“Nuestra libertad es coartada; el crimen controla sectores de nuestra vida privada”: Juan Pablo Villalobos

59.jpg
La necesidad de escribir sobre la realidad mexicana pero vista como un inmigrante.

Burlarse de todo: de la corrupción en el mundo cultural, de las madres mexicanas que discriminan o de cómo el crimen organizado controla las vidas personales. Ésa fue la idea para que Juan Pablo Villalobos (Guadalajara, 1973) escribiera No voy a pedirle a nadie que me crea (Anagrama), obra ganadora del XXXIV Premio Herralde de Novela, distinción que en ediciones anteriores han ganado los mexicanos Sergio Pitol, Juan Villoro, Daniel Sada, Álvaro Enrigue y Guadalupe Nettel.

La obra narra la historia de Juan Pablo, un estudiante que parte de México a Barcelona acompañado de su novia, Valentina, a hacer un doctorado sobre los límites del humor en la literatura latinoamericana del siglo XX, sin embargo, su viaje es condicionado por El Licenciado, un contacto de un primo y miembro de un grupo criminal que irónicamente tiene una gran trayectoria académica: maestría y dominio del catalán.

—¿Por qué hablar del crimen organizado en niveles tan absurdos a tal grado de que Juan Pablo cambia por orden de El Licenciado su tema de tesis?

—La idea original, para empezar esta novela, era la de pensar en una organización criminal tan poderosa hasta límites ridículos, como que puedan extorsionarte para controlar cualquier aspecto de tu vida. En este caso, a nivel casi humorístico, pueden decidir que cambies el tema de tu tesis o pueden decidir que vuelvas con tu novia aunque tú ya no quieras, pueden decidir que tienes que seducir a alguien.

También su intención, añade, era reflexionar sobre lo que sucede en la sociedad mexicana: “de alguna manera estamos viendo coartada nuestra libertad, de vivir como nos gustaría, porque el crimen es el que controla sectores de nuestra vida privada”.

—En la novela hablas de discriminación, la corrupción española, del Opus Dei, ¿te interesaba enfatizar esos aspectos de España?

—Me interesaba puntualizar que hay un relato posible que conecta la criminalidad mexicana brutal que conocemos, sanguinaria y sórdida, con una criminalidad de cuello blanco y aséptica que sucede en Europa y que esos dos mundos son lo mismo. Curiosamente los personajes más sanguinarios en la novela, el Chucky y El Licenciado, tienen maestría, han estudiado en Estados Unidos, hablan idiomas. Entonces está la idea de que esos personajes tan bestiales sean perfectos, pero en el fondo son los peores.

Con humor, Juan Pablo Villalobos desarrolla cada capítulo de su novela, por ejemplo, describe detalles como los granos en la cara de Juan Pablo, que se le acentúan cada que el grupo criminal le da instrucciones o las cartas con quejas que escribe la mamá de Juan Pablo.

—¿Por qué te interesa hablar del humor?

—El humor está presente en todos mis libros y ahora quería escribir una novela donde, además de que hubiera un ejercicio del humor en la trama, hubiera la teoría del humor. Que se hablara del humor y de por qué nos reímos, incluso hay referencias teóricas (en la tesis de Juan Pablo) sobre estos aspectos y más que nada, la idea es usar el humor como herramienta no sólo para provocar al lector, sino para que el lector se reconozca.

“Cuando nos reímos es cuando vemos algo con lo que nos identificamos y ese fenómeno me parece interesante: cuando nos reímos de cosas que no deberíamos reírnos, cuando nos reímos de la violencia o de bromas misóginas, homofóbicas o humillantes. Ahí hay una risa problemática que me interesa explorar y que el lector se ponga frente a un espejo y piense por qué es que nos reímos de esas cosas”.

—Los libros no dejan de estar presentes en la novela, los protagonistas tienen aspiraciones literarias…

—Hay una burla del mundo literario, sobre las aspiraciones de Juan Pablo a escribir una novela, de Valentina a estudiar la literatura íntima, los diarios, las autobiografías. Como  me había propuesto burlarme de todo en esta novela, entre ese todo estaba la literatura, el mundo literario y cultural porque puede ser tan corrupto como cualquier otro.

“Demostrar que Juan Pablo, con aspiraciones a escritor, puede ser un personaje tan débil y pusilánime que se vuelve bastante patético y el hecho de que utilice mi nombre para ese personaje quiere decir que me río de mí mismo. Porque en esa burla debía empezar a reírme de mí era decir que nadie está a salvo y el que se lleva se aguanta”.

—La mamá de Juan Pablo es un personaje que aparece mediante cartas, ¿por qué?

—Las cartas de la madre son una exageración de la voz de la madre prototípica mexicana, llevada a la exageración máxima. Todas nuestras madres creo que alguna vez nos han dicho frases como: ‘ay, las cosas que he hecho por ti, pero tú no las reconoces’, ‘llámame cuando puedas’, pero como las madres mexicanas hablan en tercera persona, suenan más exageradas: ‘no te olvides de tu madre que te quiere’. En la novela las he utilizado de manera muy paródica e inverosímil.

“Me interesaba señalar lo grotesco de ese personaje: su clasismo y racismo…adjetivos puestos en una mexicana, es decir, no sólo estoy señalando el racismo que pudiera sufrir Valentina cuando está en Barcelona, que es el racismo por su color de su piel y sus rasgos. En el caso de la madre, es un racismo basado en la clase social, porque ella le dice a Juan Pablo: ‘la pobre de tu novia que bajó del cerro de Veracruz’, eso es un nivel de humillación brutal basado en el origen de las personas. Ese personaje es una caricatura de lo peor que hay en un nuestro país”.

Juan Pablo Villalobos señala que aunque lleva 13 años viviendo fuera del país, siente la necesidad de escribir sobre la realidad mexicana pero vista como un inmigrante, como un expatriado, porque de esa forma su escritura es “más honesta y coherente”.

Fuente: La Crónica/Reyna Paz Avendaño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s