Ante bajas pensiones, el 60% quiere negocio propio en vejez

La seguridad social es la principal aspiración de los empleados informales; para los formales la flexibilidad de horarios es lo que más les interesa del trabajo “subterráneo”

Si bien el retiro para un trabajador es considerado como una etapa de descanso, más del 60 por ciento de los trabajadores formales e informales tienen como expectativa seguir laborando en un negocio propio, pues consideran que los ahorros para el retiro no alcanzarán para solventar sus necesidades económicas.

De acuerdo con los resultados de la sexta Encuesta Anual de Ahorro y Futuro: Trabajadores Formales e Informales, de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore), el 43 por ciento de los formales (aquellos trabajadores que cuentan con prestaciones sociales, contrato, seguridad social) planea retirarse cuando alcance la edad de 65 años y trabajar en algún negocio propio, sólo el 20 por ciento espera vivir de su pensión y un 18 por ciento declaró no pensar en retirarse y continuar laborando.

Para el caso de los informales (empleados por cuenta propia, sin seguridad ni prestaciones sociales) un 35 por ciento planea poner un negocio y continuar laborando, mientras que un 35 por ciento no piensa retirarse sino seguir trabajando.

En tanto, el 13 por ciento de los empleados no ha pensando en el retiro y un ocho por ciento piensa dejar de trabajar y vivir de la pensión o los ahorros.

Resalta que para ambos casos se mencionó la opción de “esperar que los hijos o familia lo ayuden en sus gastos”, con un nivel de respuestas de entre uno y tres por ciento.

Por otro lado, si bien la mayoría de los trabajadores formales, un 84 por ciento, piensa que contará con su Afore o pensión durante la etapa de adulto mayor, el 67 por ciento opinó que estos recursos “no serán suficientes para conservar su nivel de vida actual”.

Para el caso de los trabajadores informales, un 35 por ciento mencionó que tendrá una pensión, pero el 73 por ciento coincidió con que los recursos no serán una solución para conservar su actual nivel de vida.

“Para contar con los recursos que les permita cubrir sus necesidades, el 87 por ciento de formales y 79 por ciento de informales dicen que sí piensan hacer algo para atender esta necesidad. En ambos casos, emprender un negocio propio es el plan en el que coinciden”, dijo el presidente de la Amafore, Carlos Noriega.

Otros rubros que evidenció la encuesta, es que la seguridad social y las pensiones son los aspectos valorados entre trabajadores formales e informales, pues la mayoría de este último grupo está dispuesto a sacrificar ingreso para obtener un empleo formal.

“La formalidad sí es una aspiración para la mayoría de los trabajadores en México, pues 75 por ciento de quienes se encuentran en la informalidad dice estar dispuesto a cambiarse a un empleo con seguridad social o prestaciones, y menos de la mitad (45 por ciento) de quienes ya la tienen, renunciaría a ellas para trabajar por su cuenta”, señaló Noriega.

Asimismo, se reveló que quienes llegan al empleo informal es porque perdieron su anterior trabajo, quebró el negocio o decidió volverse independiente, a diferencia de la hipótesis que apuntaba a que estos trabajadores optaban por la informalidad a fin de no pagar impuestos.

Fuent; La Razón/ Lindsay H. Esquivel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s