CFE entra a negocio de gasolinas con el alquiler de sus almacenes

16.jpg

Programa inicia en BC y Sonora, donde arranca la liberalización de combustibles; deja de ser una empresa de electricidad para convertirse en una de energía, afirma

Por primera ocasión, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) participará de manera directa en el almacenamiento de combustibles, ya que al mejorar e incrementar sus gasoductos y el uso de energías limpias, liberará capacidad de sus almacenes para guardar gasolina, diésel o turbosina de los nuevos competidores privados.

El director general de la CFE, Jaime Hernández Martínez, indicó que este año empezará a liberar algunas de sus terminales que están ubicadas en el norte del país, y en los próximos 12 años dejará de ocupar una capacidad de almacenamiento de hasta 10.7 millones de barriles de combustibles líquidos.

Con la capacidad liberada, prácticamente se duplicaría el volumen actual de almacenamiento con el que cuenta México, dijo durante la presentación de su Proyecto de Infraestructura de Almacenamiento de Combustibles Líquidos.

Hernández Martínez detalló que a través de la filial CFEnergía iniciará un proyecto piloto en los estados de Baja California y Sonora, en los que adecuará seis de sus instalaciones que anteriormente usaba para guardar el combustóleo y diésel, que ocupaba en sus centrales de generación de electricidad.

Dijo que se eligieron estas dos entidades para lanzar el proyecto, porque tienen una importante actividad económica y también porque son las primeras del país en las que se liberalizaron los precios de la gasolina y el diesel, conforme a lo establecido por la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

En Baja California se eligieron tres terminales de almacenamiento, la de Rosarito, Ensenada y Mexicali, las cuales tienen una capacidad potencial de 574 mil barriles que se podría liberar en los próximos siete años. Ese volumen representa el consumo actual de gasolinas y diésel en el estado, por más de 10 días.

En el caso de la infraestructura en Sonora, se eligieron las terminales de Guay-mas, Puerto Libertad y Caborca, que suman una capacidad potencial de más de un millón de barriles, unos 20 días del consumo estatal de gasolina y diésel.

La primera etapa del proyecto consiste en una asociación de CFE con privados, para adecuar estas instalaciones, y después ofrecerá la capacidad de almacenamiento a través de licitaciones en temporadas abiertas.

La filial CFEnergía conducirá el proceso de asociación con la IP, ya que se elija al socio que presente la mejor oferta técnica y económica; éste aportará los recursos y se encargará de la adecuación de los tanques de almacenamiento, pero las subsidiarias de generación mantendrán la propiedad de los tanques y recibirán un pago por su uso, sustentado en una tarifa que aprobará la CRE.

Es así como la CFE “ha dejado de ser una empresa de electricidad para convertirse en una empresa de energía”, la cual ayudará a garantizar la seguridad energética del país, ya que actualmente hay 78 terminales de almacenamiento que están sobresaturadas, por lo que su capacidad sólo alcanza para cubrir las ventas de combustibles en dos o tres días, indicó Hernández Martínez.

Fuente: La Razón/ Ericka Pedrero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s