Vasconcelos controlaba la educación; hoy hay que montarse en la revolución digital

José Ramón López Portillo, coordinador del Centro de Estudios Mexicanos en la Universidad de Oxford, y Sergio Alcocer Martínez, presidente del Colegio de Ingenieros, participaron en el foro de la Cepal sobre Inteligencia artificial

Si nuestra región no logra montarse en el último tren de cambios  y oportunidades, caracterizada por la revolución digital, probablemente ésta nos arrollará, advirtió José Ramón López Portillo, profesor fundador y coordinador del Centro de Estudios Mexicanos en la Universidad de Oxford.

Al participar en el panel sobre Inteligencia artificial, como parte del Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible, de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal), López Portillo dijo que el desempeño y poder transformador de las tecnologías de la información, la robótica, la biotecnología, la nanotecnología han seguido un curso exponencial en muy buena parte auspiciados por el Estado.

Han sido los gobiernos de países desarrollados, dijo, los que han impulsado esta tecnología.

“Lamentablemente, en la mayoría de los países, no existen instituciones que le den seguimiento, analicen y guíen estos cambios; no se sabe cuál será el impacto socioeconómico, comercial, político, medioambiental, ético y religioso.

“Para avanzar es necesario aceptar la dimensión de nuestra ignorancia y la insuficiencia de nuestra preparación”, enfatizó.

Éste, dijo López Portillo, es el primer paso para responder a los retos que van desde el desempleo masivo, hasta la creación de una superinteligencia artificial; igualmente es la base para aprovechar las oportunidades que ofrecen estas tecnologías, que cubren desde la superación de los azotes históricos de la humanidad hasta una economía de la abundancia.

Aprovechar estos esfuerzos, añadió, demandan una transformación radical de la educación y fortalecer la relación entre las instituciones de educación superior, la empresa privada y el gobierno.

Tras señalar que no son los inmigrantes latinoamericanos y los mexicanos los que desplazan a los trabajadores de la clase media blanca norteamericana, sino sus propios esfuerzos abrumadores de automatización y de globalización, el investigador dijo que hay que admitir que tarde o temprano la automatización y la nueva globalización alcanzará a todos los países, acarreando transformaciones socioeconómicas profundas.

“Sin estudios sobre las consecuencias y sin un marco institucional regulatorio y de políticas apropiado, el fomento de las tecnologías digitales podría acelerar precisamente las consecuencias del cambio tecnológico que queremos evitar”, sentenció López Portillo.

Al participar en panel, Sergio Alcocer Martínez, presidente del Colegio de Ingenieros y presidente del centro México Exponencial, señaló que no hay fronteras claras de la tecnología, lo cual es relevante cuando se habla de regulación, ya que la regulación no debe ser una camisa de fuerza para la innovación.

“Las tecnologías exponenciales lo importante es que mejoren la calidad de vida de nuestra población a través de la innovación, y que esta innovación sea sustentada en tecnologías exponenciales. Esto hace que las tecnologías exponenciales no sean un fin en sí mismo, sino sean herramientas a partir de las cuales podamos generar soluciones innovadoras a los problemas que aquejan a nuestras sociedades”, dijo.

Añadió que es necesario que toda la población pueda desarrollar capacidades exponenciales de asimilación y aplicación de este tipo de tecnologías para poder aprovecharlas al máximo.

Hay retos, abundó, en el ámbito ético, de lo que va a representar el estímulo de las tecnologías exponenciales frente al desempleo, a una pérdida del humanismo, al racismo, a la seguridad y a los derechos.

“Y tenemos que reflexionar desde los centros de discusión, desde la academia, con la participación de los sectores público y privado para lograr una solución favorable, amén de los cambios en el ámbito legal y regulatorio, que implicarán la creación de reglas de soporte, de coordinación, pero que no inhiban a la innovación, que la estimulen, al tiempo que sean suficientemente amplios para dar espacio a que la regulación se pueda aplicar”, expresó.

Indicó que la robotización ha sido relevante en el desplazamiento  de la fuerza laboral en Estados Unidos, sobre todo en el área de manufactura en Estados Unidos, pero que no será una situación exclusiva de ese país, ya que seguirá avanzando el desarrollo de la  productividad a través de una incorporación de la  tecnología en el sector económico, pues es un asunto que llegó para quedarse, por lo que se debe pensar en cómo recuperar los empleos perdidos por la robotización.

Por ello, dijo, es necesario que los sistemas educativos de la región se modernicen y sean incluyentes.

“El ámbito de gobernanza educativa ha cambiado; las secretarías de educación pública de nuestros países ya no controlan el proceso educativo.

“Hace cien años en nuestro país el ministro (José) Vasconcelos era el dueño de los pizarrones, de los gises, de los maestros, de los camiones, de los alumnos y del contenido; ahora el ministro de educación pública de un Estado, de una secretaría de educación pública, es el dueño de su oficina, porque en realidad hay una plataforma abierta para poder estudiar, lo cual implica que los contenidos son abiertos, máxime de la evolución que ha tenido la política educativa de nuestros países”, expresó Alcocer Martínez.

Fuente. La Crónica/Blanca Estela Botello

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s