Medicina tradicional, en la más “grave crisis”

Ciudad de México. El sector de la medicina tradicional en México padece “la más grave crisis en su historia” debido a que en los últimos cinco años ha registrado la pérdida de 30 mil empleos como consecuencia de la prohibición de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para que utilice 432 medicinas tradicionales, lo que ha derivado en diversos decomisos y multas contra los negocios, en su mayoría familiares, que conforman la organización, aseguró Emmanuel Zúñiga, presidente de la Federación Nacional de la Industria de Herbolaria y Medicina Alternativa, Tradicional y Naturista (FNIHMATN).

Refirió que desde 2012 la misma Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) advirtió sobre el riesgo de la pérdida de puestos de trabajo e incluso solicitó a la Cofepris evaluara la lista de plantas prohibidas y se presentaran evidencias para justificar su prohibición. Tal demanda la ha presentado reiteradamente la FNIHMATN desde que nació hace casi tres años, sin que hasta el momento haya obtenido alguna respuesta de la Cofepris ni ésta de a conocer las bases científicas, documentos de toxicología y las estadísticas de los supuestos efectos nocivos de estas plantas, muchas de las cuales han sido utilizadas por la sabiduría popular durante siglos para el cuidado de la salud de los mexicanos, indicó Zúñiga.

“Parece ser que el destino nos ha alcanzado y que la advertencia efectuada entonces por la Coparmex se ha hecho realidad”, dijo. Explicó que la regulación de la Cofepris prohíbe la comercialización de 432 hierbas que son usadas en tés, infusiones, pomadas, suplementos alimenticios y productos herbolarios como jarabes, tés, entre otros productos de la medicina tradicional, pero en cambio sí pueden ser utilizadas en la elaboración de medicamentos por las grandes empresas farmacéuticas y laboratorios.

“Desgraciadamente la Ley de Salud no está tomando en cuenta ni el alto costo de los medicamentos alópatas ni el hecho de que la medicina herbolaria tiene una tradición de siglos y que en la actualidad es utilizada por 80 por ciento de la población, entre otras cosas por los altos costos de la medicina alópata. Con esa prohibición, la población pierde el acceso a una opción de salud”, señaló la organización.

El sector herbolario en México está conformado por agricultores, recolectores, productores, comerciantes de tratamientos herbolarios y terapeutas, genera miles de empleos y una derrama económica calculada en 600 millones de pesos por año, de los cuales sólo 250 millones corresponden a la recolección de las plantas medicinales. Sin embargo, por los decomisos de productos y los cierres de comercios por parte de la Cofepris, se han registrado pérdidas por 250 millones de pesos en los últimos tres años.

La FNIHMTN insistió en que debe contarse con “una regulación realista y humanitaria” acorde a las posibilidades del sector conformado por micro y pequeñas empresas, generalmente familiares, y que además desligue a la tradicional medicina herbolaria de los llamados “productos milagro”.

“El sector herbolario padece su más grave crisis a causa de la extensa e inexplicable prohibición de una gran variedad de plantas; de las multas y decomisos injustificados de los que está siendo objeto, y de la inadecuada regulación sanitaria, fruto del desconocimiento del sector herbolario. Las autoridades sanitarias no sólo confunden, por citar un ejemplo, el Árnica Montana que no se comercia en México, con el Árnica Mexicana carente de toxicidad alguna pero que de todas formas está siendo decomisada, sino que también confunde productos herbolarios con productos milagro y pretende además las mismas exigencias para los grandes laboratorios farmacéuticos que para los pequeños laboratorios que producen tratamientos herbolarios”, puntualizó Zúñiga.

Aseveró que en los últimos cinco años las autoridades han decomisado a nivel nacional más de 240 toneladas de productos herbolarios (equivalentes a 5 millones de piezas) por un valor de 250 millones de pesos en conjunto. La suma es considerable para el sector que está conformado por micro y pequeñas empresas, muchas de ellas familiares pero con la capacidad de generar hasta 15 empleos por cada producto.

El propósito de la FNIHMATN es lograr el reconocimiento legal de la medicina herbolaria y alternativa bajo una regulación justa que permita el desarrollo de este sector, que representa una alternativa real de salud. La federación, dijo, agrupa a “campesinos que siembran y recolectan plantas medicinales, así como a los productores de remedios, tratamientos y suplementos alimenticios con ellas elaborados, a los locales que los comercializan y a los terapeutas que los usan y recomiendan. Su objetivo es defender, preservar y difundir la medicina tradicional indígena herbolaria, así como las medicinas naturistas y alternativas que de ella se desprenden o que de alguna forma hacen uso de las hierbas y plantas cosechadas por los campesinos mexicanos”.

Fuente: La Jornada/Susana González G.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s