Madonna ofrece espectacular concierto para sus fans en el DF

50.png

México, DF. Con un espectáculo iridiscente, con un despliegue de alta tecnología, reforzado con vistosas coreografías y escenas lúbricas/lúdicas, la cantante Madonna ofreció un incuestionable e inolvidable concierto en el inicio de su Rebel Heart Tour por América Latina en el Palacio de los Deportes. Repasando sus temas anclados en la psique colectiva, aunque puestos al día y algunas de sus rolita nuevas contenidas en su más reciente disco que da título a su gira.

Como telóneros estuvo el diyéi canadiense Lunice, quien por más empeño que le imprimió al manejo de las tornamesas sólo animó intermitentemente en los 50 minutos que duró su actuación; logrando la mayor ovación cuando interpeló al público para preguntar: “¿Están listos para Madonna?”.

Después de varios intentos del público por organizar la ola y lanzar gritos de “Madonna, Madonna”, a las 22:15 la manta que cubría el escenario con la imagen de la Reina del Pop cayó y dio paso al reinado musical del Rebel Heart Tour en el Palacio de los Deportes. La reina descendió de una caja para ser depositada en el escenario donde una brigada de bailarines/guerreros dorados la escoltaron/protegieron por el escenario con sus lanzas/cruces y la resguardaron por la pasarela en forma de flecha de cupido, o sea, en lugar de cuchilla terminaba en corazón. Ella agradeció: “Hola México, que bueno que están conmigo”.

Después con la misma luminosidad, la reina tomó la guitarra y se posó en medio de la pasarela para rifarse con Burning up, y en efecto volvió loquitos a los 16 mil 160 fanáticos reunidos la noche del miércoles.

El reinado de Madonna incluyó, además de innumerables cambios de vestuario, una desaparición del escenario, donde fue devorada por entre el piso para reaparecer en las pantallas que la mostraron en el firmamento, envuelta entre polvo cósmico y nebulosas que cambiaban de forma al son que Madonna cantaba.

Ya más mundana regresó para hacer una invitación a su “taller de hojalatería” y mostró las cosas que encontrarían en él: los torsos atléticos de algunos de sus bailarines; por supuesto con dedicatoria para las asistentes femeninas y gays.

Entre el público de las primeras filas apareció una playera con la imagen de Frida Kahlo, ante la provocación la cantante mencionó: “Claro si Frida estuviera aquí, seguramente también le gustaría venir a nuestro taller de hojalatería”.

En la lista de canciones que abarcan ya cuatro décadas figuraron Dance #1, Livin

La Jornada/Jorge Caballero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s