Con CCS, AMLO y Ebrard 0 km útiles de Metro y 57 mil árboles talados

Para dar cabida a sus megaobras, como el Segundo Piso del Periférico o la Supervía Poniente, derribaron fresnos, álamos, sauces, eucaliptos…; aunque Marcelo inició la construcción de la Línea 12, ésta se concluyó con fallas y tuvo que ser cerrada; el gobierno actual invirtió para repararla

Los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard talaron 57 mil 544 árboles en 12 años para dar cabida a sus megaobras como la Supervía Poniente, el Segundo Piso del Periférico y la Línea 1 del Metrobús.

Tan sólo durante la gestión del líder de Morena, 39 mil 496 árboles fueron derribados sin que se tenga un registro de dónde y cómo fueron repuestas las especies. En tanto, en la administración de Ebrard las obras que se llevaron a cabo sumaron más de 10 mil árboles talados para dar paso a puentes y vías privadas de peaje.

Como detalló La Razón el miércoles, bajo las órdenes de Ebrard y AMLO se disparó la construcción de obras viales que, además de incentivar el uso del automóvil, provocaron una deforestación equivalente a la Primera Sección del Bosque de Chapultepec, la cual, según un censo de la Secretaría de Medio Ambiente tiene 55 mil árboles.

Durante la construcción de la primera línea del Metrobús, que corre a lo largo de toda la Avenida de los Insurgentes y tiene una longitud de poco más de 28 kilómetros,AMLO derribó más de 5 mil árboles.

Los 10 kilómetros del Segundo Piso del Periférico que tuvieron un costo de 4 mil 694 millones de pesos se llevaron consigo mil 299 árboles; el Eje 5 Poniente, mil 379. El puente que va de Centenario a Tamaulipas dejó como saldo mil 683; la remodelación de Paseo de la Reforma mil 300.

Las cifras más alarmantes fueron los 15 mil 348 árboles que se eliminaron para la recuperación integral del Bosque de Chapultepec, así como los 12 mil por la rehabilitación del Bosque de Aragón.

En menor medida, pero igual de importantes se ubican los árboles que murieron por las obras en el Distribuidor Vial San Antonio, las avenidas Centenario y 5 de Mayo, y las de los puentes vehiculares del Oriente, con 606, 267 y 614 respectivamente.

La entonces secretaria del Medio Ambiente y ahora delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, gestionó el cambio en el uso de suelo de 5 mil 750 metros cuadrados de camellón clasificado como área verde para transformarlo en infraestructura pública de transporte.

Ebrard no se quedó atrás, la estimación más grande de árboles afectados durante su mandato es la de la Supervía Poniente, que tiene una extensión de 10 kilómetros y tuvo una inversión de 9 mil millones de pesos.

De acuerdo con un informe de impacto ambiental de la empresa concesionada, ésta admitió afectar hasta 10 mil 160 árboles, po rlo que se estima que fueron retirados aproximadamente mil árboles por cada kilómetro.

Además, en las obras del Puente Muyuguarda mil 879 árboles fueron talados. Durante la construcción de la Línea 12 se derribaron aproximadamente 3 mil 250 árboles, como lo evidenció el diputado local Tonatiuh González, del PRI.  Mil árboles entre fresnos, álamos, ahuehuetes, sauces y eucaliptos tuvieron que perecer para dar vida a las Líneas 3 y 4 del Metrobús, la cuales tuvieron una inversión de 2 mil 800 y 415 millones de pesos respectivamente; los ocho kilómetros del Viaducto Elevado Bicentenario terminaron con 580 ejemplares.

Un informe público del Fideicomiso para el Mejoramiento de las Vías de Comunicación del Distrito Federal defiende la construcción de Segundos Pisos y aunque reconoce el impacto ambiental que conlleva el retiro de especies, lo minimiza y asegura que el beneficio será mayor.

“Durante la preparación del sitio habrá que retirar especies arbóreas y arbustivas como jacarandas, truenos, arrayanes, eucaliptos, hules, yucas, pinos y colorines…. Sin duda alguna los trabajos de preparación y construcción ocasionarán impactos ambientales, sin embargo, los impactos primarios serán comparativamente bajos dada la magnitud y características de la obra”, refiere el texto.

A pesar de todo esto, el coordinador de Morena en la Asamblea Legislativa, César Cravioto, pidió ayer al gobierno capitalino frenar la tala de árboles e invertir mil millones de pesos en transporte público.

El diputado señaló que más de 10 mil árboles se han talado “en los últimos años”, sin especificar el periodo al que hacía referencia y aún más, las causas de esta deforestación.

“Lo primero que tenemos que hacer es cero tala de árboles. Por ninguna obra pública y por ninguna obra privada se tendría que autorizar”, dijo, olvidando que el líder de su partido empezó esta misma tendencia que ahora critica.

Click para ampliar

En 15 años, no se construyó un solo km de Metro útil

Durante los nueve años de las gestiones de Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador no se construyó ni un sólo nuevo kilometro para el Sistema de Transporte Colectivo Metro en el DF, a pesar de ser considerado el transporte público más eficiente. En 1987 el Metro tenía una red de 114.9 km, pero continuó su ampliación hasta sumar 178 kilómetros en 1994 y 12 más en 1999, durante la gestión de Cárdenas.

Y aunque Rosario Robles inauguró la Línea B del Metro, que va de Buenavista a Ciudad Azteca con una extensión de 23 kilómetros, el impulso e inversión corrieron a cargo de los gobiernos previos de Manuel Aguilera, Manuel Camacho Solís y Óscar Espinosa Villarreal con base en el plan de la Línea 10 del Metro elaborado a principios de la década de los noventa.

Desde entonces ningún gobernante del PRD invirtió en el Metro, y cuando Marcelo Ebrard lo hizo… fracasó.

Cuauhtémoc Cárdenas diseñó ampliaciones para el Metro incluidas en el programa de 1996, con una longitud de 32.15 km que no pudo iniciar debido a restricciones presupuestales.

Pero su sucesor, AMLO, no retomó este proyecto al argumentar una caída en el número de usuarios del Metro y la falta de acuerdos con el Estado de México.

En su lugar, el líder de Morena privilegió las megaobras como el Segundo Piso del Periférico, el Puente de Los Poetas y el distribuidor vial Heberto Castillo, que dispararon el parque vehicular en la Ciudad de México.

Sin embargo no creó ni un solo nuevo kilómetro en la red del Metro.

Fue hasta que finalizó la administración de Marcelo Ebrard que se inauguró la Línea 12 del Metro, después de poco más de dos años de construcción y un costo final de 20 mil millones de pesos.

No obstante la Línea Bicentenario suspendió operaciones en 11 de sus 20 estaciones desde el 12 marzo de 2014 por la falta de seguridad en los rieles del tren, que debían bajar su velocidad debido al desgaste undulatorio de los rieles ubicados en el tramo elevado, afectando a 435 mil usuarios.

Casi 20 meses después la Línea 12 volvió a operar totalmente, pero serán necesarios 180 millones de pesos anuales en el mantenimiento de la ruta para garantizar su funcionamiento óptimo.

La Razón/América Hernández

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s