“El conflicto magisterial dañó nuestra imagen, pero dejaremos un buen legado”

El gobernador de Oaxaca conversa en entrevista acerca de su infancia en Oaxaca; señala que la derrota y el triunfo forman el carácter y ayudan a reflexionar

El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, se define como un hombre tranquilo, que actúa de buena fe y para el que el futuro educativo de los niños y niñas de su estado fue el principal motor para decidir la desaparición del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca. En una entrevista muy personal, señala que de las derrotas y los triunfos se aprende y se forma el carácter. También asegura que aunque el conflicto magisterial, encabezado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), dañó la imagen de su gobierno, él confía que dejará un buen legado.

Bibiana Belsasso: Platícame, creciste en una familia con cuatro hermanos, tres niñas y tú, ¿cómo eran esos años?

Gabino Cué: Nacimos en Oaxaca. Soy el único hombre de los cuatro. Éramos una familia normal, yo un poco guerrista, un poco molón con mi mamá, quizá por la presencia de tantas mujeres en la casa.

Belsasso: Tenías que destacar.

Cué: Tenía que destacar, entonces era un poco pesadito cuando era chiquito. Mi mamá me dio dos, tres nalgadas, pero de ahí en fuera, muy bien. Creo que éramos una familia normal y funcional en Oaxaca. Vivimos muy a gusto los primeros años, porque después tuvimos que irnos a Monterrey. Estudié mi primaria en Oaxaca, en la escuela pública Francisco J. Mújica; luego la secundaria y, ya después, tuvimos que emigrar a Monterrey, porque como somos cuatro hermanos y nos llevamos un año, mi papá siempre tuvo el deseo —y por eso trabajó— de que sus hijos pudieran estudiar en la universidad donde él había estudiado y nos fuimos a vivir a Monterrey.

Belsasso: ¿Fue el Tec de Monterrey?

Cué: El Tec de Monterrey, sí.

Belsasso: ¿Se van a Monterrey justo para que tus hermanas, que eran más grandes, pudieran empezar la universidad, pero tú eras de los más chiquitos?

Cué: Prácticamente nos llevamos un año cada uno de nosotros. Tengo una hermana mayor, luego sigo yo, y dos hermanas menores, entonces cuando yo ya estudiaba la prepa, mi hermana empezaba la carrera y así, uno a uno se fue incorporando a estudiar la preparatoria y luego la universidad. Mis papás valoraron eso de estar solos en Oaxaca y sus cuatro hijos en Monterrey, así que decidieron irse para allá, ya llevan 30 años viviendo en Monterrey.

Belsasso: Tu papá es comerciante, podía trabajar donde quisiera.

Cué: Mi familia es comerciante, mi abuelo paterno y mi familia materna se han dedicado al comercio toda la vida, ya fallecieron tres de mis cuatro abuelos. Nada más vive una abuela en Oaxaca. Mi papá se dedicó, aparte de haber ayudado a su padre en su momento en el área del comercio, a la función pública, en cargos administrativos. Estuvo trabajando en Oaxaca. Luego en Monterrey en Migración; dirigió el canal de Imevisión que había ahí; logró colocarse en algunas actividades administrativas y así seguimos, él trabajando y nosotros estudiando.

Belsasso: Desde joven te gustaba ya la política, en el Tecnológico de Monterrey ya estabas en la Sociedad de Alumnos.

Cué: Sí, desde joven me llamaba la atención, quizás por lo que vivía en la casa, por las actividades que tenía mi papá en la función pública. Fui presidente de la Sociedad de Alumnos de la carrera de Economía del Tec, luego presidente de la Sociedad de Alumnos del Consejo Estudiantil y así empezamos.Siempre fui muy inquieto en ese tema, por eso decidí estudiar la carrera de Economía, luego encontré una beca, que me dio el propio Tecnológico, en un Programa de Profesores a Futuro.

Belsasso: ¿Es cuando te vas a Madrid?

Cué: Me voy a Madrid dos años, regreso al Tec a dar clases; fui profesor de planta durante dos años y, a partir de ahí inicié mis actividades públicas, primero en la Ciudad de México, luego en Oaxaca, y posteriormente, de nuevo en el Distrito Federal.

Belsasso: ¿Tu primer trabajo ya como funcionario público fue en el Conacyt?

Cué: Antes estuve trabajando en lo que era la Jefatura del Departamento del Distrito Federal,cuando Manuel Camacho Solís era regente, el secretario de Gobierno era Jesús Martínez Álvarez, mi primer cargo fue de asesor, estoy hablando de 1992. Luego me incorporé una temporada al Conacyt, en la Dirección de Políticas Científicas y Tecnológicas. Estuve unos cuantos meses y luego se da el fallecimiento del entonces candidato a la Presidencia Luis Donaldo Colosio y ahí conozco al gobernador de Oaxaca de ese momento, el licenciado Diódoro Carrasco, quien me invita a trabajar a Oaxaca. Es cuando salgo de Conacyt —ya había salido del Departamento— y me voy a Oaxaca en 1994.

Belsasso: ¿Cómo fueron esos años en Oaxaca?

Cué: Todos los años en Oaxaca son maravillosos, es un estado inmensamente rico, su gente, sus costumbres, sus tradiciones. Yo empezaba, era el primer trabajo en que laboraba directamente con un gobernador, fue la primera vez que entré al Palacio de Gobierno.

Belsasso: ¿Y ahí ya te empezaba a gustar o ni te pasó por la cabeza que años después llegarías a ser gobernador de Oaxaca?

Cué: Sí, el día que entré a verlo a su oficina, yo dije: ‘Algún día quisiera estar acá”, a partir de ahí empecé a trabajar muy fuerte. El licenciado Diódoro Carrasco fue muy generoso, estuve cerca de él, en Oaxaca.

Belsasso: Te regresas con él a la Secretaría de Gobernación. Eran cargos importantísimos para un chavito como tú.

Cué: Sí, empecé joven con él. Cuando llegamos a Gobernación ya no era tan chavito porque yo estuve cuatro años con él. En 1998 culmina su cargo como gobernador y lo invitan —el presidente Ernesto Zedillo y el entonces secretario de Gobernación, Francisco Labastida—a ser subsecretario de Gobierno en la Secretaría de Gobernación. A mí me había invitado el entonces gobernador electo de Oaxaca, José Murat a quedarme en el cargo que tenía —que era secretario técnico—. Estuve con él seis meses pero al final decidí entre quedarme a seguir trabajando en algo que ya había hecho e ir a una secretaría, en este caso la de Gobernación, que es un área muy interesante; entonces, me voy a trabajar con Carrasco como secretario técnico y cuando a él lo nombran secretario de Gobernación, me nombra su secretario particular y así estuve varios meses. Y ya en la recta final del gobierno del presidente Zedillo, ocupé durante ocho o nueve meses la Subsecretaría de Comunicación Social. Es cuando se da la alternancia, terminé mis actividades públicas en la administración federal y regresamos a Oaxaca.

Belsasso: Pero también ahí cambias de partido.

Cué: Sí, yo regresé después del 2000 a tratar de construir o seguir mi carrera, lamentablemente tuve ciertas diferencias con el gobernador en turno, quien me obligó a tomar la decisión de construir lo que creo que fueron los primeros ejercicios de candidaturas ciudadanas. Cuando todavía no se podía, inicié un movimiento que se llamaba Ciudadanos Unidos por Oaxaca.

Belsasso: ¿Es cuando te eligen como presidente municipal?

Cué: Es cuando creamos con la sociedad una propuesta ciudadana y buscamos después el vehículo para poder participar en la elección del 2001, que era municipal. Fue en ese entonces cuando Dante Delgado, quien también ha sido muy generoso conmigo, me dio la oportunidad de ser candidato a la alcaldía de Oaxaca de Juárez por Convergencia, hoy Movimiento Ciudadano, y ganamos la capital en el 2001.

Belsasso: Pero no siempre se gana. Años después buscas también la candidatura para ser gobernador, haces una coalición importante, prácticamente eran todos unidos contra el PRI, recorres todo el estado y no quedas, ¿qué se siente después de tanto trabajo, echarte toda una campaña para gobernador y, de repente, por poco no llegaste?

Cué: Pues sí, en el 2004, como lo comentas muy bien, fue una campaña muy difícil, se hizo un primer ejercicio de estas alianzas entre la derecha y la izquierda, estuvo el PRD, el PAN, Convergencia; pero, lamentablemente no se ganó. Sin embargo, creo que sí ganamos, el margen fue estrecho; pero al final no pudimos demostrar nuestro triunfo y bueno, iniciamos una resistencia civil pacífica dentro de las instituciones.

Belsasso: ¿Cómo vives esta derrota ya en una manera muy personal? En la noche llegas a tu casa, no ganaste, pasa la resistencia civil, pero ni modo, no quedas, ¿cómo vives esos meses?

Cué: Pues te duele, te sientes mal, pero al final entiendes que la política es así y comprendes que cuando vas a un proceso electoral te enfrentas con un adversario y con partidos políticos, y es la ciudadanía la que determina quién gana; además, cuando el margen es muy estrecho y el gobierno opera para que las cosas no sean fáciles, te da cierta frustración, tristeza, pero sólo es eso, una elección, y tienes que ver para adelante.

Belsasso: Pero también me imagino que haces un ejercicio importantísimo de introspección, de decir: ‘Esto estuvo mal, tengo que corregir esto’.

Cué: Sí lo haces. Creo que en su momento cometimos errores. A la mejor la alianza no estuvo tan fuerte, quizá los actores participantes no hicieron su trabajo de la manera correcta, tal vez el gobernante en turno los coptó o les pidió que no hicieran su trabajo. Cuando no hay una fortaleza real en una alianza y hay actores, hay dinero y hay presión política, a veces, se complica, pero al final, la ciudadanía decide como sucedió en Oaxaca. Era un tema de tiempo para que se diera la alternancia. Dos años después del 2004, volví a estar en la boleta como candidato al Senado y es cuando ya Oaxaca se abre totalmente.

Belsasso: En esa elección te va muy bien.

Cué: En esa elección ganamos por mayoría el Senado, nos fue muy bien. Claro, iba de la mano de una elección presidencial, el candidato era Andrés Manuel López Obrador.En el sureste del país como en otros estados, le había ido muy bien y Oaxaca ganó por primera vez, no solamente las dos senadurías, sino diez de once distritos electorales.

Obviamente eso fue una plataforma de mucha ayuda para que cuatro años después, tras haber recorrido el estado de Oaxaca, no solamente como candidato a gobernador en el 2004, sino después en el 2006 con el propio Andrés Manuel, cuando visitamos los 570 municipios, me dio una gran base para ir a una nueva elección en el 2010.

Belsasso: Donde finalmente el PRI después de muchísimos años de gobernar Oaxaca, deja de hacerlo y quedas tú.

Cué: Así es, se volvió a dar el fenómeno de esta alianza, ahora de cuatro partidos: PAN, PRD, PT y Convergencia —el PRI llevaba su alianza— y ya con toda esa experiencia y todo ese trabajo previo, nos permitió en 2010 lograr la alternancia luego de más de 80 años bajo el gobierno del Partido Revolucionario Institucional.

Belsasso: Fíjate que me tocó estar en tu toma de posesión y el comentario general de mucha gente era: “¡Qué bueno que Gabino perdió la primera vez y ahora está aquí, porque lo vemos mucho más seguro!” ¿Hubieras sido igual como gobernador si hubieras ganado en la primera candidatura o sí te sirvió estar en el Senado, seguir trabajando?

Cué: Yo creo sí nos sirvió mucho, es difícil pensar cómo me hubiera ido hace casi 11 años, o cómo me iría en 2010, no es fácil. Claro que los años importan, cada uno te da experiencia. La derrota misma, como la del 2004, te forma carácter, te ayuda a reflexionar; los triunfos que tuvimos, también.

Belsasso: ¿Qué otras derrotas en tu vida te han hecho reflexionar?

Cué: Pues no, hasta el día de hoy no he tenido muchas, ha sido ésa la que profesionalmente me ha ocurrido.

Belsasso: ¿No hay algo como un examen de chavo, una materia que no hayas aprobado?

Cué: Sí, sin duda, cuando estudiaba en la universidad.

Belsasso: ¿Y una novia que te haya cortado?

Cué: Varias me han cortado, me cortaron en mi tiempo de soltería. Creo que las derrotas sí te forman. Llegamos en el 2010 con mayor madurez, con una gran expectativa que lamentablemente en algunos temas, como el conflicto magisterial, dañó mucho nuestra imagen, pero creo que vamos a dejar un buen legado, hay cosas muy positivas, nuevos andamiajes institucionales, hay nueva relación.

Belsasso: ¿Cómo fueron esos días previos a la desaparición del Instituto de Eduacación en Oaxaca?, ¿podías dormir?, me imagino que había una tensión absoluta.

Cué: Pues fíjate que sí y no, porque soy un hombre muy tranquilo, procuro no estresarme.

Belsasso: ¡Ay, eso no te lo puedo creer!

Cué: De veras que sí, a lo mejor no lo expreso o no siento que me estrese, porque cuando actúas de buena fe y pensando en que hay un bien mayor —en este caso, en el tema educativo— lo haces por las niñas y los niños. No es una decisión que estés tomando solo, porque tienes el respaldo y el apoyo del Gobierno Federal.

Belsasso: Pero a ver, tenías muchos escenarios, ¿si salía el peor eso no te estresaba?

Cué: Sí me preocupaba, porque lo que menos quiere un gobernante es que haya violencia en su estado, no deseas tensión o que se lastime a la población. Nunca quieres tener a la policía para usarla y mucho menos que se hiera a los propios oaxaqueños. Entonces, sí hay momentos de preocupación, de estrés, como cuando ocurrió la toma del cuartel de la policía y el operativo que se hizo, que lamentablemente no salió tan bien. Sí, son momentos en los que el gobernante en turno tiene tensión, como cualquier ser humano, pero tienes que tomar decisiones como gobernador y actuar en beneficio de la gente y padecer ese tipo de decisiones.

Belsasso: Y, no como gobernador, sino como ser humano común y corriente, ¿qué te gusta hacer para divertirte?

Cué: Mi tiempo libre lo aprovecho para ver alguna buena serie televisiva.

Belsasso: ¿Cuál estás viendo?

Cué: He visto varias, la última, hablando en serio, fue la de Narcos, que aborda la vida de Pablo Escobar.

Belsasso: La acabo de ver, está muy bien producida.

Cué: Está bien producida.

Belsasso: ¿Te gustó?

Cué: Me gustó la serie, pero no me gusta ver cómo se ha enfermado a nuestra sociedad y a otras, cómo la violencia se dio en Colombia, en ese entonces; los crímenes políticos; las acciones de terrorismo que se perpetraron en aras del control político y seguir teniendo un emporio como consecuencia de una sustancia que daña a la gente. Procuro ver series, vi ésa, veo algunas de Netflix.

Belsasso: ¿Qué te gusta leer?

Cué: Ahorita leo poco porque me llega mucha información de los proyectos que traemos, entonces, me he dedicado más a leer encuestas, reportes, programas, como el que acaba de anunciar el Presidente Enrique Peña Nieto, de las zonas económicas. Me he dedicado más a la lectura de mi responsabilidad.

Belsasso: ¿En qué crees, Gabino?, porque estoy viendo, por ejemplo, que tienes tus pulseras y tus protecciones.

Cué: Creo en las buenas y malas vibras, nosotros somos energía y los pensamientos negativos, que siempre hay, y más cuando tienes una responsabilidad como ésta, pues sí te afectan. La energía se mueve en todos lados y siempre dicen que trayendo un amuleto te puedes proteger.

Belsasso: ¿Tu jaguar qué significa?

Cué: Me gustan mucho los jaguares. En Oaxaca, en toda la iconografía prehispánica está la presencia del jaguar y en toda la zona de Chiapas, en Los Chimalapas, por eso encargué una pieza al gran artista Jacobo Ángeles, un artesano que hace obras maravillosas, alebrijes. Un día que me lo encontré le pedí que por favor me hiciera unos jaguares de madera y me los hizo. Simplemente me gusta el jaguar, y hay que luchar por preservarlo porque es una especie en extinción, en Oaxaca tenemos todavía en la región de Los Chimalapas y hay que cuidarlo.

Belsasso: Por supuesto. Sé que te gusta mucho el arte, pero, ¿qué tipo de artistas te gustan más? Tienes favoritos, me imagino que en Oaxaca.

Cué: Sí, sin duda, Oaxaca es arte en todo el sentido de la palabra, no solamente en la parte pictórica, aunque tiene muchos referentes de grandes pintores. Me gusta la obra de Tamayo, sin embargo, hay poca en el estado, lo que es lamentable. Mucha gente va a ver la obra de los pintores oaxaqueños como la del muy generoso Francisco Toledo o el maestro Sergio Hernández, con quien llevo una muy buena relación, es un amigo personal y como él hay muchos: Amador Montes, Fernando Andriacci, Maximino Javier, el mismo Rodolfo Morales, Alejandro Santiago y Luis Zárate.

Creo que Oaxaca tiene una gran gama de pintores, los ya consolidados, pero también los jóvenes. Tenemos grandes artistas, sobre todo en la parte de las artesanías, las obras maravillosas de Jocobo Ángeles y de Carlomagno Pedro Martínez, quien trabaja de una manera impresionante el barro, ya no como artesanía, sino como verdadera obra de arte. Me gusta su trabajo y lo aprecio. Veo lo que hay detrás de ellos, ese oaxaqueño que se inspira en el cielo azul, en los olores, en los sonidos. Hay que promover más el arte en nuestro estado y que la gente nos visite para disfrutar de esa gran riqueza que tiene Oaxaca.

Belsasso: ¿Cuál es el día más feliz en la vida de Gabino Cué?

Cué: Hoy porque es el que se tiene, yo sí creo en eso. Creo que los años que vives te dan experiencia, satisfacción, cuando recuerdas grandes momentos, pero el mejor día es el que tienes la oportunidad de vivir, sentir, platicar, escuchar, decir a alguien te quiero, a tu hija, escuchar su voz, hablar a tus padres, a la gente que tú quieres y a los amigos.

Belsasso: ¿Y, el más triste?

Cué: Hasta ahorita no te puedo decir que haya una fecha triste. Tengo la gran fortuna de tener a mis padres vivos todavía, yo siento que la pérdida de un padre debe ser dolorosa, o de un hermano, o de un hijo, o de un amigo querido. Hasta ahorita, afortunadamente, no lo he vivido, quizás cuando esto se dé, porque algún día se dará, si es que vivo, será algo muy triste. Cuando pierdes a un ser querido es un día de tristeza.

Belsasso: Complétame esta frase, Gabino Cué es…

Cué: Un ser humano con errores, con virtudes y con deseos de ser generoso y de ayudar a la gente siempre.

La Razón/Bibiana Belsasso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s