista como un pionero en la interdisciplinariedad, pues fue de los primeros en elaborar obras en conjunto con pintores, músicos, escritores y bailarines.

“Él inventó nuevos modos interdisciplinarios de prácticas artísticas que ayudaron a marcar el rumbo del arte de nuestros días. La ética que pernea en el trabajo de Rauschenberg, su apertura, compromiso con el diálogo, colaboración y curiosidad global, lo hacen, más que nunca, un referente para nuestros tiempos tan problemáticos”, indicó el museo en un comunicado.

En la muestra destacan los trabajos que Robert Rauschenberg hizo con el compositor John Cage, por ejemplo, con quien elaboró una impresión de la llanta trasera de su Ford Modelo A, que el músico condujo sobre 20 hojas para máquina de escribir pegadas.

Otra de las obras es un conjunto de circuitos fabricados en nitruro de tantalio y que presuntamente también están en la Luna, inaugurando el primer museo en el satélite de la Tierra.

Creada en plena carrera espacial y durante la Guerra Fría, Rauschenberg convocó a un grupo de artistas y de ingenieros a fabricar circuitos para colocarlos en la cápsula Apolo 12, la primera en descender en la Luna.

Rauschenberg, Claes Oldenburg, David Novros, Andy Warhol, John Chamberlain y John Meyers diseñaron dibujos que científicos de los laboratorios Bell convirtieron en chips de iridio, que se usaban en los circuitos telefónicos.

Cuando la NASA ignoró la solicitud de Myers para enviar estos circuitos a la Luna, el científico de los laboratorios Bell, Fred Waldhauer, pidió trabajo en Grumman Aircraft Engineering, la compañía que fabricó la cápsula lunar, y en una misión encubierta al estilo de James Bond, Waldhauer colocó una copia del chip en una de las patas del tren de aterrizaje del Apolo 12.

En la retrospectiva también colabora el documentalista y artista Charles Atlas, quien estuvo encargado de diseñar la exhibición para subrayar el trabajo de Rauschenberg en la danza y el performance.

La muestra, según el MoMA, está estructurada como una monografía abierta en la que se trazan las colaboraciones y el intercambio de ideas que privilegió el artista texano en todas sus creaciones a lo largo de su vida.

Fuente: La Razón/Redacción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s