11.jpg

MÉXICO, DF (apro).- A tres días de la negra noche de París, las autoridades llevaron a cabo operativos a lo largo y ancho del territorio francés: más de 168 cateos, 23 interpelaciones y 104 asignaciones domiciliarias hasta este lunes.

De acuerdo con el periódico Le Monde, las autoridades francesas indagan a tres hermanos franceses quienes residieron en Bélgica y participaron en los atentados del pasado viernes, cuando integrantes reivindicados del Estado Islámico (EI) perpetraron múltiples atentados en la capital francesa, dejando al menos 132 muertos y centenares de heridos.

Brahim Abdelsam se inmoló con una bomba sobre el bulevar Voltaire. Su hermano Salah Abdelsam presuntamente rentó el automóvil que trasladó a los asesinos a la sala de conciertos Bataclan, donde ocurrió el mayor número de muertes. Las autoridades lo consideran prófugo, probablemente en Bélgica.

Los gobiernos belga y francés intentan determinar el papel que jugó en los atentados de París Abdelhamid Abaaoud, un yihadista belga que integró el EI a inicios de 2013.

Las fuerzas especiales de Bélgica realizaron hoy un operativo masivo en Molenbeek-Saint-Jean, de donde es originario Abaaoud, para capturar a Salah Abdelsam, pero fracasó.

De acuerdo con fuentes policiales, Abaaoud sería uno de los arquitectos principales y el coordinador de los múltiples atentados en Francia. Se cree que para ello realizó varios viajes entre Siria y Bélgica sin ser detenido por las autoridades.

Le Soir y la Libre Belgique, los principales periódicos belgas, destacaron hoy el papel de Bélgica como “patio trasero” de los yihadistas, desde donde probablemente planearon los atentados de París.

Luego de tres días de los atentados, la policía francesa identificó a Brahim Abdelsam, con el que se elevó a cuatro el número de suicidas reconocidos, de siete que se quitaron la vida durante sus ignominias.

Otro se llamaba Ismael Omar Mostefai, un francés de 29 años que vivió varios meses en Siria entre 2013 y 2014 antes de volver a Francia. Bilal Hadfi, de 20 años, combatió con el Estado Islámico en Siria y el pasado viernes se hizo explotar cerca del Estadio de Francia, donde la selección nacional de futbol enfrentaba a la alemana el pasado viernes.

Samy Amimour, francés de 28 años, activó su bomba en las cercanías del coloso deportivo. En 2012, fue inculpado por asociación delictiva vinculada con una empresa terrorista. Al año siguiente, las autoridades emitieron una orden de detención internacional en su contra.

El pasado 20 de diciembre, Amimour fue objeto de un artículo de Le Monde, ya que su padre viajó a Siria con la esperanza de convencerlo para salir de los rangos del Estado Islámico e iniciar una nueva vida en Argelia. Una reportera de ese diario entrevistó al padre en París, quien reconoció que su plan había fracasado.

La identidad del otro suicida permanece desconocida. Sin embargo, se pudo determinar que viajó desde Siria hasta Europa entre la masa de refugiados que huyen de la guerra. Además, utilizó un pasaporte apócrifo para conseguir su pase dentro de la zona europea.

Proceso/Mathieu Tourliere

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s