Siete empresas ganan contratos en primera subasta eléctrica

A través del proceso, la CFE se ahorrará 40% en el precio de la electricidad que le servirá para abastecer el crecimiento proyectado de la demanda y para cumplir con sus obligaciones de generación limpia.

Siete empresas de energías limpias —dos de México y una de Holanda, Canadá, Estados Unidos e Italia, además de una española cuya oferta se encuentra en proceso de revisión— ganaron la adjudicación para instalar una capacidad conjunta de 1,720 megawatts (3.1% de la capacidad actual de la Comisión Federal de Electricidad, CFE), con la cual venderán energía eólica y fotovoltaica a la estatal eléctrica para el suministro básico de todo el país a partir del 2018.

El monto de inversión por esta nueva capacidad adjudicada en la primera subasta eléctrica de largo plazo realizada en el país asciende a casi 37,000 millones de pesos, en total, según la subsecretaría de Energía, y se quedó por debajo de las expectativas del gobierno, de por lo menos 50,000 millones de pesos.

En la subasta realizada por el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) resultaron ganadoras 11 ofertas por un volumen de energía acumulable de 5 millones 385,715 megawatts por hora; a su vez, los mismos oferentes ganaron la venta de un total de 5 millones 426,454 certificados de energía limpia (CEL) que comprará la CFE para cumplir con la obligación de generar 5% de su generación fósil con fuentes limpias.

Los ganadores

A pesar de que a la etapa final de precalificación técnica y garantías financieras llegaron 69 empresas con 227 ofertas, la subasta de energía tuvo una duración menor a dos horas, ya que el sistema de optimización para determinar las mayores ganancias para el comprador obtuvo estas ofertas que llenaron 85% de las necesidades de la CFE con un ahorro de 39.8% con relación a lo que esperaba gastar la estatal.

Así, la italiana Enel Green Power México, que ya tiene instalados en el país 499 megawatts eólicos e hidroeléctricos en nueve plantas, se llevó 41% de los paquetes, ofreciendo tecnología solar; en tanto, Parque Eólico Reynosa III, filial de la regiomontana Intavan —que construyó el primer parque eólico en Tamaulipas, El Porvenir—, se llevó 30% de la energía acumulable y los CEL. Tanto esta empresa como la también mexicana Energía Renovable del Istmo participaron en la temporada abierta de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para apartar capacidad de transmisión en Tamaulipas el año pasado.

Otras ganadoras fueron Recurrent Energy de México, subsidiaria de Canadian Solar, con parques en Ontario, Estados Unidos y España; la holandesa Alten y la estadounidense Sunpower, que tiene desde el 2011 una fábrica de ensamble de sistemas fotovoltaicos con capacidad de 1,500 megawatts en Mexicali, Baja California, y que arrancará la construcción de una planta para suministrar energía a los nueve aeropuertos de Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur).

En tanto, la ibérica Gestamp Wind, que cuenta con 680 megawatts instalados en 10 países, presentó una oferta casi 400 veces más baja que el promedio de las demás, por lo que su participación está en proceso de revisión por parte de la autoridad.

kgarcia@eleconomista.com.mx

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s