Bloqueador, bronceador, protector y crema, ¿cuál es la diferencia?

Al usar un producto hay que tomar en cuenta tipo y edad de la piel

La necesidad de cuidarse del sol es fundamental, especialmente cuando hay contaminación ambiental, cuando se hacen actividades al aire libre, y cuando intencionalmente se va uno a asolear en playas y piscinas y sobre todo ahora que se han incrementado mucho las enfermedades de la piel.

Sin embargo, muchas personas no saben cómo hacerlo de forma que protejan su piel, de quemaduras, efectos de los rayos solares o de una deshidratación, cáncer de piel y otros daños como la aparición de manchas.

Para ello hay que tomar en cuenta varios factores como el tipo de piel, si es muy blanca o morena, también cuál es su estado, si es seca, grasosa, hipersensible o tiene manchas o si es poco sensible (raramente se enrojece), sensible (ocasionalmente se enrojece), muy sensible (frecuentemente se enrojece o extremadamente sensible (siempre se enrojece).

La edad de la persona y por lo mismo de la piel también es muy importante, si se es niño, adolescente, adulto  o persona mayor. Pero hay otro factor importante también, y es el lugar en donde se dará la exposición al sol, si es ciudad, playa o alberca y el tiempo y hora de exposición ya que entre las 11 y 16 horas es más dañina.

Por si fuera poco, cada persona es diferente y su piel puede experimentar una reacción ante los compuestos de ciertos productos, si son bloqueador solar químico o bloqueador solar natural; en spray, crema o gel.

Antes de exponerse al sol, hay que elegir el producto adecuado para proteger la piel.

Usar una crema después del baño, hidratante y extenderla por todo el cuerpo.

El bloqueador o protector solar  es una loción, gel, spray u otro tópico que evita o disminuye las quemaduras debidas a la exposición al sol, este producto no deja pasar la radiación solar, sino que refleja los rayos UVA, los que provocan un bronceado inmediato de corta duración, pero también penetran a las capas más profundas de tu piel originando radicales libres, que son los encargados de acelerar el proceso de envejecimiento y hasta provocar cáncer.

Es recomendado especialmente para niños mayores de seis meses y para pieles finas, sensibles y con manchas. Es un gran aliado para quienes buscan proteger su piel al máximo y obtener un bronceado mínimo. El bloqueador solar te ayuda a reflejar los rayos UVA,

Cada bloqueador solar es diferente por lo que ofrecen varios grados de “Factor de Protección Solar” (FPS o SPF por sus siglas en inglés), los cuales indican que el tiempo que tu piel puede estar expuesta al sol sin sufrir daños. Sin embargo, ningún producto puede proteger tu piel al cien por ciento de la radiación UV. Así según la tabla de rangos de protección se da que el SPF 15 protege un 93%; SPF 30 un 97%; SPF 50 un 98% y el SPF 100 un 99.20%

Un bloqueador solar con FPS 30 o mayor es considerados de alto espectro, ya que protegen contra los rayos UVA y UVB.

En promedio, una piel normal puede estar expuesta al sol durante 20 minutos, sin que corra peligro por la radiación, pero se recomienda que se aplique una capa uniforme 30 minutos antes de la exposición en todo el cuerpo, incluyendo orejas, manos o calvicie en caso de tenerla.

El Filtro solar es un producto elaborado a partir de diferentes fórmulas químicas, que sirven para la absorción de la radiación ultravioleta. Suelen reducir la cantidad de rayos ultravioleta que penetran en nuestra piel.

El bronceador es un producto que colorea artificialmente la piel dando un color tostado. Su efecto es de poca duración y no siempre protege la piel. Están diseñados para mantener huectada la piel, ayudándola a que obtenga un color uniforme y más oscuro, el cual se obtiene, principalmente, gracias a los rayos UVB. Sin embargo, no significa que estos sean benignos pues, a pesar de penetrar menos en la piel en comparación con los UVA y de ayudar a la síntesis de vitamina D, estos rayos puede filtrarse fácilmente a través de la ropa y las gafas.

De igual forma, pueden afectar el sistema inmune, dañar la córnea del ojo y provocar quemaduras severas en la piel que derivan en dolor, ardor y ámpulas. Asimismo, los rayos UVA y UVB, en conjunto, son la principal causa de melanomas, es decir, lunares irregulares y anormales que son indicio de padecer el tipo más serio de cáncer en la piel.

A pesar de esto, la mayoría de los bronceadores contienen extractos vegetales ricos en carotenos, humectantes y vitaminas que ayudan a mantener la piel hidratada para facilitar la intensificación del tono de tu piel.

Consulta siempre un dermatólogo para conocer tu tipo de piel y cómo conocer cuál es la mejor protección sobre todo para los niños, adolescentes  y mayores y no olvides, protegerte durante las horas de mayor actividad solar, usa gafas ya que los ojos también se dañan con los rayos solares y usa sombreros para cubrir tu cara.

Fuente: La Crónica/Bertha Sola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s