Se estanca venta de combustible

El año pasado, se vendió en el país un promedio de 1 millón 178,000 barriles diarios de gasolina y diésel, monto superior apenas en 5,000 barriles al volumen de ventas registrado en el 2010 (1 millón 173,000 barriles). Un tercio de lo vendido es diésel y el resto gasolina.

En los últimos cinco años el consumo de gasolina y diésel en México se ha mantenido prácticamente sin cambios, al crecer apenas 0.4%, a pesar de la expansión de 20% del parque vehicular, de acuerdo con datos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Lo anterior coincide con una mayor eficiencia energética de los automóviles de modelos recientes, pero también con el sensible encarecimiento de los combustibles, cuyo costo fue casi 60% más alto en el 2015 respecto del 2010, lo que pudo haber desestimulado el consumo.

El año pasado, se vendió en el país un promedio de 1 millón 178,000 barriles diarios de gasolina y diésel, monto superior apenas en 5,000 barriles al volumen de ventas registrado en el 2010 (1 millón 173,000 barriles). Un tercio de lo vendido es diésel y el resto gasolina.

Ante la caída en la refinación nacional, en el 2015 el consumo de estos carburantes se satisfizo en 44% con importaciones —que desde mañana dejarán de ser monopolio de Pemex—, las cuales ascendieron a 522,000 barriles diarios en promedio y tuvieron su más alta participación en la venta local en una década (en el 2005, la importación fue de 22 por ciento).

En paralelo, el parque vehicular del país mantuvo su marcha al alza al cierre del 2014 (último año disponible en registros del Inegi), al alcanzar una cifra de 35.8 millones de unidades, 20% más que en el 2009. No obstante, los modelos recientes entregan cada vez mejores rendimientos de combustible, producto de la adaptación de la industria automotriz al entorno de precios del petróleo históricamente altos que se vivió inicios de la década y de más exigentes regulaciones ambientales.

hoy en día vehículos populares en México como el Nissan Versa, el Volkswagen Vento o el Chevrolet Aveo tienen un rendimiento de gasolina entre 15 y 25% superior al que tenían modelos como el Tsuru (Nissan), Pointer (Volkswagen) o Chevy (Chevrolet), muy populares hace ocho años, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía.

Durante el lapso 2010-2015, es notable también el incremento en los precios, que pudo haber ayudado a contener el avance del consumo, ya que la gasolina Magna (87 octanos) se encareció 60.5%, al crecer su cotización por litro de 8.22 a 13.2 pesos, en tanto que la Premium (93 octanos) pasó de 9.8 a 14.09 pesos (43% más), y el diésel, de 8.53 a 14.12 pesos (65% más).

El Economista/Octavio Amador

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s