Las variantes de Osorio afinan el juego del Tri

22

El equipo azteca pudo controlar a placer a su rival, a pesar de las modificaciones que realizó el estratega nacional.

Los goles de Andrés Guardado y Tecatito Corona decretaron la victoria que puso a la Selección Mexicana en el Hexagonal, pero más allá de estos dos tantos, el Tricolor de Juan Carlos Osorio mostró variantes a lo ancho y largo de la cancha, mismas que reflejan las horas de trabajo del estratega colombiano con el plantel que marcha con paso perfecto en la eliminatoria.

Con argumentos para jugar agrupados y con la pelota en el pasto, o bien con trazos largos, cruzados o a las espaldas de los centrales, el equipo azteca pudo controlar a placer a su rival, a pesar de que del juego del viernes a este se realizaron cinco modificaciones. Moreno, Paul Aguilar, Layún, Guardado, Herrera y Tecatito fueron quienes repitieron. Chuy Corona, Néstor Araujo, Jesús Molina, Raúl Jiménez y Marco Fabián fueron las novedades de arranque.

Los centrales y el contención, fundamentales en la salida

Anoche en el Azteca se pudo ver un nuevo movimiento en el equipo mexicano cuando inicia su salida desde zona defensiva. Cuando el Tri salía con pelota a ras de césped, Jesús Molina —medio de contención—retrasaba su posición hasta la zona en donde trabajan los defensas centrales, mismos que se abrían hacia las bandas para ser opción, primero para recibir y luego para conducir y servir la pelota. Bajo esta estrategia, Molina siempre quedaba como último hombre.

Una vez que Héctor Moreno (Yasser Corona lo sustituyó en el complemento) o Néstor Araujo recibían el balón, optaban por buscar a Guardado o a Héctor Herrera, o bien, lanzaban un trazo largo, cruzando toda la cancha, en busca de los extremos (Jesús Corona o Marco Fabián). En esta variante, si el contención retrasaba demasiado su posición, Guardado quedaba en zona de recuperación de manera momentánea.

Tecatito y Fabián rotaban posición

Ante un equipo bien parado en zona defensiva, como resultó Canadá en el Azteca, Juan Carlos Osorio echó mano de la movilidad de sus extremos. Pasada la media hora de juego Fabián y Tecatito comenzaron a intercambiar los costados que ocupaban, confundiendo a la zaga rival que además de sufrir con un nuevo elemento que marcar de manera constante, batallaba cuando cualquiera de éstos se juntaba con el lateral de la banda que ocupaba en ese momento.

Además de ir de un extremo a otro, Corona se botaba de vez en cuando para jalar marca, o bien realizaba diagonales hacia el centro (como en la jugada del segundo gol) para ser una opción a recibir la pelota, permitiendo que Héctor Herrera o Andrés Guardado se metieran a la zona que él dejaba vacía.

Atrevimiento en pelotas paradas en contra

Al encontrarse en casa, Juan Carlos Osorio mostró ambición cuando Canadá cobraba faltas cerca del área mexicana, o bien lanzaba pelotas desde la esquina. Lejos de mandar a 10 jugadores a su propia cancha a defender, el DT colombiano dejaba a cuatro elementos en la línea de medio campo para buscar el contraataque, opción que encontró un par de ocasiones, aunque sin poder convertirlas en anotaciones.

Guardado (al centro), Fabián y Tecatito abiertos, y Herrera unos metros detrás de Andrés, eran los encargados de buscar aprovechar los espacios en este tipo de acciones.

El Economista/Redacción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s