Ningún aspirante incluye rescatar el Justo Sierra

De los 16 candidatos a la rectoría de la UNAM, Sergio Alcocer considera en su proyecto erradicar el porrismo y Rosaura Ruiz propone identificar “focos rojos” de inseguridad; el resto, ni lo menciona págs.

Ninguno de los 16 aspirantes a la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) incluyó literalmente en su proyecto de trabajo 2015-2019 la recuperación del Auditorio Justo Sierra de la Facultad de Filosofía y Letras, tomado por grupos radicales desde 1999.

Sin embargo, Sergio Alcocer ofrece en su planes evitar el consumo de alcohol y drogas en los campus universitarios y “pugnar por erradicar el porrismo”; en tanto, Rosaura Ruiz, propone realizar un análisis para “identificar los espacios ‘foco rojo’ donde se lleven a cabo actividades ilícitas o ajenas a las propias de la vida universitaria, para retomarlos por medio de una ‘siembra’ de kioscos” que ofrezcan servicios culturales y de servicios a la comunidad.

La mayoría de los aspirantes enfoca sus planes en la docencia, la academia, la investigación, la difusión de la cultura y la seguridad.

Sobre este último rubro, algunos aspirantes dedican un amplio espacio, ofrecen datos y estadísticas de los ilícitos que se cometen en Ciudad Universitaria (CU) y otros, sólo lo mencionan sin dar más detalles.

La inseguridad es uno de los mayores problemas que enfrenta la UNAM, ya que en 2014 se registraron 940 ilícitos dentro de su instalaciones de la máxima casa de estudios.

En su plan de trabajo 2015-2019, el Coordinador de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Oficina de la Presidencia, Francisco Bolivar Zapata da cuenta de la inseguridad en CU, ya que explica que de diciembre de 2007 a julio de 2015 se presentaron ante autoridades locales y federales 2 mil 955 denuncias penales por diversos ilícitos ocurridos dentro de las instalaciones de CU. Destaca que 573 demandas se siguen en la Procuraduría General de la República y 196 en las procuradurías locales.

Además propone utilizar drones para contar “con una mayor capacidad de vigilancia”, pues explica que mientras la comunidad universitaria creció de 2003 a 2013 un 27 por ciento y el área construida en un 17.25 por ciento, la vigilancia sólo se incrementó 2.9 por ciento.

El coordinador de Estudios de Posgrado de la UNAM, Juan Pedro Laclette San Roman, expone en su plan de trabajo que la seguridad de la ciudadanía y la comunidad universitaria es obligación del Estado, por lo que las autoridades de la máxima casa de estudios “deben procurar un buen entendimiento con los tres niveles de gobierno para conseguir una adecuada atención a la problemática de inseguridad en nuestras instalaciones”.

En su programa de trabajo, la directora de la Facultad de Derecho, María Leoba Castañeda Rivas, expone que el robo con violencia, la venta de drogas y alcohol, las agresiones sexuales, la extorsión y el secuestro son los delitos que más se comenten en las instalaciones de CU.

Una universidad de prestigio
Algunas distinciones que tiene la UNAM, investigadores y egresados son:

  • Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades (2009)
  • El campus central fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (2007)
  • Premio Nobel de Literatura, Octavio Paz, (1990)
  • Premio Nobel de la Química, Mario José Molina Henríquez, (1995)
  • Premio Nobel de la Paz, Alfonso García Robles, (1982)
La Razón/María Cabadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s