México seguirá creciendo al mismo ritmo de hace 20 años: CIDE

29

Consumo, inversión fija privada y exportaciones, factores que impulsarán el crecimiento este año.

Ante el bajo crecimiento mundial y la desaceleración de países emergentes como China, México no podrá superar el crecimiento que registra desde los últimos 20 años, indicó Raúl Feliz, experto del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

“Llevamos más de 20 años creciendo a 2%, (en promedio) es un crecimiento mediocre y no se ve en el corto plazo que vaya a haber una expansión más fuerte”, expuso en conferencia de prensa.

Refirió que, si bien las reformas estructurales que se aprobaron hace dos años no han dado los resultados inmediatos, sin duda serán un factor positivo para el crecimiento de México.

De esta manera, estimó que para este año la economía mexicana crezca 2.4% y para el próximo año 2.6%, cifra menor de lo que prevén diversos organismos.

Detalló que este crecimiento se deberá a las aportaciones del consumo privado y público (2.1 y 0.1%, respectivamente); mientras que la inversión fija privada contribuirá con 1% y las exportaciones con 2 por ciento.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público estima un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en un rango de 2 a 2.8% en el 2015 y de 2.6 a 3.6% para el 2016.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que la economía mundial crecerá 3.2%, su nivel más bajo desde el 2010.

“Este año hay menor crecimiento mundial explicado por la desaceleración en el mundo emergente que representa 0.5% del PIB mundial”, enfatizó.

Feliz destacó que ante el bajo crecimiento de Brasil, México se convertirá en el país más atractivo del continente latinoamericano.

El entorno de Brasil es peor que el año pasado, para el 2015 podría tener una contracción en su economía de 3.4% y para el 2016 se recuperaría un poco para una cifra negativa de 2 por ciento. “Esto pone a México en ventaja”, añadió.

Con respecto a la economía de Estados Unidos, principal socio comercial de México, se prevé que crezca 2.5% en este año y 2.8% el próximo.

“Se espera que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) suba después de siete años las tasas. Entonces, lo que vamos a enfrentar no es sólo los bajos precios de commodities, sino también un alza en las tasas de referencia”, mencionó.

Para el investigador del CIDE, lo mejor que podría hacer el Banco de México para seguir impulsando el crecimiento económico y la inversión en el país es dejar sin cambios las tasas de interés, aunque la Fed sí lo haga y es que se prevé que el Banxico también aumentaría sus tasas entre 0.25 y 0.50 puntos.

Añadió que posiblemente el banco central del país amplíe hasta diciembre la venta de dólares para mantener la estabilidad económica. No obstante, esto significará un impacto en el primer trimestre del próximo año.

“De mantenerse este mecanismo vamos a perder entre 25,000 y 30,000 millones de dólares en reservas. Esto es significativo, ya que un país como México necesita alrededor de 100,000 millones de dólares para operar el negocio de exportación e importación”, dijo.

Diagnóstico común

Mientras tanto, primera vez en 10 meses, el consenso de los pronósticos del PIB para México que tienen los principales consultores de negocios y corredurías financieras se quedó sin cambios para este año y el próximo, según los resultados del Latin Focus Consensus Forecast de FocusEconomics.

Los 35 grupos de análisis consultados por la firma mantuvieron en 2.3% su previsión de crecimiento del PIB para este año y dejaron en 2.4% la expectativa para el año entrante. Ambas proyecciones medias están en el mismo nivel que tenían en octubre.

La lectura de la consultoría que recaba la información es de un panorama estable, a partir de una dinámica económica saludable con la que, considera, arrancó el cuarto trimestre.

Esta expectativa media se encuentra alineada con las previsiones actualizadas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ambos organismos estiman que la economía mexicana alcanzará una expansión de 2.3% este año y 3.1% en el 2016. Ambas entidades recortaron recientemente, en menos de un mes, sus pronósticos previos.

El FMI lo hizo en una décima, desde 2.4% que tenía en junio, mientras la OCDE recortó desde 2.9% que esperaba en mayo.

Tanto el Fondo como la OCDE difieren del pronóstico para el año entrante. El FMI estima que la economía mexicana apenas alcanzará una aceleración que la llevará a completar un incremento de 2.8% en el 2016. Esta previsión está arriba de la que trae el Consensus Forecast de FocusEconomics.

En tanto, la OCDE espera una expansión mayor que creen podría llegar hasta 3.1%, lejos de 2.4% estimado por las corredurías.

Apenas la semana pasada, el Banco de México (Banxico) adelgazó el rango esperado de crecimiento para México para este año, aunque la media la dejó sin cambio en 2.1 por ciento.

Así, el banco central tiene hoy su pronóstico de crecimiento para este año en un rango que va de 1.9 a 2.4%, mientras que el de Hacienda es de 2.2% a 3.2 por ciento.

Son varios los factores en los que coinciden los pronósticos de las corredurías, los organismos internacionales y las autoridades económicas mexicanas.

Todos concuerdan en la debilidad del crecimiento económico mundial, la desaceleración de la demanda externa y el impacto del precio del petróleo en la inversión energética como determinantes para las revisiones sobre las expectativas mexicanas.

De acuerdo con la lectura de FocusEconomics, los indicadores adelantados del Inegi apuntan hacia un repunte en la actividad económica mexicana para el último trimestre del año, sostenidos en las manufacturas.

Este factor, más la evidencia de una demanda interna saludable, sostenida por el consumo, podrían sostener el diagnóstico de las 33 corredurías y despachos de análisis consultados, refieren.

En el detalle de la información de FocusEconomics, se observa que sólo uno de los grupos de análisis consultados tiene las expectativas más altas de crecimiento para este año, se trata de Santander con un pronóstico de 2.7% para el 2015 y 3.5% para el 2016.

En el extremo, la previsión más baja la trae Monex, correspondiente a 1.9%, y aún no tiene expectativa para el año entrante.

El Economista/ELIZABETH ALBARRÁN Y YOLANDA MORALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s