Conan Made in México, entre lucha, mezcales y whole enchiladas

8

El esperado programa que promete arreglar las relaciones México-EU se transmitió por la noche; una sobredosis de bromas y “bad hombres”

El programa cómico que prometió arreglar las relaciones México-Estados Unidos, dañadas por el muro que quiere construir el ahora presidente estadounidense Donald Trump, se transmitió anoche en televisión nacional, al mismo tiempo que en la cadena estadounidense TBS.

Al principio, el sudoroso Conan camina por el desierto y trata de convencer a los policías migratorios. Éstos se miran y comentan: “No nos están mandando sus mejores hombres”. Al revisarlo, hallan una toalla robada del Hotel Trump y antes de dar más explicaciones el comediante se salta la barda.

Ya en México, en Eje Central, hizo una colecta en la que ofreció a cambio de dinero poner el nombre del donante en un ladrillo del muro, una bolsa, un cd y un calendario de Trump. Nadie cooperó.

En el estudio, contó algunos chistes en español: “Soy el gringo que llora cuando come salsa que no pica”, dijo.

Mencionó a Carlos Slim y lo comparó con la caricatura de las papas Pringles. Además, bailó son en Coyoacán y hasta cantó a ritmo de jaranas. Actuó en la telenovela Mi adorable maldición, junto a Renata Notni y Pablo Lyle, en la que interpretó a un empresario que quería hacer negocios vendiendo queso del otro lado.

En su turno, el actor Diego Luna le acarició el pelo para probar que no traía peluquín y le regaló una botella de mezcal. “Es mi dosis personal cuando estoy nervioso”, bromeó el actor.

Luna habló de la experiencia Rogue One y de cómo los mexicanos que viven en EU no se sienten representados ni comprendidos, a lo que el comediante respondió: “Los gringos aman a México”.

Conan probó todos los clichés, como la lucha libre, el guacamole, el futbol y hasta las botas vaqueras de Vicente Fox.

Pidió ayuda al luchador exótico Cass-andro y se transformó en The Crazy Rooster, que planchó a sus rudos rivales.

Con Vicente Fox fue cuando más se habló de política. El expresidente recordó los negocios fallidos de Trump en Baja California y defendió el trabajo honesto. “Si quiere negociar le daremos the whole enchilada”, dijo.

Entre otras cosas jugó cascarita e invitó a Giovanni Dos Santos para ganar. Y ya para finalizar hasta se coló a una fiesta de XV años.

Fuente: La Razón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s